Un paseo por la playa

27
Este contenido tiene alrededor de 10 años

UN PASEO POR LA PLAYA

20-08-11

Los que vivimos en la Meseta, con un clima extremo sólo apto para un personaje de Machado o de Delibes (o eso nos gusta creer), adoramos y nos ensoñamos con la playa, a pesar de la arena que se mete en las uñas, por muy cortas y bien cortadas que las tengas.

En Diciembre, todavía aparece la arena del verano en algún sitio. Rayos y truenos con la arena.

Dicen los médicos, que son bastante troleros en verdad, que la playa genera endorfinas, dopaminas y demás neurotransmisores que nos dan la felicidad.

Será por eso que se folla tanto en verano, incluso con tu pareja habitual, que mira que ya son ganas.

No hay nada como una pareja inhabitual, siempre y cuando se mantenga en ese estado, y no se convierta en habitual.

Pero qué pesadas son las mujeres con la habitualidad con lo bien que sienta a todos la inhabitualidad!

Dado que nuestra viuda madre no quiere este verano ir la playa, pues la playa viene a nosotros. Como Mahoma o como se llame. Ya verás, ahora algún musulmán nos va amenazar de muerte por la broma.

Y así, elegimos los dos mejore momentos del día para ir a la playa, y justo cuando hay menos gente: la amanecida y la atardecida y anochecida.

La mareas son bajas a estas horas, pues (por la mañana el mar está llenando; por la tarde, está vaciando).

En la playa lo único constructivo que se puede hacer es caminar.

No entendemos como la peña, sobre todo mujeres, son capaces de estar horas encima de una toalla, quemándose vivas y todo por lucir en Madrid un bronceado que les va a durar tan sólo una semana.

En la playa hay que hacer algo, cosas. Por ejemplo, mirar tetas y culos, y a ver qué tal le sienta el biquini a la interesada, que toda orgullosa sonríe un poco pícara al comprobar que ha merecido nuestra mirada.

Las mujeres, que son unas coquetas, y es gran parte de su insondable y mefistofélico encanto. Igualita que Leire Pajín, que si uno se la cruza por la playa se imagina que es capaz de violarnos. Capaz sería, ayudada por sus escoltas.

En la playa, además de admirar el género femenino, hay que pasear.

Será algo de retóricos y dialécticos clásicos griegos, pero es verdad que uno piensa mejor caminando.

Los pies se hunden un poco en una arena perfecta para caminar (ni demasiado dura, ni demasiado blanda), gracias a la bajante o subiente marea. Siente uno cómo la circulación en las piernas vivifica todo nuestro cuerpo, hasta el corazón y hasta el alma.

El  Sol acaricia, y es un buen conversador que encima nos masajea el cuerpo gratis, sin la obscenidad y crueldad de las horas intermedias del día, cuando el Lorenzo Sol se muestra intratable y arrogante, como un rey o emperador del siglo XVI, un tirano, como el Rey Tudor Enrique VIII.

Las piernas se cansan, pero continuamos hasta llegar a la hora programada. Caminamos deprisa, como si fuéramos hacer recados o gestiones de trabajo urgentes, porque, ay, no sabemos caminar de otra manera.

La playa, orientada al Oeste, va desapareciendo poco a poco, y nos quitamos las gafas de sol para ver mejor, en estos días ya menguados que nos anuncian que el Otoño no está tan lejos.

Poca gente en la playa. Los impenitentes surfistas, a los que no vemos la gracia de coger una ola cada treinta minutos. Y encima van y se caen. Ya ninguna teta o culo interesante.

Miramos una última vez al Oeste, donde no sabemos por qué guardamos nuestras esperanzas y nuestros sueños (al Este le tenemos más manía).

Un poco cansados, volvemos en coche a la querida y antigua casa familiar de puro campo, ante la adorable perspectiva de una ducha caliente para terminar fría, y ponernos el primer gin tonic del día.

Somos tan felices, que hasta de forma supersticiosa, le tenemos miedo a un Otoño  que sospechamos no propicio.

En Madrid, soñaremos con la playa para bien dormir. Y bien vivir. 

  1. en respuesta a Borodin
    -
    #27
    31/08/11 17:55

    Lo de pessoa es por que él es la literatura portuguesa, tantas personalidades conviviendo juntas y/o separadas debe de ser monumental, sobre lo del hombre propietario de si mismo, a eso me referia cuando le conteste al buen enric....un abrazo.

  2. en respuesta a Elfester
    -
    #26
    28/08/11 23:40

    Bueno...Mi amiga no es de fiar.
    Se ha leido a Celda, a Celvantes...
    El cogo de Lepanto...
    Una persona que lee. Que intenta pensar...
    No es presentable...
    A ella le gustába cómo escribe mi amigo.
    Sí. Me lo decía...
    Ya no entra por estos lares...
    Ha sido muy discreta, no ha escrito.
    Es una pena.
    El poder de las palabras...
    Los silencios sepulcrales...
    A mí.
    Son terribles.
    Inhumanos.
    Odio los silencios.
    Es cómo la nada...No ser...No existir...
    Formámos parte de un todo...
    Y hay que adaptarse, claro. No hay otra.

  3. #25
    28/08/11 23:14

    Esto de internet es un tanto surrealista.
    Hace sobre un año un amigo leyó comentarios de uno de vosotros. Y hace unos días, otro.
    Me han dicho los dos...
    Es una mujer.
    ¿ Una mujer?
    Con lo depredador, macho hispánico que soy...Y no me he dado cuenta.
    Creo que es un hombre. Somos amigos.
    Y si es mujer que se prepare, ja ja ja
    Me encantan las mujeres.
    Es muy curioso.
    Somos palabras.
    Por ahora.
    Yo soy muy discreto, me gusta pasar desapercibido y por aquí parezco un cachondo.
    Mi amiga dice que soy igual...Gracioso.
    Ja vore´m xiquets.
    Enric

  4. en respuesta a 7.......s
    -
    #24
    27/08/11 01:46

    Sinceramente, no sé a lo que te refieres.

    Pero por si acaso y por hablar de la propiedad de nosotros mismos, se me ocurre, que lo primero sería intentar entender al “egoísta” (jejeje tela marinera con el adjetivo) de Stirmer cuando empieza diciendo:

    "¿Qué causa es la que debo defender?
    Antes que nada la buena, la causa de Dios,
    de la verdad, de la libertad, de la humanidad,
    de la justicia;
    luego la de mi pueblo, la de mi gobernante,
    la de mi patria; más tarde será la del Espíritu
    y miles más después.

    Únicamente mi causa no puede ser nunca mi causa.

    Vergüenza del egoísta que no piensa más que en sí mismo".

    Lo de Pessoa no lo entiendo pero en mi opinión Nietzsche (aunque creo él que nunca lo reconoció)bebió mucho de ésta fuente.

    No me hagas mucho caso, pero es que me encanta aprovechar las vacaciones par releer lo que me gusta y me hace pensar y no soy capaz de entender. O sí. No lo puede uno evitar. Que le vamos a hacer.

    Saludos y hasta mañana.

  5. en respuesta a Manealonso
    -
    #23
    27/08/11 01:33

    Mane:

    Menos nacer y elegir la Familia todo lo demás lo podemos elegir.

    Ánimo y seguro que aciertas en tu elección ya que como dice el refrán: Decisión meditada decisión acertada.

    Mucha suerte.

  6. en respuesta a 7.......s
    -
    #22
    26/08/11 12:41

    Ojalá estuviéramos mas allá del bien y del mal.
    De ser libres realmente.
    No se que habeís habládo, pero ya me lo diréis.
    La relativídidad es porque el tiempo pone la distancia del punto de vista de cada uno.
    P,está el cuadro, la perpendicular de V, el punto de vista. Nuestro ojo físico, vamos. PV la distancia principal. La distancia del ojo al lienzo. P es el punto de fuga...Dónde estaríamos a veces muy bien...En la distancia de nuestros problemas...Fugados...
    Lo siento. Ya te he dado unos bocetos de perspectiva cónica
    Mi amiga es una artista cuándo me habla de estos temas. Ver las cosas con calma, a la distancia...
    Ella es muy propia de sí misma.
    Yo, hago lo que puedo.
    Me caigo, me levánto.
    Soy de amores.
    Soy la repera.
    Espero que nos verémos personalmente. Menos a uno que escríbe por aquí. A ese no lo quiero ni ver...
    A Boswell. ja ja
    Encantádo de la vida. Estos días no paro ni un segundo con mi penya.
    Me he levántado y ya pienso en la siesta. Estoy hecho polvo. Ja ja
    Tengo ganas de conoceros...
    A Mane le voy a envíar sobre 20 fotos de cómo se hace la paelleta. Paso a paso.
    Me lo envió ayer mi amigo Sergio.
    Me va a enseñar un amigo cómo envíar fotos. Y me han dicho que escriba en internet cómo es mi penya, mis amigos,en el blog de la comparsa.Ya os diré personalmete, cómo se llama mi comparsa.
    Ya os enviaré fotos curiosas, por aquí...No personales claro. No quiero que se enamoren las féminas y no paren de escribirme. Ja ja
    Que tingau un bon dia. Que sigau molt feliços.
    Un moret.

  7. en respuesta a Elfester
    -
    #21
    25/08/11 21:47

    Tienes razón es todo relativo, pero no creo que relativizarlo todo sea ni tan siquiera sano, no todos somos Fernando Pessoa, ni tenemos las capacidades de Nietzsche, es un poco aquello que hablábamos con Borodin sobre la propiedad sobre nosotros mismos. Un abrazo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar