El falo ausente

8

EL FALO AUSENTE

02-12-09

No sabemos si fue Freud quién dijo que la mujer tiene el complejo de la ausencia de falo. El falo ausente, aunque el título de nuestra columna de hoy va por otros derroteros, como gustan decir columnistas más cursis y perezosos que nosotros (hay que forzar la palabra, el adjetivo, siempre, machos, vagos, más que vagos).

De Freud sabemos todo de oídas, como casi todo lo que sabemos. Nos esperan sus obras completas vestidas en fina y marrón piel, una edición magnífica que heredamos de un tío paterno, neurólogo, uno de los mejores en su día, o uno de los más locos, que nunca lo hemos llegado a saber del todo. Un genio o un loco, qué más da. Era nuestro querido tío, y mucho de sus valiosas y preciosas ediciones de libros alegran nuestras estanterías. Gracias, tío.  

Cada Año Nuevo, en el día de los buenos propósitos para el año recién estrenado, nos prometemos leer por fin a Freud, pero lo vamos soslayando, con la excusa de su profundidad y extensión, pero sabemos que es en verdad por temor: por temor a descubrir algo de su conocimiento que nos enloquezca, como a lo mejor enloqueció a nuestro tío, que por otra parte nunca nos lo pareció, si acaso con alguna rareza y extravagancia, muy propias de un sabio y de un científico posiblemente demasiado adelantado a su época.

Freud por lo visto ha traspasado los límites de los sanatorios, las terapias, los divanes del psicoanálisis y la medicina, para convertirse en un clásico de la literatura, y en un maestro en el manejo de un elegante y preciso alemán. Hay que reconocer que los alemanes (o austríacos, que son parecidos pero más del sur), si saben hacer algo, además de excelentes coches, es hacer algo con mucha precisión. Ya veremos en el 2010 si nos animamos.

Ya hemos hablado de las tetas, y que nos gustaría tener unas, tanto que nos gustan, para mirarlas y tocarlas. El que tengamos esta estupidez de pensamiento, no significa que tengamos el complejo freudiano de las tetas ausentes. Tenemos otros complejos, bueno, teníamos, ya no, que en la ataraxia uno se libera de todos sus complejos.

Como todavía no hemos leído a Freud, no sabemos si también ese complejo masculino de las tetas ausentes está descrito por el austríaco doctor.  Nos da que no. Por otro lado, a nosotros las tetas nos gustan bien presentes, nada de ausentes. Los de presentes suena a falangista o así, pero no era nuestra intención. No creemos que los falangistas tuvieran tetas, la verdad, y tampoco nos interesan las tetas masculinas, y mucho menos si son las tetas de un falangista. Qué lío.

Como siempre, uno no da demasiada importancia a lo que tiene. Las mujeres hasta se olvidan que tienen tetas, y todo el día, que no es una cosa de quita y pon. Y los hombres nos olvidamos de nuestro falo, que tampoco es una cosa de quita y pon, menos mal. Pero resulta que las mujeres desean en su subconsciente freudiano un buen falo, y sueñan con tener uno. La verdad es que nosotros nunca hemos soñado con tener tetas. Nos conformaríamos con tener pleno acceso a todas las tetas que viéramos por la calle y que nos gustaran. Hay que reconocer que hay tetas que no nos gustan, por muy femeninas tetas que sean. Lo sentimos.

El falo ausente no es el falo que la mujer quisiera tener, sino el falo que la mujer  quisiera retener. No es lo mismo.

De la misma manera que el sexo de la mujer, la vagina, el coño hablando claro, es un misterio que embarga, seduce y hasta enloquece a cualquier hombre (y aunque en un principio sea bastante feo, la verdad. Menudo susto nos dimos cuando de jovencitos y por primera vez vimos uno de cerca), el falo del hombre es el símbolo de ese amor ensoñado y soñado de toda mujer: no sólo un instrumento visible y bien cierto que genera vida en su función más fisiológica, pero esa lanza nada herrumbrosa, pero roja, plena y poderosa. El falo es la representación del amor perfecto, del hombre perfecto, que a lo mejor no existe más que en la muy creativa y romántica imaginación de las mujeres. Las mujeres no echan de menos propiamente el falo, sino todo lo que representa: el amor perfecto de un hombre perfecto.

Las mujeres nos miran y nos buscan pensando en encontrar apoyo y protección. No saben ellas que, a pesar de nuestro poderoso falo, también las miramos y las buscamos necesitando el cobijo de su seno. Así empieza en muchas ocasiones la tragedia del amor hombre/mujer: no saben los dos que quieren lo mismo, y que uno de los dos nunca lo podrá obtener del otro.

Es verdad que los hombres nos encoñamos. Pero también es verdad que las mujeres se empollan, se enfalonan con nuestro falo.

Falo no como materia, objeto sensible y físico, pero falo como representación de todo lo que las mujeres buscan en nosotros, y que desgraciadamente no tenemos. Es el verdadero falo ausente. 

  1. en respuesta a Elfester
    -
    #8
    09/08/11 00:22

    Estoy escuchándo a Los Chunguitos.
    ¡ Ay que dolor!
    Me siento así.
    La música tan variada ella, y en un instante nos sentímos identifícados...

  2. en respuesta a Elfester
    -
    #7
    08/08/11 22:55

    Continúo...Es que si se corta lo que escribo...
    Veo que eres de barbacoas y cosas así. Es bonito cocinar.
    Pero yo para pocas personas. 4...5...
    Es cómo un especie de ceremónia, en la que querémos quedar bien, con la família y los amigos.
    Además, estar sólo, o con risas, pues es bonito. Miran, cómo si fueras el mago ese de Asterix y Obelix, cómo si quisieran descubrir el "secreto" de la paella.
    Lo malo, es que"este" mago, ya lo hace mas bien improvisándo.
    Bueno.....Mi cuñada, venía, y sin miramientos, con mas fuerza que la que preparaba yo, en mis pócimas...Me apartaba de la paella, y la hacía ella.
    No me bajába la autoestima. Me subía el apetito. Ja ja ja
    Buenísimas. De las mejores.
    Menuda suerte tiene mi ex cuñado.
    Siempre le salen muy buenas.
    Bona nit, amics

  3. en respuesta a Borodin
    -
    #6
    08/08/11 22:36

    Hola Borodin.
    Ja veig que t´ho has passat mal. Espére que estígues recuperat molt prompte.
    Soy centauro... Para nada Pegaso.
    Nunca he tenido bici, ni moto.
    Mañana me voy a la playa. Hay una reunión de los propietarios de los apartamentos, y de paso comeré allí, y haré lo mejor del día. La siesta.
    La haré sólo. Pero enfín.
    Mañana, no será la siesta, lo mejor del día. No cambié las sábanas, y sentiré el olor del perfume de mi amada.
    Eso espero...
    Creo que nunca encontraré a una mujer igual.
    En cierta forma me "burlaré" de Cronos. Porque la "tendré" a mi lado, en mi alma, y en su perfume.
    Seguro que me pondré, además, a llorar.

  4. en respuesta a Borodin
    -
    #5
    08/08/11 11:37

    Bon día, Borodin.

    Ya me parecía a mí, que el Dry Martini es muy fuerte para el aperitivo.

    En Madrid, algunas personas mayores suelen tomar vermú rojo y le añaden un poco de ginebra.

    Miraré en mi Mercadona ese vino que dices. Me gusta probar otras denominaciones de origen. Respecto al Marqués de Griñon, es incluso más barato que el tuyo: EUR 4,50 o así. Y he comprado alguna caja en promoción a EUR 2,70 la botella!! En Alcampo, que no me gusta porque es muy grande.

    Y muchas gracias por tu envío de cariño. Se acepta con mucho agradecimiento.

    Un abraç (o como se escriba).

  5. en respuesta a Boswell
    -
    #4
    07/08/11 23:41

    Hello Boswell:

    Lo que me gusta tomar de aperitivo no es exactamente un Dry Martini ya que éste creo que lleva ¾ partes de Ginebra por cada una de Martini, y la medida que a mí me gusta es justamente la contraria.

    Luego están las aceitunas, que las pongo a parte porque para mi gusto el sabor a salmuera -por mucho que se laven antes- desentona y mucho con la mezcla.
    Bueno, ya sabes que contra los gustos nacieron los colores.

    Lo de este mediodía ha estado perfecto aunque no era exactamente una barbacoa –o lo que por aquí entendemos por barbacoa- ya que sólo se trataba de hacer tres solomillos: uno al punto para mí y dos muy hechos para mi mujer e hija, regados con un crianza de por aquí, -de la Valencia Castellana- llamado: “Llano de la cueva”, que como poco estaba igula de bueno que tu Marqués de Griñón, pero seguro que más barato. (4,8 EUR en Mercadona, jajaja).

    Espero te haya sentado bien tu guiso de Calamares y también que las obligaciones con tu Madre te dejen buenos momentos como los paseos/baños que mencionas y otros que seguro por “Vergüenza” no nos díces.

    Bueno Boswell, que tienes razón y éstas pequeñas cosas, si nos fijamos bien, son lo más importante de la vida y los que dan realmente la felicidad. O por lo menos a mí.

    Saludos Amigo, desde aquí te envío de corazón una partida muy grande de paciencia y de ternura para que en caso de ser necesario la utilices sin medida ya que tengo más.

  6. #3
    07/08/11 22:36

    Ya lo había leído, pero la verdad que está bien, es más profundo de lo que parece...

  7. #2
    07/08/11 14:16

    Bon día, amigo Borodin.

    Siento lo de tu caída. Mira que yo le cogí miedo a la bicleta. No digamos a las motos, tan bonitas (Ay una Harley).

    Pues recupérate bien, y sigue al pie de letra lo que te digan los fisios.

    El dry Martini también dice Sostres que lo toma de aperitivo. Yo nunca lo he hecho. No sé. Me parece un poco fuerte. Habrá que probar a ver.

    Lo de bajada y subida en un falo, esencial. Ja, ja. Mañana pongo "El falo intermitente". Ja,ja.

    Disfruta de tu barbacoa. Éstas son las pequeñas cosas de la vida que dan la felicidad.

    Yo ya he abierto un botella de rioja crianza (Marqué de Griñon, bueno y barato), a la espera de que esté listo un guisote casero de calamares. Uhm....

    Luego siestita con un libro que no leo, y hoy me apetecería un paseo por la playa al atardecer,con baño y todo. A ver si puedo, por mi madre, La gente mayor se vuelve un poco egoísta y absorbente. Qué le vamos a hacer. Mucha paciencia y ternura.

    A tu salud, Borodin.

  8. #1
    07/08/11 13:55

    Hola bon día:

    Bueno veo que algunos siguen por aquí incluso en vacaciones. Me alegro que así sea.

    He tenido que estar unos días ausente –pero como siempre con mi falo eh!- no por devoción sino por obligación…, y es que algunos siempre seremos como niños… una bici nueva… emociones…. una caída tonta… el codo que ya no es lo que era… en fin, nada grave que una férula -o como se diga- y los cuidados de un buen traumatólogo no puedan curar.

    El Viernes por fin me la quitaron y como entre los movimientos de la rehabilitación se incluye el de los dedos, pues aquí estamos.

    Y resulta que a los míos les apetecía ir hoy a la playa, pero a mí no, así que por aquí andamos, de Rodriguez en la hora del aperitivo- el Martini con un poco ginebra y mucho hielo y con un plato de aceitunas – está buenísimo, además de ser una excelente ayuda para que te importe muy poco o nada si el iname ZP esta en Doñana o en la Zarzuela. No importa, que le den.

    Pero claro, te pones a leer sobre el falo, jajaja, el falo ausente… y cosas como:
    “ es verdad que las mujeres se empollan, se enfalonan con nuestro falo”… y comienzan las dudas, y las preguntas.

    ¿Acaso en enfalonan más subiendo una bajada o bajando una subida?

    Y es que uno no puede estar tres semanas sin montar en la bici.

    Bueno me voy a preparar el carbón que a las 14,30h. tiene que estar a punto para cuando vengan poner la carne.

    [email protected]

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar