Ya todo será demasiado tarde

16

YA TODO SERÁ DEMASIADO TARDE

27-07-11

No nos damos cuenta, pero la muerte acecha en cada esquina.

Malditas esquinas, que sólo sirven para encontrar nuestro destino.

Uno piensa que siempre hay tiempo. Que el futuro es algo laxo e indeterminado. Mentira.

Sólo con cierta edad (así, los cincuenta) uno se  da cuenta que lo que menos tenemos es tiempo.

Y si acaso todavía lo tuviéramos nosotros, no lo tienen a quienes queremos.

Hablamos de nuestros padres y madres.

Tantas veces maldecimos que en el verano del 2006, el último verano que nuestro padre no fue dependiente, y va y nosotros nos vamos a USA con la familia, volvemos solos,  y encima nos quedamos de Rodríguez el mes de Agosto, haciendo el ganso y ligando con mujeres de las que ya ni nos acordamos. Mes perdido para nada, y jamás recuperado.

Jamás nos perdonaremos no haber pasado ese último verano de salud plena con nuestro padre. Claro, no lo sabíamos. No sabíamos que un año después nuestro padre estaría en silla de ruedas, masacrado por un ictus debido a una negligencia médica, pero con toda su inteligencia plena, y observando a diario la servidumbre y esclavitud de su dependencia.

Durante esos días (ocho terribles meses) no hubo suficientes esquinas en Madrid para que nosotros pudiéramos apoyarnos y llorar a solas.

Por eso tenemos que cuidar a nuestros padres y madres mayores.

Hoy están vivos. Y mañana, muertos. Tu rostro mañana, que diría Javier Marías. Tu muerte mañana, que decimos hoy nosotros.

Tenemos que volver a enseñar a vivir a nuestros padres. Pierden la ilusión debido a la vejez (esa catástrofe), y nosotros debemos insuflarles (como dioses paganos) el deseo de vivir.

Es nuestra principal obligación, y debería ser nuestra principal devoción.

Lo hijos tendemos siempre al egoísmo con nuestros padres. Nos creemos poderosos y sanos, y resulta que nuestra vida pende de un hilo invisible pero cierto.

Así observamos ya la independencia de nuestra hija, que no egoísmo. Y también observamos maravillados la generosidad y empatía de nuestro hijo, en el que tanto nos reconocemos, hasta marcadores genéticos como unas orejas sobresalidas, rayando las orejas de soplillo, pero sin caer en la fealdad, porque él es un cachorro hermoso que arrasará el corazón de futuras mujeres. Le tenemos que enseñar cómo tratarlas, para que ninguna rompa su tierno corazón. Usaremos toda nuestra sabiduría para que esté atento a las devastadoras y capciosas armas de mujer, y que sea siempre un hombre de carácter frente a ellas, porque no hay nada que desprecie más una mujer que el hombre débil.

Les pirran los hombres suavemente canallas e incontrolables.

Los hijos tenemos la impresión de que malgastamos nuestra vida cuidando de nuestros padres.

Muy al contrario. No sabemos que cada minuto de ternura y paciencia con ellos, es tiempo que ganamos para nuestra salvación.

No salvación religiosa. Que no, que eso no existe.

Salvación de nosotros mismos y de nuestros personales demonios.

La entrega es más enriquecedora que el recibimiento. Recibir es algo pasivo y fácil.

Dar es a veces un acto de anónimo heroísmo.

En la entrega, en la dación, uno se hace más grande como persona: más sabio, más complejo espiritualmente, más interesante incluso para uno mismo.

En el recibimiento, uno se hace más perezoso, todo lo da por hecho y se convierte en un egoísta que sólo está atento al cumplimiento de su último capricho, y al final le puede una insuperable molicie espiritual.

Nuestros padres y madres nos dieron todo lo que tuvieron.

Es justo que ahora nosotros les demos todo lo que tenemos, incluso lo que no tenemos: tiempo y, a veces, tampoco ganas.

Porque un día ya todo será demasiado tarde.

Y vendrán los fútiles arrepentimientos. Demasiado tarde. 

  1. en respuesta a Elfester
    -
    #16
    04/08/11 23:32

    Es curioso, cómo nuestros antepasádos, tenían sus venus tan " hechitas" ellas.
    Claro, nosotros, los machos, no parabámos de correr para cazar y en el descanso de la gruta... Que por cierto, no págaban al ayuntamiento...
    Pues se hacía lo que se podía con la parienta.
    No poder ver, ni al Barça, que horror.
    Tiempos de sobrevivír. De arrear, a ver que pasa.
    El Kamasutra... Sino sabían ni leer. Ahora, que si hubíeran visto los dibujos... Seguro que sonreirían, con su sonrísa un tanto simíesca.
    Después los dioses. No veas.
    Larguísimo. En Historia del Arte...
    Conmigo Kronos, se ha portádo muy bien, conmigo............ Por ahora.
    Y Baco. Es un cachondo. Tiene un morro... Se víene a mi penya, grátis. Pagámos nosotros... Pero encantados de que venga. No cóme gambas. Lo cual, es de agradecer.
    Tan locuáz. Divertido...
    Un abráç.

  2. en respuesta a Lectora_eterna
    -
    #15
    04/08/11 22:14

    Cuantas personas han venído a mi, o yo ellas, para buscar amistad.
    Luego palabras, que se las lleva el viento.
    Algúnas léntamente, otras apasionadámente en la venída.
    Las que me fastídian son las lentas, y en instánte te dán la despedída a la francesa.
    Algúnas veces he sido hasta generoso. He dádo hasta mi alma.
    Pero, ¿ sábes?.
    Creo que las ladronas roban el alma, pero también el tiempo.
    ¿ Qué es mas importante?.
    Depende de la edad.A mis 60 años...
    Creo que el tiempo. Mi alma ya es una "experta" en combatir.
    Lo malo es que no aprende.
    Otras mas materialistas te roban la cartera, sin mas...
    Así es que hay que vivír el día a día. Es fácil decírlo.
    Cronos, es muy suyo. Se puede alegrar con Baco...Pero deja, deja...
    Da, pero cuando quiera...
    Bona nit.
    Enric

  3. #14
    03/08/11 23:22

    Vaya. Estoy escuchándo cartas amarillas..
    Nino Bravo. Mi vecino. Nuestro vecino...
    Lo escuchába en la mili.Hace, ya años...
    Una voz precíosa.
    Me siento orgulloso, de abrir la ventana de mi alma, y escuchar a la suya. Ahora. Para siempre.
    La vida tristémente es asi, por lo que dice.
    En ocasiones soñámos.
    Soñe que volvía a nacer...
    Mi luz se ha acabado.
    Busqué tu mirada y no la hallé...
    Sentado en la playa del olvido...
    Formé con la arena, tu imágen serena...
    Tu pelo con algas... Dibujé...
    Y busqué entre tus cartas amarillas, mil te quieros, mil caricias...
    Al fín he descubierto la verdad.
    Te llamo y ya no escuchas mi voz...
    Amic mane.
    Ojalá pudiera escribír estas cosas tan bonitas.
    Pero mi alma,al menos, las escucha y las comparte.
    Y es que hay que intentar olvidar. Sonreír. Superar...
    Para mi es bastante " fácil".
    Hablándo, escribiéndo, cosas con sentido del humor.
    Pero a veces mi alma, tan suya, se pone a llorar.
    Antes estába de buen humor y ahora...
    Pero bueno.
    Todo tiene su momento...
    Pensába enviar una especie de poesia esta tarde, por aquí. Y enviársela a ella.
    Pero no he tenído fuerzas.
    Sonreír...Siempre.Lo intento con todas mis fuerzas.
    Bona nit.
    Enric

  4. #13
    29/07/11 21:22

    jamas se le ocurrio ni por asomo tener un dia gris con blancos y con negros, pues era su vanidad tan encomiada que ni dios a visitarlo se atrevia. pero llego aquel largo dia sin sudores y calores no sentidas, donde las suelas de los pies se deslizaban por las agujas ya vencidas, de las hojas de cipreses orgullosos, ese sonido le dejo marcado y le recordo cuando en la mar botaba el bote sobre rodillos de maderas y de corchos, se deslizaba la nave mar adentro para encontrar el destino que esta escrito, aunque persiguiera escribir uno distinto...

  5. #12
    29/07/11 21:11

    querido amigo, he dejado pasar unos dias para hablarte, siempre que haces homenaje de tu padre, me haces sentir el profundo amor que me dejo el mio, y siempre te hablo de lo mismo y siempre me dices que no lo entiendes a ver si de esta forma con los ojos cerrados ...escuchas lo cristico de todo lo que en el nombre del padre hacemos y somos ...un abrazo.
    http://www.google.com/url?sa=t&source=web&cd=23&ved=0CCUQtwIwAjgU&url=http%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DC4cP7lq2mhQ&rct=j&q=poemas%20muerte%20padre&ei=xwMzTs79DYW4hAevn6CAAw&usg=AFQjCNHshYFQ3e4GOUsmrJMcQ34tN_J2_w&cad=rja

  6. en respuesta a Lectora_eterna
    -
    #11
    29/07/11 17:38

    Agosto, el mes ideal, para no ir a la playa.
    Atiborráda de personas, que ponen las sombríllas hasta casí alcanzar el agua. Las sillas...
    Para poder entrar en el agua, antes de arriesgárte a salir de tu pequeña guarída, tienes que otear un pasillo, una ruta, para llegar a tan acuoso amigo. Te haces hasta bieneducado, pidiéndo mil perdones por haberle pisado un brazo a una persona tumbada al sol.O si te despístas, al mirar a una mujer con los pechos al aire, por pisarle una teta a su amiga.
    Luego todo lleno de gente, que muchas de ellas, con flotar se conforman. Acompañadas a veces de unas no deseadas compañías. Las medusas. Que no hace falta que las míres para que te déjen petríficado, sino todo lo contrario, para salir por piernas.
    Soy de primavera, junio, algo de julio y otoño.
    Ántes era de julio y agosto. Pero es que entonces ligába.Chorreones de sudor para estar moreno.
    En otoño, la soledad del apartamento. Pasear y ver a cuatro personas acompañádas algunas de ellas con su perro.Ir a un restaurante. Escuchar música al caminar. Poner una pelicula. Leer. Cocinar.
    Y soñar, en que se venga mi amiga.
    Pero eso ya no depende de mí.

  7. en respuesta a Borodin
    -
    #10
    29/07/11 00:44

    D´acord Borodin.
    A més, vosaltres ja s´hau vist.
    Salutacions

  8. en respuesta a Elfester
    -
    #9
    28/07/11 23:48

    D'acord Enric això està fet.

    Ahora falta que Boswell nos diga el día y ya nos ponemos de acuerdo.

    Salutacions

  9. en respuesta a Borodin
    -
    #8
    28/07/11 23:32

    Hace pocas semanas, estuve en esa iglesia del port de Gandía.
    Se casó el hijo de mi primo hermano.
    Le traes gambas, y yo el dibujo...Y nos conocémos los tres.
    Ja parle´m.
    Bona nit

  10. en respuesta a Boswell
    -
    #7
    28/07/11 23:12

    Lo sé Boswell pero no quise hurgar en la herida porque también sé el dolor que te causa la “soledad” de tu Madre desde el día: 30 de Noviembre….

    Mi Padre también nos abandono hace ocho años….
    Hacía cuatro años que se había jubilado y dos que yo había fundado mi primera Empresa… no te puedes imaginar lo ilusionado que estaba y las ganas que tenía de ayudar a su único hijo varón… .

    Me queda el consuelo que “afortunadamente” nunca llegó a ser una persona dependiente, y que si me está viendo, continuaría enfadado conmigo como siempre, pero supongo que en el fondo… .
    Se encontraba en el Hospital visitando un amigo y un infarto Fulminante lo dejó KO. Los médicos no pudieron hacer nada por su vida. A todos nos costó bastante pero poco a poco lo hemos ido superando. El tiempo lo cura todo.

    Lo que me ayuda mucho es que lo recuerdo siempre igual, como era él, sin cambios. Y ver como mi madre es capaz de “reinventarse”, buscando nuevas amigas –y dice amigos pero sólo para bailar que le encanta- y disfrutar de unos espléndidos 78 años, y ver como continua poniendo las pilas a los hijos y a los nietos también ayuda y mucho, la verdad.

    Intento “cuidar” a mi madre lo mejor que sé, voy a verla una o dos veces por semana (sus arroces siguen siendo insuperables) y yo, pues le doy todo el cariño que puedo que –si se pudiese medir- nunca será ni la mitad del que ella me ha entregado.

    Nunca sabremos lo que pueda ocurrir, pero como afortunadamente y con mucho esfuerzo hemos podido conseguir una casa con habitaciones de sobra para nosotros, para ella y también para mi suegra, la idea es que llegado el caso si es necesario, por lo menos no se sientan solas.

    Bueno, no te quiero dar ninguna envidia sana, que si me pongo a hablar de mis penas… si últimamente escribimos pocos apaga y vámonos.

    Dale un abrazo a tu Madre y si vienes a Gandía me avisas con una semanita de tiempo y te acerco unas Gambas de Denia con la única condición que las cocines como a mi me gustan y las compartas como mínimo con tu Madre.

    Bona nit.

  11. en respuesta a Elfester
    -
    #6
    28/07/11 18:40

    Gracies Enric, amic.

    Un abraç.

  12. en respuesta a Borodin
    -
    #5
    28/07/11 18:39

    Hola Borodin.

    También gracias por tu comentario.

    Yo ya tengo asumido mi destino hace tiempo. Mi columna pretendía ser una alerta, un aviso, a aquellos que tienen padres mayores todavía vivos, y que de forma inexorable serán dependientes y morirán.

    Se lo digo a todos mis amigos:

    “No ahorres recursos (sobre todo tiempo y paciencia) en cuidar a tus padres, porque llegará un día en que todo será demasiado tarde, y vendrán tus inútiles lamentaciones”.

    Un abrazo.

  13. en respuesta a Lectora_eterna
    -
    #4
    28/07/11 18:35

    Hola cara.

    Qué precioso comentario! Y qué bien escrito!

    Como dice Borodin, es un hallazgo formal eso de “proyecciones”.

    Escribes muy bien y sabes escribir distinto y poner los adjetivos.

    Sabes cuándo Umbral escribía mejor? Cuando se quitaba su careta oficial de cínico y cascarrabias.

    Entonces le salía la vena lírica, una explosión incontrolable de creatividad y espontaneidad, y producía acaso la más bella prosa que yo jamás haya leído.

    Insiste en tu libro. Habla con el mar, que el monólogo bien escrito es un género con muchas posibilidades (yo también lo he utilizado en mi novela, donde predomina la narración en tercera persona pero “salpico” el libro con monólogos de los protagonistas).

    Así y ahora, me acuerdo de los monólogos de la novela del suizo judío Albert Cohen, “Bella del Señor”, probablemente la novela más importante (y desconocida) del siglo XX sobre el amor y el desamor. Está bien traducida en Anagrama, creo recordar.

    Se me acaba de ocurrir el título de una nueva columna: “La rutina del amor y el desamor”.

    Cuídate cara. Se nota que has vivido intensamente y de forma libre. Mucho mejor para ti, porque no hay nada peor que aquél que se toma la vida (ese don) de forma cobarde y apocada.

    Besos.

  14. #3
    27/07/11 22:53

    Eres un libro abierto.
    Cuándo dices que algunas cosas que comentas, no son ciertas. Es que las decías de broma.
    Cuándo habla tu alma. Se te nota.
    La muerte. Cuándo mi hijo viene siguiéndome con su moto recién estrenada... Nos vamos y volvémos sobre una hora a un pueblo cercano,para que practíque. En cada curva, ya que es terreno montañoso, le miro con miedo, por el espejo retrovisor. Cómo si con mi mirada, pudiera evitar un accidente.
    Ayer le ví caerse en una. Menos mal que no le seguía nadie.
    Ya le ha pasado dos veces. Me hecha la culpa a mí." Tens que canviar=li les rodes".
    Ahora ya quiere que la venda. Y eso haré.
    Tu madre, tus dos hijos. Es todo muy bonito.La família.
    No tenémos tiempo. De jóven creía ser eterno. Ahora, me conformo con abrir los ojos cada día.
    Hay que vivir el presente y dar...
    Claro que sí.
    Era de recibir, cómo dices. Pero hay que dar.
    Hay una cosa que discrepo. No existe salvación religiosa, pero si existe... la tendrás porque amas.
    Yo tampoco lo se. Creo, me imagino, sueño...
    Me´n vaig a sopar. Ja parlare´m.
    Un abraç.
    Enric

  15. #2
    27/07/11 20:38

    Pues sí Boswell como te dice Lectora_eterna: “Tienes a tu madre para seguir disfrutándola y tienes dos preciosas proyecciones que se miraran en ti”. No se puede explicar mejor con menos palabras.

    Disfrútala como nos consta que lo haces, y recuerda: no importa de donde sean las gambas porque seguro que estaban buenísimas.

    Como soy parco en palabras, te pongo una poesía muy vieja que me viene a la cabeza.

    Los hombres no son más
    que un montón de muertos que están vivos,
    engendrados por otros vivos que están muertos.

    Quien tenga un linaje
    fértil en héroes
    se enriquece en huesos podridos.

    Y el hombre inteligente,
    si examina bien los bienes de este mundo,
    verá claramente
    que son un ardiente enemigo disfrazado de amigo.

    ABU-NUWAS

    Buenas tardes.

  16. #1
    27/07/11 20:04

    Caro, leyendo tu columna has hecho una invitación a los recuerdos y las sensaciones del instante. Sé que los tiempos venideros ya serán breves, también sé que la manera de vivir la vida no serviría de nada sin la pasión por ella.
    Soy consciente que ya tengo un verano más. La vida me ha dado placeres y generosidades. Y ahora me conforma el sosiego, todavía miro el mar cerca.
    Miro mis cosas, y las tengo alargando la mano, cosas de diario, un café bien hecho, una música que es como un regalo, mi ordenador, desordenado pero propio. Es una rutinaria forma de felicidad, una costumbre sin novedad, un hábito demasiado pegado.
    Cuantas personas se cruzaron despacio por mi vida, se llevaron esas mis maneras, las entendieron en cierta medida solamente, casi muchas veces le pusieron como pie una sonrisa. Cosas de... Sí, precisamente mis cosas. Dije al principio del verano que no me gusta el verano, me cambia los biorritmos, me alteran hasta los hábitos que necesito, son defensas para la vida y herramientas a la vez. El verano es para mi una pausa no elegida, y yo no estoy para pausas, sino para seguir viviendo. Su playa para mí tiene el atractivo de una soledad individual, rotunda y elegida porque son muchas veces más que la busco vacía en septiembre.
    Caro, cualquier momento es bueno, siempre llegamos a tiempo de poder hacer bien las cosas que no supimos hacer bien, con la corteza que siempre hay una culpa propia. Siempre es un buen momento para mirarse en todos los espejos. Estoy segura que llevas puesta la bondad de espíritu e intención. Tienes a tu madre para seguir disfrutándola y tiene dos preciosas proyecciones que se miraran en ti ¿Qué más quieres? Rodéate de todos los que te quieren. Te lo decía al principio del escrito la vida son momentos. Haz de ellos instantes eternos. Verás como no es tarde.

    Un abrazo caro escudero.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar