Una de encorbatados españoles con nombres extranjeros para expoliarnos a cuenta de la sanidad

24

 

Otro de los aspectos que tiene que cambiar en este país, es todo lo referido a toda esta tribu de encorbatados que pululan por todas las administraciones públicas defendiendo las bondades del sistema privado y la economía de mercado. Quizás algún día tendrán que explicar que demonios pintan siempre en despachos públicos dando consejos sobre como conseguir que se generen negocios fuera de todo tipo de mercado en el que hay que crear algo.

Son las consultoras y consultores que son una autentica plaga y que han encontrado su simbiosis perfecta en toda suerte de directivos públicos que a pesar de que tampoco saben lo que es un mercado y de que parece que odian la administración de lo público están poblando los despachos llenándolo todo de palabras en inglés, tecnicismos y tonterías indescriptibles sobre las enseñanzas de keynes y hayek a base de slogans de escuela de negocios adaptadas al twitter.

Los unos y los otros suelen hacer gala de un morro que normalmente viene derivado de la santa ignorancia.  Los hay con ideales, y los hay sin ellos, pero realmente estamos hablando de toda una fauna que directamente no tiene ni repajotera idea de que están hablando. Y no se entienda mal, yo hubo una época, (muy lejana), en la que estaba metido en ese mundo y por tanto sé perfectamente de lo que hablo y también sé perfectamente que en aquella época no tenía ni puñetera idea de lo que hablaba, pero que era un tonto útil para conseguir que unos cuantos se forrasen.

El caso es que todo esto viene de una noticia de la sucursal en Valencia de una franquicia llamada Russell Bedford, que parece ser por la web de la matriz que son auditores, consultores, asesores y quizás cocineros. En realidad está bien esto de que en esta profesión también nos encontremos gente que hace “todos los servicios”, aunque deberían tener que pedir perdón a otro colectivo en el que los completos están en el portafolio por atentar contra su dignidad.

Pues resulta que esta consultora lanza a los medios su solución para arreglar la sanidad española. Es un poco curioso que una consultora cuyo nombre es en inglés se dedique a solucionar los problemas de la sanidad española, pero vaya usted a saber. A lo mejor, atreverse con las sanidades de otros países es demasiado duro. ¿o es que en el estudio que han hecho no se les ha ocurrido entender que tenemos una de las mejores sanidades a un coste menor de toda la OCDE?. Está bien el hecho de que estos insignes personajes se dediquen a mejorar las cosas, pero quizás deberían entender que es más urgente que se vayan a lugares que encajen mejor con su nombre, (con el de la consultora, porque el paisanete que está detrás del Redford, (o bedford o como sea) se apellida Martínez.  

Bien es cierto que aunque tengamos una sanidad que destaca por su bajo coste y su calidad, estamos en una situación en la que tenemos problema para conseguir dinero. Sin embargo esto es un problema de dinero y de recursos, y no tanto del diseño de la sanidad. Y es importante porque quizás el hecho de que vengan unos cuantos buitres defensores de un libremercado que no han visto en su puñetera vida a tratar de saquearla, quizás empeora el problema, que en todo caso sería de conseguir dinero.

¿Qué proponen?. Pues tres medidas, según las cuales se ahorrarán unos cuantos millones de euros. La primera es una central de compras privada. ¿Por qué privada?. Por pura matemática, resulta que la central de compras privada se quedará un margen de beneficio, por lo que imaginemos que ahora los medicamentos cuestan 100. Si el ahorro para la administración sería del 20%, quiere decir que pagaría 80. Pero estos 80 se lo tendrán que repartir los costes de la nueva entidad privada, los beneficios de la entidad privada y finalmente saldrían los medicamentos que tendrían que venir con un descuento mínimo en torno al 50% de la situación actual para que saliese rentable. ¿Se cree alguien que las farmacéuticas van a bajar el precio de los medicamentos un 50%, porque se lo pida una empresa privada que curiosamente se quedará con un porcentaje y por tanto cobrará más cuanto mayor sea el volumen de compra de las medicinas?.  Desde luego la central de compras es algo necesario, y que esta central de compras trate de negociar para reducir la factura contrarrestando el poder de las farmacéuticas también. Pero meter intermediarios, tan sólo introduce costes, confusión, beneficios para terceros y consultoras y CEOs varios que van a sacar tajada.

La segunda medida es más de lo mismo y se trata de que se externalicen determinados servicios como los análisis de sangre, radiología, limpieza y demás. Según este impresentable que cree que una corbata permite decir todo lo que sea para conseguir pelotazos de esta forma se conseguiría ahorrar el 50% del coste. Tres cuartos de lo mismo. En estos casos de prestación privada se servicios públicos, se puede discutir la eficacia, la productividad y lo que sea, pero en todos y cada uno de los casos, nos encontramos con unos costes disparados, porque tendremos nuevos gestores, (en el sistema público unos gestores, que gestionan otros gestores en la empresa privada, que a su vez gestionan subcontratas y al final resulta que la limpiadora del hospital es la misma en todos los casos, y a nadie le interesa bajar el coste o mejorar absolutamente nada, ya que curiosamente todo el mundo cobra más cuanto más caro salga el servicio). ¿me quiere decir cómo es posible que la limpieza de un hospital sale al 50% del coste del personal público cuando añadimos toda suerte de comisiones, gastos de gestión, beneficios y el precio del personal?. Por descontado en los hospitales no hay demasiado problema para que los horarios no sean de 7.45 a 15.15; por lo que no me vale lo de la flexibilidad.

Y el último sistema para ahorrar lo marcan en aquello de “poner en valor”, frase que queda cojonuda para cualquier jefecillo de la administración o consultora. Es una frase muy buena, porque realmente ¿Quién se va a negar a poner en valor?. Pues resulta que esto de “poner en valor” en realidad se refiere a las instalaciones sanitarias. Estas que o bien estamos pagando o están pagando. En este sentido se trata de cederlas a empresas privadas, (curiosamente esto más que poner en valor significaría  regalar), pero a cambio de un canon. Por tanto poner en valor, significa alquilarle las instalaciones que se están pagando a empresas privadas a cambio de un canón para que sean las empresas privadas las que gestionen las instalaciones. En esto creo que se ha montado cierto lío, porque si niega la privatización de la sanidad y tan sólo quiere la privatización de la gestión, resulta que el estado tendría que pagar a la empresa privada, (ya que si quieren que la sanidad siga siendo gratuita, ¿Quién se supone que ha de pagar?). En resumen el estado cede las instalaciones, a las empresas que le pagan un canon, para que el estado le pague una cantidad superior por su uso. ¿a que no saben quién ganará y quien perderá en esta historia?. Por tanto, ¿adivinan si saldrá más caro o más barato?.

De hecho es cierto que en numerosas comunidades ya se está implantando este sistema de tal forma que por ejemplo en Vigo, resulta que el coste se ha disparado multiplicándose por tres pero a costa de reducir camas y atención. Este consultor nos pone los ejemplos de Valencia, que ilustran perfectamente lo que ocurre.

En todo caso, nos dice que estemos tranquilos que las autoridades públicas mantienen el control y la función inspectora, asi como la capacidad normativa y sancionadora. Palabras muy bonitas si no estuviésemos en un entorno en el que todo gestorcillo de lo público obsesionado por decir que algo privado es mucho mejor, (aunque no sea más que un expolio privado de lo público), no están ejerciendo sus funciones, tal y como se demuestra en el hecho de que estos consultores de tres al cuarto no tengan vetada la entrada a los despachos oficiales. Quizás de esta forma se irían a los sitios donde la sanidad es mucho más cara y peor, (aunque se sigan estas técnicas), o incluso mejor a tratar de ponerse en valor y en lugar de estar de compadreo, que se dedicasen a ir por las empresas que están luchando en el mercado sin ningún tipo de poder a tratar de mejorar los procesos para conseguir crear mayor valor. Pero claro, mayor valor y no informes que jamás se cumplen que siempre incluyen incurrir en cuatrocientos mil gastos para crear menos y complicarlo todo en un sistema absurdo en el que siempre hay pescadores. 

  1. en respuesta a Yo mismo
    #29
    14/03/12 14:38

    "y respecto a los consultores, tengo que decir que también conozco a unos cuantos y me reafirmo. El que sabe de lo que habla, (en lugar de saber hablar de ciertos temas con muchos tecnicismos) es excepción. Tan solo hace falta rascar un poco..."

    Entonces es que no te has movido en el circulo adecuado.

  2. en respuesta a 8........s
    #28
    14/03/12 14:36

    "ofiuco, de veras que estoy preocupado, y al menos coincidimos que no subira la tasa de esperanza de vida, si hasta el nombre es bonito, pero ofiuco te dire algo que todos sabemos...los que ahora estan falleciendo y que estan estableciendo esos ratios, son los españoles que peor lo han pasado a lo largo de su historia, hambre, frio, el piojo verde, entre otros fueron sus compañeros de niñez y adolescencia, y aun asi son de los viejitos que mas tarde se van del mundo, y sabes porque?...pues por que tenemos una de las mejores sanidades del mundo...y aun asi tenemos el deber y la obligacion de mejorarla...un abrazo."

    se vive mas con un consumo limitado de calorias que al reves. Esa generacion que vivio con todo eso que mencionas tampoco tomo alimentos a porrillo con movidas transgenicas en ellos, ni se metieron hasta arriba de vacunas, ni crecieron con tanto humo y polucion... esa gente que lo paso mal, en general, tenia un vida mas sana.

    mi obligacion no es hacer que nadie viva mas. mi obligacion es que mi cuerpo, el mio solo, dure el maximo. a mi el vecino me la trae al pairo.

  3. en respuesta a Yo mismo
    #27
    08/03/12 18:35

    Nada nuevo Tomás, salvo en la indumentaria y las maneras.

    Hasta ahora la sanidad también había sido vehículo de expolio por parte de todos los que gobernaron, inclusive quienes antaño llevaban jerseys de punto y americanas de pana.

    El dinero no "se tira" como comentas, eso suena tan vago como lo de decir que se "malgasta". Ese dinero ¡se ha robado! o expoliado (como más te guste).

    Un saludo

  4. en respuesta a Yo mismo
    #26
    08/03/12 08:55

    me has conocido cuando creia que podia cambiar, a traves de la guerra dialectica, las formas y los fondos, y creeme que se que no tiene sentido las guerras, si ya se tomas que son posiciones defensivas y que guerra es demasiado fuerte tal vez, pues eso te decia que estoy convencido de que la mejor forma de decir es no decir, es hacer pensar...provocar en los demas la vision de lo estupidos que podemos llegar a ser, y a la vez canalizar esa rebeldia posterior en un motor positivo de integracion, pues solo desde la unidad podemos resolver el problema de la codicia y la vanidad que nos gobiernan, en todos los sentidos...un abrazo

  5. en respuesta a Cambioyev
    #25
    08/03/12 08:49

    cambioyev, el hobre en su infinito orgullo piensa que es el mejor de la especie, y ademas el mejor de todos los tiempos, y no es asi al menos del todo, han existido sociedades sanas, donde desde la disciplina se combatia la falta de conocimientos medicos y farmaceuticos, al menos desde la perspectiva del conocimiento de hoy, claro esta que a la industria no le interesa que se sepa aquello de la ,mente sana en el cuerpo sano, el hombre esta vinculado desde su principio a la brujeria y a los sanadores, pero dejando a un lado lo obvio...te dire que se eligira la segunda opcion, sencillamente por que ya somos segun cuentas mas de siete mil millones...un abrazo.

  6. en respuesta a ofiuco
    #24
    08/03/12 08:40

    ofiuco, de veras que estoy preocupado, y al menos coincidimos que no subira la tasa de esperanza de vida, si hasta el nombre es bonito, pero ofiuco te dire algo que todos sabemos...los que ahora estan falleciendo y que estan estableciendo esos ratios, son los españoles que peor lo han pasado a lo largo de su historia, hambre, frio, el piojo verde, entre otros fueron sus compañeros de niñez y adolescencia, y aun asi son de los viejitos que mas tarde se van del mundo, y sabes porque?...pues por que tenemos una de las mejores sanidades del mundo...y aun asi tenemos el deber y la obligacion de mejorarla...un abrazo.

  7. en respuesta a 8........s
    #23
    08/03/12 00:59

    En este mundo superpoblado, a veces tenemos la percepción de que los dirigentes piensan que hay mucha gente de más, que sobra,… como si fueran una molestia que les provoca una mueca de desagrado…son los parados, pensionistas, enfermos, personas sin nombre del tercer mundo...

    Quizás tengas razón y estén empezando a ver los problemas que se derivan de una mayor longevidad… más vale atajarlos a tiempo… no sea que lleguemos al siguiente siglo con una esperanza de vida mayor, con una mejor experiencia de la vida y… algo más difíciles de engañar.

    ¿Vamos a verlo?... Volemos al siglo XXII.

    Estamos en el año 2.161. La civilización ha avanzado en ciencia y tecnología. Sin embargo, una vista rápida sobre sus ciudades nos hace ver que hay algo raro. La gente rebosa salud, se les ve bien, atléticos, fuertes, jóvenes... ¡Sí, joven, esa es la palabra!... Es más… no se ven personas mayores…

    Los adelantos médicos han conseguido desactivar el gen del envejecimiento y al cumplir los veinticinco años, las personas dejan de envejecer... pero sólo tienen un año más de vida. Transcurrido ese año, mueren de un ataque cardíaco. Sólo hay una forma de prolongar la vida, y para ello necesitan comprar tiempo y rellenar con él sus «relojes de vida», que llevan la cuenta atrás, situados en sus antebrazos.

    El tiempo de vida se ha convertido en dinero y es la forma con que la gente paga sus lujos y necesidades. Los ricos pueden vivir eternamente, mientras que el resto debe negociar, pedir préstamos o robar para poder vivir el día a día.

    Cada persona vive en una zona horaria distinta, en función de su estatus social. Los pobres viven en los guetos de Dayton. Para ellos, el trabajo de cada día sirve para ganar un par de horas más de vida que también deberán utilizar para pagar las necesidades diarias. Los ricos viven en la lujosa Nueva Greenwich y pueden vivir durante siglos o milenios en función de la cantidad de tiempo que han adquirido. Cada zona horaria está cercada con muros donde se cobran peajes en tiempo cada vez más costosos para evitar que la gente pobre pueda cruzar o emigrar a lugares de niveles sociales más altos.

    En realidad hay tiempo suficiente para todo el mundo, pero se ha estado guardando únicamente para que los ricos se vuelvan inmortales. Así, además, controlan la superpoblación mundial (subiendo el costo de la vida: impuestos, servicios y alimentos, por ende la gente más humilde corre el riesgo de que su reloj se consuma y finalmente muera). Los ricos lo llaman «el sistema».

    Sí, sólo es una película… pero hay un fondo en toda esta historia que se parece bastante al camino que está iniciando la política y la economía actualmente: la distancia cada vez mayor en dinero, privilegios y calidad de vida entre las personas más ricas… y el resto de la sociedad.

    http://www.elpreciodelmanana.com/

    Sin embargo hay otra historia posible. La historia de…

    Bueno... antes volvamos esta vez a la infancia, contemplemos el mundo con la misma mirada limpia de cuando fuimos niños.

    Hay una frase que dice el protagonista de esta historia.

    Huérfano de su admirado padre, relojero de profesión, quiere arreglar una máquina con forma humana llena de innumerables e indescriptibles mecanismos porque piensa que su padre le dejó un mensaje que se desvelará en cuanto la haga funcionar.

    Él ve un sentido en todas esas piezas que componen el autómata. Contempla cómo a las máquinas no le sobra ninguna pieza, siempre tienen las piezas exactas para cumplir su propósito:

    “Me imaginaba que el mundo era un enorme mecanismo. A las máquinas no les sobra ninguna pieza, siempre tienen las piezas exactas que necesitan para cumplir su propósito. Así que pensé que si el mundo es una gran maquina, yo no podía ser una pieza extra, tenía que estar aquí por alguna razón... por eso me da tanta pena ver una maquina estropeada.... porque no puede cumplir su propósito...”

    http://www.hugomovie.com/intl/es/#home

    http://www.blogdecine.com/criticas/la-invencion-de-hugo-el-mecanismo-de-la-magia

    Y esta última película muestra un camino alternativo a la anterior, el camino de un mundo superpoblado… en el que no sobra nadie,… la idea de que todos, cada persona que nace, tenemos una razón por la que existir (aunque no la sepamos), un propósito que cumplir.

    ¿Cuál de los dos caminos tomaremos?

  8. en respuesta a ofiuco
    #22
    07/03/12 21:45

    Pero es que no estamos hablando de meter racionalidad. Seamos claros, Está claro que se necesita cierta racionalidad, se necesita exigencia, y se necesita sobre todo dejar de tirar el dinero, y lo primero es en todas estas asistencias técnicas, estudios patrocinados, formaciones absurdas e informes de power point con soberanas estupideces.

    Por ejemplo, hace poco circulo por al menos un centro medico gallego una orden de que se apagasen las neveras por la noche para ahorrar... ¿En que cabeza cabe esto?.

    y respecto a los consultores, tengo que decir que también conozco a unos cuantos y me reafirmo. El que sabe de lo que habla, (en lugar de saber hablar de ciertos temas con muchos tecnicismos) es excepción. Tan solo hace falta rascar un poco...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar