El aperitivo en vacaciones

8

EL APERITIVO EN VACACIONES

05-08-11

 

Durante el día, y más en vacaciones, no hay nada más emocionante y sugerente que la hora del aperitivo.

Excepto en mañanas miserables de arduas e impías resacas, donde la salvación sólo se puede encontrar en tres latas de cervezas bien frías y tomadas bien seguidas, el momento idóneo para empezar a beber alcohol es allá sobre la una de la tarde en adelante.

Uno se levanta temprano, porque aunque esté de vacaciones, no abandona la costumbre de madrugar. Primero, porque un gallo que merecería un maravilloso cuento corto de Nathaniel Hawthorne, nos avisa de que comienza el día.

Y segundo, porque no cerramos persianas y postigos, y dejamos abiertas un poco las ventanas para que el olor y el rumor del mar velen nuestro sueño toda la noche, como imaginarias civiles y leales  de la Naturaleza.

Y así, la incipiada luz del primer momento del amanecer empieza acariciar nuestra piel. Abrimos un ojo para calcular la hora de la madrugada sin mirar el reloj, y nos alegramos como niños perezosos porque pensamos que todavía nos queda algo de tiempo en la cama, arrebujados, encogidos, emocionados por sentirnos vivos un día más e imaginar lo que haremos ese día recién comenzado.

El desayuno nos espera antes de la ducha, pero primero salimos en pijama de pantalones cortos (otra vez como un niño) a la enorme terraza, para comprobar que el mar sigue ahí y que no se ha ido durante la noche, espantado por todos los crímenes que comenten los hombres a diario.

Nos saluda el mar, y admiramos su casi infinitud, además de los millones de colores distintos con los que gusta mostrarse, coqueto él,  azules y grises y hasta malvas, toda una imposible paleta de colores, porque ya hace tiempo que descubrimos que el mejor pintor posible es la propia Naturaleza, que tan olvidada e ignorada tenemos en el asfalto y hormigón de la gran ciudad.

Pasa el día, entreverado de ocio y un poco de trabajo aún a pesar de las oficiales vacaciones de agosto, un mes cuando casi todo se paraliza de una forma incomprensible.

Y llega el tan esperado momento del aperitivo.

El concepto habitual de aperitivo sugiere la idea de tomarlo fuera de casa. Así es normalmente durante el año, pero no en vacaciones y en la casa de campo, donde tenemos todo lo que un ser humano civilizado podría pedir: cerveza, vinos blancos y tintos y hasta manzanilla; quesos de varios tipos que hemos tenido la precaución de sacar de la nevera unas dos horas antes; buenas aceitunas y todo tipo de latas en conserva: mejillones, berberechos, bonito y sardinillas en aceite de oliva, pan rústico y de pueblo, que no se encuentra en la gran ciudad.

Bien avituallado, entonces nos sentamos (solos o acompañados) en la terraza.

Empezamos con una rubia cerveza, para refrescarnos e hidratarnos después de ya haber bebido un litro y medio de agua Bezoya durante la mañana, sana costumbre porque entonces uno mea claro y se ríe del boticario. Menos mal que la terraza tiene un pequeño aseo.

Seguimos con un suave (y no muy afrutado) vino blanco de Rueda de uva Verdejo. Nos gustaría que fuera un Riessling alemán, trocken, seco, pero son mucho más caros y difíciles de encontrar.

Sólo una copa de blanco, porque nuestro favorito es el tinto, quizás un poco antes afrescado en la nevera. Nada especial, con un rioja crianza nos conformamos, que los reservas y gran reservas están hechos para el frío del invierno y para las comidas contundentes, como un cocido o así.

Probamos un poco de todas las viandas preparadas, para así tan sólo excitar el apetito y no arruinar la exquisita y sencilla comida casera que nos hayan preparado, ya que nosotros, a nuestro pesar, estamos incapacitados genéticamente para cocinar y para los trabajos manuales, como nuestro padre. Y mira que hemos hecho fallidos intentos.

Si tuviéramos que elegir un momento del día, preferiríamos el aperitivo, incluso antes que ese momento mágico que es el atardecer con el primer gin tonic del día.

El aperitivo, o cuando uno se reencuentra y por fin es feliz. 

  1. en respuesta a Elfester
    #8
    07/08/11 11:11

    No utilíza la misma técnica que en las catedrales, me refíero, a lo de las transpariéncias del agua. Que sudores...

  2. en respuesta a Elfester
    #7
    07/08/11 10:36

    Yo soy mas del impresionísmo. A mi me encanta Monet. Estuve viéndo una exposición de cuadros en París. De pronto "vi" uno. Tenía una profundidad, tipo 3d. Me acerqué rápidamente, maravillado. Me imaginé quien era... Si, era él.
    Pensé: " Collóns, que bé pinta". Sonreí, y me emocioné tanto, que por poco me pongo a llorar.
    Soy la repera. Ja ja ja
    Me dieron una beca en paisaje. En meses de pintar de una forma, un tanto clásica, evolucioné al impresionismo. El catedrático, muchas veces se ponía a hablar conmigo. Me dijo que dába pasos de gigante. El de modelado, también me lo dijo.
    En dibujo, mi autoestíma está elevadísima. En muchas cosas, menos en el amor.
    Ya me estoy enrollándo en ese tema. Digo que soy maníaco sexual, de broma, y al final, me lo terminaré creyéndo.

  3. en respuesta a Boswell
    #6
    07/08/11 10:21

    Hola Boswell.
    Debe de ser por las transpariéncias de las aguas. Se tendría que pintar por veladuras, y es imposible de plasmar. El mar con lo que tu dices... Hay cuadros de impresionístas, que son de un lago. Fíjate cómo utilízan pinceladas. Igual voy a decir una barbaridad, pero esa soltura, sí sirve para definir el reflejo de un árbol, por ejemplo, pero no el agua en sí. Es cómo hacerse el despistado ante esa imposibilidad. No se si me expreso bien.
    A mi, no me gustan las marinas. Algún cuadro de Monet. Pero utilíza, la misma técnica que al pintar una catedral. Noche estrellada de Van Gogh, ya pasa de las transpariencias, y quiere el contraste puro y duro de esas lucecitas en el agua.

  4. en respuesta a Elfester
    #5
    07/08/11 09:53

    Hola Enric.

    No soy pintor, pero considero que el mar sea acaso lo más difícil de pintar.

    He visto muy pocas "marinas" que me gustaran.

    El río Támesis pintado por Whistler, por ejemplo.

  5. #4
    06/08/11 21:13

    Te expresas perféctamente. Y sí, dan ganas de comer. Como el Quina Santa Catalina.
    Además, aconséjas médicamente sobre la resaca. Que es verdad, es así...Súelo tomarme además vitaminas. Algo harán, digo yo...Las hidrosolubles... Ya no quedarán.
    Lo de incapacidados genéticamente, me suena cómo escusa.
    Que nada. Un día te hago una paelleta y tomas nota.
    Buenooooo. Tomas nota...Ja ja.
    Pero sí, de un valenciano que ha visto y hecho muchas.
    Si me sale mal...No pasa nada, con las cervezas en el cuerpo, igual hasta nos reímos. Espero que tu mujer tenga un cocido, unos bocadillos...No se. Por si acaso.
    En las de leña, si me salían a veces buenas. Ya no recuerdo el agua y las tazas de arroz, en este momento.Y el fuego...Se las trae...
    Si supíera el número de los que vamos a ir a Galicia. Igual os hago una.
    Pero mejor, ir a un restaurante. A ver si ya ni me habláis después...Ja ja
    Me´n vaig a sopar en la penya.
    Bon profit.
    Enric

  6. #3
    06/08/11 20:45

    El color del mar...La puesta del sol. La naturaleza es inpintable.
    Nosotros los pintores, y me incluyo, no por la calidad, sino por el espíritu. Vémos la tremenda variedad de matices, de contrastes...Y vosotros, claro, sino tenéis cataratas en la vista, o en la sensibilídad.
    Nosotros imitámos a la naturaleza, pero dígnamente, por eso somos monos, para imitar.También dígnamente por serlo, no hay que menospreciar a nadie, y menos a nuestros antepasados.
    Creo que fue Van Gogh, quien desesperado dijo: " La luz del mediodía, no se puede pintar... Y tanto.
    Hay dos clases de imágenes, una la pintura. Y otra la diapositiva. No es lo mismo. La diapositiva, sí saca esa aproximación, pero ya tenémos que recurrir a cosas diabólicas, para " atrapar a la naturaleza".
    Pero la pintura tiene una cosa. Lleva el sentido de la estética del artista, sus emociones, estádos de ánimo...Nada mas, ni menos, que una aproximación al alma del artista.
    Que supera con creces, al mismo cuadro...
    Resumiendo. Lo importante es el alma. Uno mismo.

  7. en respuesta a Maois
    #2
    06/08/11 14:36

    ja, ja, Maoist.

    Ya te tocará.

    Además, en el Norte hacéis un culto a la comida y a la bebida como en ningún otro sitio de España.

  8. #1
    06/08/11 13:31

    Joe que envidia! leer esto justo antes de comer ! , que ganas tengo de empezar otras vacaciones, encima este fin de semana de guardia...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar