Las vacaciones de verano

15

LAS VACACIONES DE VERANO

16-07-11

 

De niños, sin mirar un calendario que todavía desconocíamos, nosotros sabíamos que era verano cuando veíamos (y oíamos) los vencejos, o golondrinas o andoriñas, según.

Nos apoyábamos en la baranda de la terraza, y pasábamos las horas muertas (o muy vivas) admirando su errático y acrobático vuelo, y escuchando su piar nervioso e incansable.

Entonces nos dábamos cuenta que era época de exámenes finales, y volvíamos a la mesa de estudio, con un poco de mala conciencia por haber perdido (o ganado) el tiempo observando unos pájaros que ya para siempre se convertirían para nosotros en preludio de verano y de vacaciones.

El verano es la eclosión de todo, para bien o para mal.

La primavera es tan sólo la antesala del verano, su preparación, una especie de calentamiento o estiramientos antes de una carrera.

La vida estalla de verdad en el verano.

Puede ser para bien, porque es en verano cuando uno se libera de sus obligaciones de estudio o de trabajo. Hace calor, sí, pero la fresca de las madrugadas y la brisa de los anocheceres, compensan los agobios y ajetreos pasados durante el día, y  alivian y masajean el alma, hasta dejarla suspendida en la Nada, en el no pensamiento.

Para los que somos de tierra adentro, el verano es sugerencia de mar, de playa, de sal iodada que pica en la espalda, de un bronceado que uno no busca, de un decaimiento de las facultades mentales, de una molicie espiritual que casi conlleva un estado físico de contradictora hibernación (acaso calentación), por los que la mente queda suspendida en un presente vago e inasible, y uno se deja llevar por las rutinas habituales de un día de vacaciones de verano en la playa: levantarse tarde; desayunar como un príncipe que no tiene prisas; pasear por la playa, hasta que las piernas llegan a doler; el rito del aperitivo, con su cerveza y las maravillas de la huerta y mar de España; suave comida siempre iniciada con un gazpacho que no sepa demasiado a vinagre ni ajo; una siesta con un libro que apenas se lee; vuelta a la playa o una piscina; y luego ya tan sólo esperar el mejor momento del día: ver anochecer con esas nubes arreboladas que tan bien describió Pablo Neruda, y animarse el espíritu y el cuerpo con el primer gin tonic de la noche, y celebrar la gran fiesta de la amistad y de la compañía.

El verano nos hace mejores. O peores.

Dicen las estadísticas que la mayor parte de las separaciones/divorcios se producen tras el verano, cuando la pareja que convive a diario, se da cuenta que el amor se ha ido para siempre, y están deseando volver a casa para dejarse de verse tanto.

El verano en España es el mejor regalo posible. Por eso tantos millones de turistas nos visitan, y algunos, ya prendados para siempre de nuestro clima y nuestra comida, deciden jubilarse y hasta morir en nuestro país.

Qué mejor elogio que elegir un país para morir!

Esto no es nacionalismo, que tanto nos disgusta, venga de dónde venga. Es una especie de existencialismo, pero no el negativo, el que propugna la Nada de Sartre o así. Una suerte de existencialismo epicúreo, hedonista, tranquilo, vivificador, relajante.

Hay veces que uno tiene que olvidarse de uno mismo, porque nada se arregla dando vueltas a un mismo tema que a lo mejor no tiene solución.

Entonces las vacaciones de verano acuden a nuestra ayuda, y nos rescatan de nosotros mismos, porque el peor enemigo de uno no son los otros, nos quieran o nos maldigan, nos sonrían o nos envidien, nos recuerden o nos olviden.

En ciertas ocasiones el peor enemigo es uno mismo, el más dañino contra sí, porque conoce todas sus debilidades y flaquezas de un espíritu acaso demasiado complejo y torturado.

El verano es el sumo sacerdote, el más eficaz, que exorciza todos los demonios que a la largo del año han ido colonizando, como un virus imparable, nuestro cuerpo y alma.

Ver el mar, sentir su brisa acariciante que hasta recorre nuestra médula y el más pequeño de los huesos, y soñar y recordar un futuro y un pasado más propicios, son la mejor medicina para cualquier pena del alma. 

  1. en respuesta a Elfester
    -
    #15
    19/07/11 23:39

    Ese rio, no lo he escuchado nunca, por eso me rio.
    Enric

  2. en respuesta a Elfester
    -
    #14
    19/07/11 23:29

    Hola.
    Lo de recatadas, a veces, no siempre, lo digo por las formas, no por los contenidos. O en broma...
    Cuando he conocido a una amiga y me decía que quería venirse al apartamento. Si me gustaba, le he dicho que sí. Mayormente lo decía yo. Muy contento, por ser el depredador... Hablo de años...
    Ahora, he hecho amistad por internet. Me superan muchas con creces...Y lo curioso. Que no lo dicen los periódicos, al menos no lo he leído. De casadas si...
    Estas mismas jovencitas, cuando las sacaba a bailar, castamente, ponían sus brazos. Una especie de: " Ojo, no voy a dejar que pases el Misispisis"...Tipo película del oeste.
    Ahora te ponen toda una logística... Y yo que soy depredador nato... Pues no se... Está tan fácil.
    Y no quieren algunas saber nada mas. Aquí te pillo y aquí te mato.
    Bueno... La santis religiosa. ja ja . Esa es la peor... Tan bonachona...Estás todo concentrado,por marcar el penaltí. Y cuando entra el balón. Te quedas sin el otro. Y sin ná. Desapareces del mapa... Sin mas. No les hace falta allioli,romero...Nada.A la feromonada...
    Si, es ese cuadro que mencionas. El del cuadro de garrotazos, siempre me ha impresionado por la escena, por las miradas, por el odio, por el miedo, la impotencia de no poder tener libertad para mover las piernas...Es todo un gran cuadro... El tamaño, es lo de menos...
    Puedo cambiar el color. Incluso parecerse, pero la idea del pintor es genial.
    No se cómo sería cómo hombre, pero seguro que con palabras, tendría muy mucho que decir. O en el pincel, al poner a una mujer cómo despistada y no poner su rostro.
    O Miguel Angel... Eran grandes pintores,y cómo personas, sin duda, muy interesantes.
    Bona nit.
    Espero que no nos salpique demasiado el barro...

  3. en respuesta a Borodin
    -
    #13
    19/07/11 22:23

    Borodin.
    Que sudores. Me gustan las criadillas de 20 años. Criadas domésticas de 20 años... Claro.
    Es que internet es muy suyo y además igual escribo algo mal. No estoy ducho en las letras, a pesar de ducharme todos los días.
    Nada. No se ducharme con las letras. En ocasiones se escapan como aterrorizadas...Igual me ven una especie de maníaco sexual...Y eso que disimulo para conquistarlas...
    Debe de ser normal... Han estado ellas tan castigadas,manipuladas, insultadas, negadas, quemadas...
    El poder de las palabras...Cómo dice nuestro amigo. Gran verdad.
    Los periódicos venden... Y si, si dicen una cosa distinta... Llama la atención.
    Sos mas listas. Saben darle la vuelta a la tortilla, porque son unas grandes cocineras...
    Ara vinc

  4. en respuesta a Elfester
    -
    #12
    19/07/11 14:30

    Enric:

    No te creas nada de los periódicos, y de lo que veas, la mitad, ya sabes. Pero te doy la razón en que somos unos capullos (la mayoría)… matamos una y contamos veinte como en el parchís. Que le vamos a hacer.

    Recatadas… tampoco es eso. Yo diría que son mas listas, nos “utilizan” y punto. Yo por lo menos me dejo. Poco más puedo hacer.

    El cuadro…. Ni p. idea. Supongo que te refieres al de Gericault pero ese habla de la vida, creo, y estamos con las mujeres y el sexo.

    Política y economía unidas: Derechas-Izquierdas y Austriacos-Keynesianos… “Menút all i oli”. Mas que un tira y afloja es un “duelo a garrotazos” como lo pintó Goya. Menudo genio Goya… leí que cuando pintó el cuadro estaban en una montaña sobre hierba y al restaurarlo MC añadió el barro. Tú que sabes pintar ¿no cambiarías el barro por…? Pero hasta el cuello por lo menos.

    Bueno, me callo que son horas de comer.

    Buenas tardes.

  5. en respuesta a Borodin
    -
    #11
    19/07/11 01:40

    Lo del conill espatarrat, suena a eso. Pensé, cómo tu.
    El sexo... En un diario catalán leí, creo que este sábado, un artículo, de un sexólogo que decía, entre otras cosas, que los maridos engañaban a sus mujeres, en un 60 por ciento, por el 40 de las recatádas féminas. Pero, añadió... Ya se han igualado...
    Y es que la verdad, nos pasa por capullos, tan dígnamente dicho...Nosotros tenémos el orgasmo, en realidad, al decirlo. Ellas, no. Está mal visto...
    ¿Verdad que da la sensación de que nadie tiene ni idea de nada?. De que el barco, se puede transformar unas tablas, cómo el cuadro francés de "Los naúfragos"... Que están moribundos y uno agita una especie de tela...De espaldas, ojo...
    Lo de vegetariano lo digo por lo que has dicho que plantas de las macetas. En fín, de subsistencia.
    De hambre.
    No se de economía,pero me solté que no veas, sin pudor, en el diario de un pueblo de la Mancha, cuyo nombre no quiero acordarme... Igual, ya no me acuerdo y quizás no está ni en la Mancha...Con lo despistado que soy.
    Cuando estudiába de jóven, me gustaba un libro, delgado. Se llamába: " Política económica". Ya no lo recuerdo nada, pero habían cosas que me gustaban. No se cuales.
    La política y la economía están muy relacionadas. Tipo una tragicomédia. Es un tira y afloja que normalmente, hasta ahora, nos ha permitido subsistir.
    Espero que le cambien la cubierta. O mejor, algo de lo que dice...
    ¿ Lo saben cambiar?. Espero que si. O será el tiempo, los ciclos... Porque Cronos es muy suyo.
    Pero el problema es mas profundo...
    Los buitres...
    Hay desigualdades... Y la sociedad ya no está atontada, tanto en el terreno político o económico.
    Y luego internet...Ufff.
    Bona nit, amic. Aunque parezca un poeta...
    Enric

  6. en respuesta a Elfester
    -
    #10
    19/07/11 00:49

    Nada, una cosa muy sencilla.
    Tortilla a la francesa.
    Mi subconsciente me ha traicionado. Recuerdo a Carole, cómo besába, la muy francesa. Desde el principio mantuve muy alto el palo, el mástil, o el palito, dígnamente. Estamos hablándo de relaciones internacionales...Palabras mayores... Y además, con lo que me costó estudiar y escribír en francés. Alguna que otra torta...
    En realidad, sabemos cocinar mas de lo que pensámos.
    Hasta el final lo mantuve. No pasámos de ahí. Luego, mas dicrétamente, pero necesaríamente, en la soledad del hotel. Sólo. Cómo casi casi siempre. Bueno, no sigo, que igual nos puede leer una persona jóven. Es casi la una. La hora de ellos.
    Ara continúe.

  7. en respuesta a Borodin
    -
    #9
    18/07/11 23:43

    Hola Borodin.
    ¿Bribón yo?. A mí que me registren... Nosotros... que en nuestro argot de macho hispánico, decímos conejos, para despistar a las féminas.
    Ja ja ja ja
    Somos tan ingénuos... Es verdad. Es quizás una generalización, pero ellas son muy cucas. Despistar...
    A ellas les gusta el pollo. Y algunas lo hacen muy bien.
    Y las mas expertas , pollo al chilindrón, a la pepitora, y las mas fogosas al horno.Mejor que no caigamos en las últimas.
    Prefiero conejo a la cubana. Le pones un poco de arroz y ya está. Los huevos. El aceite, si el conejo tiene sus años, sino no hace falta... No me gusta con tomate, especialmente, un día, cada 27 días. En esa ocasión, incluso en el mejor restaurante, ni a la mitad de precio...Hay que tener mucha hambre... Desesperao totas...
    Y ya puestos, me acuerdo de nuestro amigo Boswell con lo de los pelíllos. Tan daliníanos ellos. Se podría llamar conejo al fídeo.
    Bueno, fideuà. Otra que se las trae... Los hombres sólo pensamos en hornicar y en fornicar. Barriga y algo mas abajo. Ellas piensan eso de nosotros... La juerga que nos llevamos con las cloxinas. Por cierto, se comen las que abren...
    Las que no se abren, están malas. Ni se te ocurra oler...Algunos mantecados, digo mentecatos se les ocurre... Morder. Nada. A úrgencias...
    Pierna de cordera, tan extremeña ella. O en todas partes. Es internacional.
    Criadillas. Nada. Una palabra un tanto maquiavélica. Es para no decir exactamente la palabra de lo que te estás comiendo. Prefiero las criadillas de 20 años. Jope, cómo me equivoque con la edad, lo tengo claro.
    Luego, quizas, continúo. Me voy a hacer la cena.
    No se que voy a hacer. No soy de cenas, que están llenas...
    Bona nit amigaxo.
    Enric

  8. en respuesta a Maois
    -
    #8
    18/07/11 21:59

    Cuando era pequeñito esta era la canción de verano....

    http://www.youtube.com/watch?v=zrTDBOXrRZo&feature=related

  9. #7
    18/07/11 21:44

    Vaciones de verano para ti....

    http://www.youtube.com/watch?v=3k-MWTg1nvY

  10. en respuesta a Elfester
    -
    #6
    18/07/11 12:13

    Hola Enric:

    Con que te gustan los conejos… bribón… que eres un bribón….

    Me ha hecho gracia lo de “conill espatarat”, qué quieres que te diga a mí la expresión no me suena a accidente, me suena a sexo. Y en éste foro, será por pudor (en castellano eh) o lo mismo en Valenciá, o en Catalá, la cuestión es que no se muy bien por qué, se habla muy poco de sexo cuando al contrario que las plantas, los animales, subir al monte, o en bicicleta, es quizá una de las pocas fibras sensibles que todos compartimos mas o menos.

    Una pena lo de la paelleta, también para mi gusto sin conejo tiene muy poca substancia, pero bueno, cada uno la hace como quiere… o como puede.

    ¿Economía dices? Yo también ni puñetera idea. Para ver si aprendo algo -aunque sé que no es el mejor sitio- es uno de los motivos por los que me entro por aquí. Y es que cada vez que me pongo a pensar lo que es la Economía me viene a la cabeza la frase que cantaba Pablo Abraira: “gavilán o paloma, pobre tonto, ingenuo charlatán, que fue paloma por querer ser gavilán”. Así me siento.

    Lo de Vegetariano no sé muy bien porque lo dices pero vamos, que si es necesario para sobrevivir, mejor vegetariano que Tiburón o Hiena que es lo que algunos quieren hacernos. Luego están los otros que sólo hacen que endeudarnos.

    Quiero decir, que tanto en USA como aquí, ganar no sé quien ganará pero quienes son los perdedores lo tengo claro como el agua. A no ser claro está, que ahora los Buitres ya no se coman a las palomas muertas, que todo puede ser.

    Bon día Amic.

  11. en respuesta a Borodin
    -
    #5
    18/07/11 00:13

    Hola.
    Si yo tuviera un Porche, sin duda, pondría los conejos en él. Cuantos mas mejor...
    Me encantan los conejos.
    Ya se que es algo léido gastronómicamente hablando... Claro. Pero bueno.
    Hay un plato que se llama " Conill espatarrat".
    La primera vez que la oí a un camarero, al lado de mi pueblo, pensé: " La haurà atropellat un cotxe"...
    Si fora conilla ho entenc. A que si?
    Juzgar...
    Me lo estoy pasándo mal. Muy mal.
    Quiero hacer una paelleta, pero el conejo, quizás se ha ido.
    Lo que dices de que puedes ser vegetariano. Lo entiendo.
    No entiendo de economía, pero el aumento del paro allí... Ojalá bailen un tango entre los de derechas y de izquierdas de "los americanos"...Y sino se ponen de acuerdo, pues puede pasar algo... Les cortan la luz... No se. Y se dan de pisotones...
    Con lus...Parece una partida de ajedrez. Se me da igual quien gane. Las blancas o las negras...Pero que gane alguien.
    Te estoy hablándo de economía. Hace tanto tiempo que no hablo...
    Ni caso.
    Bona nit.
    Enric

    Es mejor que no lo sepa.

  12. #4
    17/07/11 02:58

    Pues lo mismo este año no tenemos tiempo ni de irnos de vacaciones, el día 2 de Agosto -dentro de nada- los EEUU tienen que ¿pagar? ¿Casi 500 veces lo que Grecia…?

    Estaba dando una vuelta por aquí: http://zfacts.com/p/461.html mirando el recuadro que díce: "National Debt clock" (debajo de "free for your site") y la verdad... desde hace unos años no veía yo subir nada con tanta fuerza y poderío… ¿no es enorme?.....

    Pues que si la vista no me engaña, (y no voy castaña) tocan como a unos $40.000 por barba. Y ojo que si contamos sólo los que cotizan… ya ni se sabe…. Y sigue subiendo….
    Madredelamorhermoso.

    Y es que entre el derrochador del Reagan, los recortes de los Busch la han liado parda, por que "el pobre chic de Obama" ¡ya tiene bastante! ya.

    Yo por si acaso igual me pongo a cambiar los Geranios de la terraza por coles..., patatas... y nabos, que ya se sabe: ”hombre precavido vale por dos”.

    Y si la cosa no se arregla, lo mismo tengo que poner las gallinas en el solarium y los conejos en el Porche, no te digo.

    Porque claro:
    ¿Quién multa a la Poli?
    ¿Quién juzga al juez?
    ¿Cómo se puede castigar a Dios?

    ¿Tú?
    ¿Tu?
    Tururú.

    Bona nit.

  13. en respuesta a Elfester
    -
    #3
    16/07/11 21:40

    Ara amic ja no em ric tant...
    La playa es la misma. El apartamento el mismo, aunque hayan entrado a robar a las dos de la tarde... Pero algo ha cambiado.
    Creo que yo...
    Estoy mas nostálgico. Ya voy a menos.
    Ya no puedo bajar a pulso del apartamento hasta la calle, cómo cuando había cerrado un vecino a las 9 de la noche, en invierno, la puerta de entrada y no tenía la llave. Tenía que volver a casa, y mi amiga me siguió. Madre mia, lo que hace el miedo. Yo entonces estába en la mili, pero ella no...Ja ja.
    Hace poco me asomé por la terraza, y me dije: " Estava boig". Loco. Retrocedí de miedo...
    Me ayudó la calor, lo hice póco a póco. Y es que en el verano, la playa, aplasta.
    Relaja muchísimo.
    Relaja ver a personas en una cafetería, paseándo, olvidándo, o intentendo olvidar sus problemas. Es un ambiente muy suyo.
    Vivan las vacaciones.

  14. en respuesta a Elfester
    -
    #2
    16/07/11 21:03

    dónde he soñado. Punto y aparte...
    Un amigo...

  15. #1
    16/07/11 20:57

    Las vacaciones de verano tiene eso, que se van a la playa y pasan de internet. Quedamos los del interior.
    De acuerdo con olvidarse de un mismo tema que no hay solución. Se llega a la conclusión cuando se le ha dado muchas vueltas. Soy muy emotivo, por eso, las soluciones las rumío, y de repente cuando creo que he "pensado", me lanzo y ya termino el rollo.
    El mar... Lo ví a los 7 años. Era la excursión de los que teníamos que hacer la comunión. Cuando lo ví, el de Bellreguard , dije: " Quanta aigua". Cuanta agua. Y eso que no era para el bautismo...Sino no me hubiera dejado bautizar. Ni con una concha, ni siquiera con una petxineta...
    Y eso que era verano...
    Morir en mi pueblo, pues sí. Encantado de la vida...Morir en el apartamento también. " Cerca del mar, porqué nací en el Mediterráneo". No es mala idea, la verdad. Dónde he comido, amado, dormido. Y sobre todo dónde he soñado... Un amigo que le gustaban las motos, sus cenizas están subiendo una pendiente dónde se lo pasaba pipa con su moto. Otro, mas de agua al lado de una fuente, dónde solía saciar su sed...
    Recuerdo cuando comía con mis padres, que muchas veces teníamos al lado una pareja de franceses, educadísimos... Hablaban el castellano, y yo les hablaba en frances en pocas ocasiones, no para incordiar, sino para practicar. Tocában el piano los dos en su chalet. Fumában unos purillos alargados cómo desafiándo al malo de una película del oeste...Eran un hombre y una mujer, y sus caras se parecían. Hablándo un poco mas ocurrente... Cómo una mujer o un hombre con su perro. Ja ja. Que se parecen cantidad, en alguna ocasión. Uno mas alto, y el otro mas bajito. Se les distingue por su altura...La mala leche... Prefiero al perro...
    Te digo lo de estos franceses, porqué sí, se entierran dónde han sido felices. Se murió el primero, lo cual es bastante normal y luego se le unió su mujer. Era toda una dama y un señor.
    Pero bueno...La playa sirve para otras cosas. Para ligar, para vivir...
    Brigitte, con mas delantera que el Barça. Bellísima. Un peinado afro, cómo una bola. Yo entonces no es que no solamente tenía pelo, es que además lo tenía largo. Ella era la mas buena de la playa, no es broma. Y yo allí a su lado. Ja ja ja. Carole, ya de pelo muy rubio, cómo oxigenado...Muy bonita, tan dulce...Y es que sobrelas vacaciones cada uno tiene sus recuerdos.
    Que ho passes molt bé quant les tingues.
    Enric

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar