El falo esplendente

8

EL FALO ESPLENDENTE

06-12-09

 

El falo esplendente es cuando uno da a la mujer no sólo lo que ella esperaba que le dieras, y en el mejor de los casos, sino lo que ella nunca hubiera podido llegar siquiera a  imaginar, y en el mejor de sus sueños y fantasías.

El falo esplendente, que no es la cosa física pero espiritual, representa la máxima fusión de dos seres: son un solo ser, un solo espíritu, un solo cuerpo, y la mujer que lo llega a conocer, jamás lo olvidará, y se lamentará cada día por poder recuperarlo.

En el falo esplendente convive una contradicción, nada extraordinaria por otra parte, puesto que toda la vida es una contradicción.

Por un lado, es la virilidad en estado puro, algo a la que las mujeres no se pueden resistir. No queremos entrar en complejidades freudianas porque ya saben que no lo hemos leído, más que de oídas, por lo que dicen otros. Bote pronto, nos da que Freud hacía a veces  más literatura que ciencia. Bella, pero literatura, no ciencia. Es sólo una intuición, no un juicio, ojo. Sí que aceptamos que la mujer sienta unas fascinación irreprimible, por lo ajeno, lo masculino, cuya más explícita representación es el falo. Pero sospechamos que esa fascinación por lo masculino proviene de su natural fascinación por lo desconocido, porque lo que no  tiene, pero no porque   desee tenerlo. Como homínidos mucho más evolucionados que nosotros, los hombres, a las mujeres no les falta da nada. Hasta tienen tetas. Ya hemos dicho otras veces que el hombre sigue siendo ese cavernícola (de ahí sucesos en principio incomprensibles en estos tiempos, como los malos tratos, violaciones, abusos y hasta asesinato del rival por la competencia de un territorio o por simple crueldad de macho alfa muy hormonado) que siempre fue. La mujer está en un estado superior de la evolución. Es perfecta. No le falta ni le sobra nada. Nosotros, homínidos inferiores, nos falta todavía un hervor: la compleja evolución de las especies todavía tiene que hacer mucho trabajo, y adaptar al hombre a un medio que ha cambiado demasiado deprisa. Creemos que el hombre es un error de la infalible ley de la evolución de las especies, ya que por primera vez en la historia de todas las especies, existe un ser vivo que no está perfectamente adaptado al medio, y no se ha extinguido, como marca esa ley.

Por otro lado, y aunque suene contradictorio, el falo esplendente es femeneidad (no feminidad) en estado puro. El falo esplendente es el hombre que ha alcanzado el estado superior de la evolución masculina, y habla de tú a tú con la muy evolucionada y más compleja mujer. Nos quejamos los hombres de que no entendemos a las mujeres y, viceversa, ellas se lamentan de nuestra poca sensibilidad, nuestro egoísmo y nuestra vanidad. Una mujer te pondrá perdonar unos cuernos (o muchos), y mirará a otro lado sabiamente, como hacen la mayoría, siempre que se haga de una forma discreta y no afecte a su reputación. Son sabias, y saben distinguir mucho mejor que nosotros entre lo importante y lo accesorio. Saben de nuestra cavernícola naturaleza, de las hormonas que nos impelen a hacer tantas tonterías.  Pero nunca te perdonará dos cosas: que la abandones sentimentalmente, que uno no haga el pequeño esfuerzo diario  de entenderle, comprenderle(los aspavientos, los golpes de pecho, el decir voy a cambiar, no sirven y casi siempre llegan demasiado tarde, cuando la mujer ya ha decidido en su fuero interno, desenamorarse, despegarse), y aunque sus demandas nos parezcan a los hombres pueriles, insignificantes y nimias; y, en segundo lugar, que no estés a la altura del sagrado cuidado de la familia, sean los hijos comunes, sean los viejos de ambos: padres, madres, abuelos.

La mujer lo tolera todo, menos la falta de empatía y sensibilidad, ella que es pura empatía, a veces excesiva y origen de muchos de sus sufrimientos, y ella que es pura sensibilidad, que hasta una sola palabra rutinaria mal dicha por el hombre, y aún sin mala intención, le puede arrasar el corazón durante días.

Superada la cosa física, convertido el falo intermitente en termitente, extensión verdadera y obediente y muy fiable de su espíritu, el hombre se mira, se conoce de verdad, y descubre su femeneidad. Sin complejos, seguro de sí mismo, se maravilla con su descubrimiento y se deja llevar. Es entonces sólo cuando aparece el falo esplendente. Una contradicción, sí, pero una maravillosa contradicción que anega a la mujer en unos sentimientos y unas experiencias que ni en el mejor de sus sueños pudo llegar a desear.

El falo esplendente es el hombre más viril, pero el más femenino. Es entonces cuando el hombre se convierte en el ser más irresistible de todos, y el que consigue la entrega incondicional de la mujer: entrega absoluta, indefinida, total.

La mujer no se entrega por abrirse de piernas. La mujer se entrega cuando abre su corazón y su espíritu al falo esplendente. Ya no podrá renunciar a él. Y si por circunstancias lo tiene que hacer, lo llevará siempre en lo más profundo de su corazón y de su ser, y lo revivirá cada segundo del resto de su vida

El falo esplendente es el hombre con el que la mujer ni siquiera se ha atrevido a soñar, por una especie de  resignación y fatalismo congénitos, heredados de madre a hija. Es el hombre que merece estar a su lado, por una simple igualación en la evolución, y que pocas veces consigue.

Es difícil tarea de la mujer conseguir que el hombre descubra su femeneidad, y entonces surja de verdad el falo esplendente. Pero es posible, claro que es posible.

El falo esplendente: esta vez sí, el hombre que toda mujer desearía como padre de sus hijos y compañero de su vida, el hombre a la que ninguna mujer ni podría ni querría renunciar. 

  1. en respuesta a herrador
    -
    #8
    11/08/11 07:51

    Hola Herrador.
    Gracias por el enlace. Sí, efectivamente algunos títulos los tengo. La fotografía es verdad, parece una sonrisa vertical.
    Saludos,

  2. en respuesta a Boswell
    -
    #7
    11/08/11 07:21

    Eres genial. Me encanta leerte, sobre todo cuando escríbes de mujeres, claro.

  3. en respuesta a Elfester
    -
    #6
    11/08/11 07:12

    IV. No creo que sea una jugarreta de mi subconsciente, es que me termíno de levantar, y no veo bien las letras.
    En ocasiones me gusta decir paridas. Pero cuando hablo en serio, soy mas gracioso. Uffff. Mucho mas. Que sí, que sí...
    Después de hacer el amor, en un arrebato pasional, decirle que es la mujer de mi vida. Y me soltó una sonora carcajada.
    Jamás me he sentido mas patético, mas humillado, mas ridículo.
    Lo recordaré hasta que me muera...Si amic, si...
    Es lo que dice otro amigo sobre la vida en general, que los mas graciosos, son los que hablan en serio, tipo Eugenio. Los que se ríen sus gracias, mucho menos.

  4. en respuesta a Elfester
    -
    #5
    11/08/11 06:56

    No son para mi, tiempos de bonanza. Famosa serie familiar del oeste.
    Sino mas bien, del llanero solitario, o ya en plan mas de pensador, del loco de la colina. O la voz que clama en el desierto.
    Son tiempos de confusión y de zozobra.
    Ando patidifuso y me siento manirroto, maniatado.
    Cómo Enrique IY.
    3 horas diarias, puliéndo, lijándo, barnizándo, frases de amor. Por 4 frases. Que si haber lleva h, que si abrir, no. Los acentos...Ay madre los acentos, entre el castellano y valenciano...Intentándo decir lo mas bonito de mi alma...Total, para qué...
    Soy hombre de diálogo, pero también de monólogo, menos mal...
    Supongo que habrá servido de algo. No se . Supongo que sí. Todo se tiene que pensar en positivo. Me he desnudado sín recato ni pudor ante una mujer. He quitádo los calzoncillos a mi alma.Los he lavado, me he duchado, perfumado.
    Borrón y cuenta nueva.
    Qué fácil es decirlo, y que difícil escríbirlo.

  5. en respuesta a Boswell
    -
    #4
    11/08/11 00:28

    Escríbe...
    Pinto...
    La insegurídad del resultado es lo de menos.
    Escríbe.
    Hay frases hechas, de que nadie es más crítico con uno...Que uno mismo.
    No me lo creo, sincerámente.
    Es una generalización...Para nada real. Depende del estado de ánimo, de uno mismo...
    Nunca me arrepiento de dar amistad, de mis amores, de mis chorradas, en ocasiones.
    Me acepto tal y cómo soy.Y además vosotros me dáis la prueba...Al aceptárme...
    La crítica puede ser construtíva, aprendémos de ella. De nuestra vida. Pero creo que con hacer lo que uno puede, ya es suficíente.
    Nunca me voy a arrepentír de nada.
    Muy posibleménte, no tenga razón en alguna cosa,vivéncia... pero me sirve para ser libre, y pintar mi vida.
    Pero es muy cierto, que hay que saber escuchar.
    Estoy en mi Enricópolis, en ocasiones.
    Però mai passa res. Cronos i la distància dels meus problemes. En un punt de vista , i en la distànica principal, per a veure les coses un tant gelàdament...
    M´ho ensenyat, la meua amiga
    Bona nit.
    Enric

  6. en respuesta a Lectora_eterna
    -
    #3
    11/08/11 00:19
  7. en respuesta a Lectora_eterna
    -
    #2
    10/08/11 19:58

    Hola muy cara.

    Muchas gracias. Me alegro que te hayan gustado.

    Recuerdo que mi propósito al escribir estas columnas era divagar un poco con el argumento de la cosa física, pero mirando más allá de lo obvio. Mi favorita es la última, la esplendente. Ja, ja.

    Qué recuerdos! Yo también empecé hacer la colección de la "Sonrisa vertical", que creo dirigía el cachondo y genial Berlanga. Debo tener unos quince libros de esa colección (ahora en el último estante de mi pequeño biblioteca/despacho, no fuera que mis hijos adolescentes la fueran a ver).

    Eran los finales de los setenta, y España respiraba por fin libertad.

    En esa colección hay algunos libros que son verdadera pornografía, cosa que me disgusta porque no le veo la gracia. Creo que eran de una tal Frank Harris, seudónimo de alguien de la Inglaterra victoriana, que ahora no recuerdo.

    Bueno muy cara. Espero que tus guardias y tus cosas vayan bien.

    Ánimo y muchos besos.

    P.D. Y gracias por los ánimos para que siga escribiendo. Acto tan solitario que es escribir, que uno pierde las referencias, y en dependiendo del día, uno piensa que lo mejor sería dejarlo. O no. Esa inseguridad acompaña al verdadero creador (bueno o malo, qué más da) toda su vida. Hasta el final, porque uno tiene que ser el más implcable crítico consigo mismo. Nací para escribir (bien o mal, es lo mismo), pero la vida me ha llevado por otros caminos que no sospechaba.

  8. #1
    10/08/11 17:32

    La trilogía del “falo ausente, el falo intermitente y el falo esplendente” me ha recordado a una colección erótico-festiva que se llamaba “La Sonrisa Vertical” Tus narraciones son toda una incitación para hacer un relato (lástima que hayan tantos ojos ocultos y me azoré jajaja) Y sí, Carísimo, tienes razón. Lo bueno que tenéis los hombres es que siempre sabéis cuando hay alguien que os espera, que no se va a marchar, que no le cuenta el tiempo, sólo que lleguéis.
    Sigue escribiendo. Es un privilegio leerte.

    Smuackis y Smuakis :-)

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar