¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog La gran mano invisible

Casualidades (quizá causales)

Moody's dice NO

Moody's no lo ve claro. En su primera calificación crediticia, la agencia ha otorgado rating a BANKIA 'Baa2', que describe una calidad crediticia aceptable y un riesgo de crédito moderado, pero con perspectiva negativa.

Por su parte, la calificación al Banco Financiero y de Ahorros (BAF), se ha lanzado con una nota de 'Ba2', igualmente con perspectiva negativa. La agencia de calificación ha valorado la segregación del negocio bancario en Bankia y su salida a Bolsa, que reforzará su capital.

Recordemos que Moody's recientemente ha rebajado su calificación de golpe para Portugal, llevándola desde 'Baa1' (equivalente a "inversión") hasta 'Ba2' (equivalente a "bono basura"), todo ello mientras algunos pesos pesados como Francia prolongan el número de años cotizados para la jubilación hasta 41.

Cierto es que de un tiempo a esta parte (especialmente desde el episodio de Lehman Brothers) las agencias de calificación están (y permítanme la broma fácil) ciertamente descalificadas, si no desacreditadas, en general.

La casualidad. Los conflictos de intereses.

Y es que además los cuatro bancos elegidos para colocar el tramo institucional de BANKIA (Bank of America, Deustche Bank, JP Morgan y UBS) son accionistas de Moody's.

Y mira por dónde, estos cuatro bancos también participan en el principal competidor de Moody's, Standard & Poor's.

Más casualidades

Lazart, la compañía asesora de BANKIA, ha fichado a Pierre Cailleteau, ex-feje de deuda soberana de Moody's, según desvela el diario Público.

Los fondos BlackRock, Capital Group y Fidelity tiene participaciones en las tres principales agencias de rating (Moody's, S&P y Fitch), que controlan el 95% del mercado de calificaciones crediticias.

BlackRock, Vanguard y T.Rowe Price atesoran un mínimo de 7.500 millones de euros en deudas soberanas de PIGS.

Ante una rebaja en la nota de la deuda soberana, el Estado se ve obligado a retribuir a los inversores con un interés mayor para lograr colocar sus bonos; y es precisamente lo que ha ocurrido con la deuda española este año. Ahora bien, nuestra "reacción" ante la crisis (esa W, que no llega a la segunda V !!), como país, no ha ayudado mucho para evitarlo.

Y nuestra credibilidad (aún cercenada) está en la base de esa "reacción". Ese conflicto de intereses, vía participación en el accionariado de las agencias, parece increible, pero es cierto. Julio Segura, presidente de la CNMV, ya señaló que erradicar estos conflictos de intereses de las agencias de rating era una de las reformas imprescindibles a abordar.

Ahora me acuerdo con una sonrisa mordaza de la tan traída erradicación de los paraísos fiscales o la armonización fiscal de la Unión Europea, geatest hits todos ellos, sí.

Y ahora la Eurocámara solicta la creación de una agencia europea (como la alternativa al GPS estadounidense, igual), para romper el oligopolio según la versión oficial; para romper la dependencia desde un prisma analítico-formal. Si al final, como decía aquél, la economía "sólo" es una cuestión de confianza. Y cuando se pierde ya es difícil recuperarla.

Fernando Castelló

Autor del blog

Envía tu consulta

Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar