El gin tonic y Salvador Sostres II

15

EL GIN TONIC Y SALVADOR SOSTRES II

05-07-11

 

Sigamos glosando la columna de Salvador Sostres sobre el gin tonic.

Hacerse mayor es darse cuenta de que no podemos borrar el rastro de nuestros defectos sin renunciar al encanto de nuestras virtudes.

Frase desde luego para enmarcar/memorizar. Este Sostres, cuando no se hace el gilipollas/nacionalista catalán, es un genio.

La búsqueda de uno mismo, que dura toda una vida y ni aún así, debe comenzar por la autopsia de los defectos/limitaciones de uno mismo.

Como un avezado forense, uno debe enfrentarse a ese espejo imaginado donde se trasluce nuestra alma. En pelotas, nada de vestido.

Uno se debe analizar. Y concluir algo, lo que sea. La conclusión debería ser intentar ser mejor persona, menos soberbio, menos orgulloso, más humilde, más generoso, más solidario, más humano, en definitiva.

Las mujeres se suelen enamorar de nuestras virtudes, pero también de nuestros defectos, como bien dice Sostres.

Las mujeres siempre tienen el pueril afán de intentar depurar nuestros defectos, cuando no saben que con la edad no sólo no desaparecen, sino que se acrecientan. Así es la contradictoria naturaleza masculina, que las enamora y las vuelve locas de pasión y deseo, pero que les hace sufrir de forma inmerecida, tal es la tiranía de nuestra naturaleza, que roba corazones sin querer y de forma inadvertida como un zorro roba gallinas.

El hombre en su justa medida canalla es el amante soñado por toda mujer. Gozará de placeres (de corazón y de cuerpo) que nunca conoció en su aburguesada vida, pero tendrá el terrible coste de un hombre que jamás le será fiel. Inalcanzable, incontrolable, puro libre albedrío. 

Es simplemente la naturaleza masculina, y contra ella y la evolución no se puede hacer nada. Lo sentimos mucho.

…Y hay que procurar no llamar a nadie después del tercer gin tonic. Lo que tú crees ingenio o amor del bueno, es sólo la ginebra. Tu interlocutor sereno te intuye a la legua. Cuando más brillante e inaplazable creas que es tu idea, en realidad más disparatada es. Nunca llames a nadie con tres gin tonics, baby. Escribe lo que querías decir y verás lo que piensas de ti mismo cuando lo leas al día siguiente.

Una vez escribimos una columna titulada El ridículo. Ya hemos escrito tantas que a veces, cuando tenemos una idea, comprobamos en nuestro índice de columnas si ya hemos escrito sobre ella, para no repetirnos, que odiamos ser unos pesados.

Al contrario de una frase célebre de un griego clásico, que decía que hacer el ridículo era el peor pecado de un hombre sabio, nosotros argumentábamos que hacer el ridículo era una forma superior de conocimiento. Uno tiene a veces que avergonzarse de sí mismo (de lo que dijo o hizo la noche anterior, pleno de gin tonics) para saberse, para calibrar dónde están los límites de su inteligencia.

El cuerpo ya no aguanta hoy como ayer. Y cada recuperación es más penosa y más larga. El orgullo de hacer sobrevivido a otra resaca compite con una terrible mala conciencia que el alcohol da, apuntillada por las caras largas de tu mujer. Ibuprofeno por compasión, y te dices que no volverás a beber jamás.

Al final el dolor pasa, como una penitencia cumplida. El cuerpo está dispuesto otra vez, la sobremesa.

Nuestra rural (pero extraordinariamente sabia y con bastante mala leche. Nunca aceptó a nuestra mujer, por ser una ladrona del único varón de la familia, supuesto príncipe azul) abuela nos decía durante los largos veranos en el campo, cuando de jóvenes y solteros llegábamos a la casa de madrugada con los zapatos en la mano para que el muy centenario suelo de tablones de madera no crujiera: El que tiene una buena noche, tendrá un terrible día.

Nosotros oíamos eso, como una maldición,  y huíamos espantados a nuestra cama, y con una gran mala conciencia.

Al final, sea tu abuela, tu madre, tu mujer y hasta tu hija (eso es peor), te terminan regañando. Qué haría la mujer sin regañarnos?

Pues echarnos mucho de menos. Ay, la mujer, animal romántico enfrentado a un animal brutal, el hombre

  1. en respuesta a 7.......s
    -
    #15
    12/07/11 18:54

    Éramos 7, amigo 7. Contigo somos 14. Incluso al lado de tu nombre ha salido el 14...
    En eso estamos, en pintar el mejor cuadro de nuestra vida, nuestra vida.
    El último viernes de cada mes, cena con la comparsa. Somos sobre 200, pero me siento a cenar con mis amigos de la penya, que somos 22.
    La amistad es muy importante para mí.La valoro mucho. Estoy sólo, vivo sólo. Mi hijo viene de vez en cuando. Tengo una amiga maravillosa. Soy muy abierto, por eso me rodeo de personas con colores alegres, que son los que sonríen. Si hay alguien serio, no pasa nada, con que sea buena persona, ya es amigo.
    No se si conoces les Festes de Moros i Cristians. Son muy bonitas. Para verlas, pero sobre todo para salir, claro. Las de mi pueblo están declaradas de Interés turístico nacional. El color de los trajes, la música detrás desfilando, o al lado, en una comida o cena. La musica és massa per a la carabassa. Ufff Paquito el chocolatero, Chumbelerías, Ximo, L´Entrà, Somos moros, pero en las comidas tocan marchas cristianas. En el café ya nos levantamos de las sillas, nos ponemos juntos, se nos baja la comida, y uno se lanza a mover los brazos con un alfanje. Sergio es genial.
    Cuando desfilo hombro con hombro con los amigos en L´Entrà, siento cómo si desapareciéramos cómo personas y formarámos un grupo homogéneo. Y si nos pintamos de negro, con lanzas, huesos, colmillos de elefante, no nos conoce ni nuestra madre. Ja ja
    Todo eso es cara a las personas que nos ven. Pero lo importante es la amistad. Comemos en la casita de un amigo. Nos hace la comida, puchero,o gazpachos o paelleta...Al día siguiente en otra. Luego en un restaurante...Los amigos... Eso son les festes de Moros i Cristians... Compartir mesa, risas, brindar, soltar paridas, no hay límite. En cierta forma es cómo una liberación, una terapia de grupo. La prueba está que cuando se terminan, me dura la sonrísa semanas.
    Tengo la suerte de que son la mayoría muy agradables y muy graciosos. Tenemos un notario, arquitecto, profesores, empresarios, trabajadores... Hasta teníamos un político conocido de la Comunidad Valenciana, pero ya no está. De derechas, de izquierdas, nacionalistas... De todo
    Cada uno nos dice también sus problemas laborales, incluso sexuales. Hablamos de mujeres, de todo. Yo hablo hasta de política... Ja ja ja
    Si hacéis una comida en Madrid, con esta carta de presentación... Me apunto seguro. Mi amiga creo que coje una semana de vacaciones el lunes próximo, me iría con ella. Ya veremos que día.
    Me hace ilusión conoceros personalmente. Con Boswell, creo que ya hace tres años que nos escríbimos cómo monjes amaneurenses.
    Que et vaja bé i a tots el mateix.
    Enric

  2. en respuesta a Elfester
    -
    #14
    12/07/11 01:44

    siete, elfester son lo colores del arco iris,esa paleta que inunda a traves del artista la capacidad de recreacion del espectador,es alentador que tengas siete amigos pues el siete representa todo lo bueno.
    saludos.
    p.s. cuando llegue el dia del ultimo viaje virtual, tal vez salte el ocho, y llegar al que prueba la correcta multiplicidad.

  3. #13
    09/07/11 02:01

    Vengo de cenar con 7 amigos, los que han podido. Como todos los segundos viernes de mes. En teoría somos 30. No es mi penya. Es otra penya, un tanto nostálgica, pero no por ello cachonda a tope.
    Suena a los 7 magníficos, y es que hablamos con directas, con segundas, con gancho... Pero no con golpes bajos. Pero se las traen... En cuanto te despistas, en golpe de humor, me la han arreado. Y yo, lo mismo, que caray.
    Son personas muy agradables,una muy buena cena, carne muy blanda, apetitosa, tomamos cerveza, vino,café, herbero.
    El herbero, muy tradicional por estas comparsas moras o cristianas consiste en anís y cazalla dentro de una botella con hierbas de la región.
    No me hables de plantas. Las veo dentro de la botella, pero no tengo ni idea...
    Pero el herbero de Bocairent... Ríete del Jeriñac.
    Me´n vaig a dormir. Ja no aguante´m, fem el que podem. La son...
    Enric

  4. en respuesta a Maois
    -
    #12
    07/07/11 22:20

    julia de burgos

    Despierta de caricias,
    aún siento por mi cuerpo corriéndome tu abrazo.
    Estremecido y tenue sigo andando en tu imagen.
    ¡Fue tan hondo de instintos mi sencillo reclamo…
    !De mí se huyeron horas de voluntad robusta,
    y humilde de razones, mi sensación dejaron.
    Yo no supe de edades ni reflexiones yertas.
    ¡Yo fui la Vida, amado !
    La vida que pasaba por el canto del ave
    y la arteria del árbol.
    Otras notas más suaves pude haber descorrido,
    pero mi anhelo fértil no conocía de atajos:
    me agarré a la hora loca,
    y mis hojas silvestres sobre ti se doblaron.
    Me solté a la pureza de un amor sin ropajes
    que cargaba mi vida de lo irreal a lo humano,
    y hube de verme toda en un grito de lágrimas,
    ¡en recuerdo de pájaros!
    Yo no supe guardarme de invencibles corrientes
    ¡Yo fui la Vida, amado !
    La vida que en ti mismo descarriaba su rumbo
    para darse a mis brazos.

  5. en respuesta a Manealonso
    -
    #11
    07/07/11 22:12

    Yo fui estallido fuerte de la selva y el río,
    y voz entre dos ecos, me levanté en las cuestas.
    De un lado me estiraban las manos de las aguas,
    y del otro, prendíanme sus raíces las sierras.
    Cuando mi río subía su caricia silvestre
    en aventuras locas con el rocío y la niebla,
    con el mismo amor loco que impulsaba mi sueño,
    lejos de sorprenderlo, me hospedaba en las sierras.
    Pero si alguna sombra le bajaba a los ojos,
    me repetía en sus aguas hasta dar en la arena,
    y era mi grito nuevo como un tajo en el monte
    que anegaba las calles y golpeaba las puertas.
    A veces la montaña se me vestía de flores
    e iniciaba en mi talle curvas de primavera.
    Quién sabe en qué mañana se apretaron mis años
    sobre senos y muslos y caderas de piedra!
    Se treparon mis ojos al rostro de los árboles
    y fueron mariposas sus vivas compañeras:
    así es como en los prados voy buscando las flores,
    y alas pido en las almas que a mi vida se acercan.
    Mis dedos arañaron la fuerza de los riscos,
    y juraron ser índices de mis futuras vueltas;
    por eso entre los cuerpos doblados de los hombres,
    como puntales puros de orientación se elevan.
    Yo fui estallido fuerte de la sierra y el río,
    y crecí amando el río e imitando la sierra…
    Una mañana el aire me sorprendió en el llano:
    ya mi raíz salvaje se soltaba las riendas!
    Pálidas ceremonias saludaron mi vida,
    y una fila de voces reclamaron la prenda…
    Mis labios continuaron el rumor de las fuentes
    donde entrañé mis años y abastecí las venas.
    De ahí mi voz de ahora, blanca sobre el lenguaje,
    se tiende por el mundo como la dio la tierra!

    julia de burgos

  6. en respuesta a Elfester
    -
    #10
    07/07/11 22:09

    Aquí vino…
    y se fue
    Vino, nos marco nuestra tarea
    y se fue.

    Tal vez detrás de aquella nube
    hay alguien que trabaja
    lo mismo que nosotros,
    y tal vez
    las estrellas
    no son mas que ventanas encendidas
    de una fábrica
    donde Dios tiene que repartir
    una labor también.

    Aquí vino
    y se fue

    Vino, lleno nuestra caja de caudales
    con millones de siglos y de siglos.
    nos dejó unas herramientas…
    y se fue.

    Él, que lo sabe todo,
    sabe que estando solos
    sin Dioses que nos miren
    trabajamos mejor.

    Detrás de ti no hay nadie. Nadie,
    ni un maestro, ni un amo, ni un patrón.

    Pero tuyo es el tiempo. El tiempo y esa gubia
    con que Dios comenzó la creación.

    Fray Luis de León

  7. en respuesta a Manealonso
    -
    #9
    07/07/11 22:05

    hola mane, pues a ver si nos vemos, asi al menos te podre explicar aquello que creo que no entendistes sobre la utilizacion de los manipulos...un abrazo.

  8. #8
    07/07/11 22:02

    Pues sostres no deja de ser un peon del gran tablero que tiene montado pedro j. para sus señores, sobre la columna cuando la lei ya dije que sabia que no podrias resistirte jaja, bueno hablando de celebraciones con gins tenemos una propuesta de desvelada con dos fechas, personalmente me da igual una que otra, tomas ya ha contestado...abrazos.

  9. #7
    07/07/11 12:18

    Ahora tengo que irme, los compromisos sociales de mi hijo (por cierto, en mayor cantidad que los míos) me reclaman.
    Amenazo con volver.

  10. en respuesta a Elfester
    -
    #6
    07/07/11 12:13

    Son muchas pero necesarias, tú lo sabes. Tal vez si mis alumnos fuesen huérfanos trabajaría gratis uno de los meses de verano.
    Gracias por leer los poemas,espero que os gusten. A ver si nos encontramos en Madrid en esta quedada.
    Unha aperta.

  11. en respuesta a Manealonso
    -
    #5
    07/07/11 12:06

    Benvingut Mane.
    Estás de vacaciones y eso es bueno. Relaja el espíritu.
    Mi ex cuñada me decía que teníamos mucho tiempo de vacaciones. Que le hubiera gustado ser maestra o profesora. Le dije que aún estaba a tiempo. Pero sonreía, porque le contaba lo que me pasaba en ocasiones, y añadía que no, que no quería dar clases.
    Hay momentos muy buenos,¿ verdad colega ?, pero las vacaciones son imprescindibles, vitales, diría yo.
    Muchas gracias por lo que nos envías, siempre lo leo.
    Adéu.

  12. #4
    07/07/11 10:35

    COMO HAN DE SER TUS OJOS

    Mujer... no tendré un beso de niño para ti
    ni de viejo, ni de sátiro...
    cuando vengas no besaré tus mejillas
    ni tu frente, ni tus labios.
    Pondré mi boca en los pliegues
    recogidos de tus párpados
    y beberé el agua clara
    que suba a tus ojos claros.
    Trae unos ojos azules, mujer,
    trae unos ojos azules, de un azul tranquilo y claro
    que tengo sed...
    sed de peregrino cansado
    de muchas jornadas duras
    por caminos solitarios
    y quiero
    llevar mis labios
    al agua clara y tranquila
    de un remanso que refleje
    un cielo tranquilo y claro.

    Léón Felipe

  13. #3
    07/07/11 10:04

    Bos días:
    Yo tuve un amigo (la muerte me lo arrebató)que lo tenía muy claro; el mimento de retirarse era cuando todas las mujeres te parecían guapas.
    Nunca pude seguir su idea... o ya no podía ni salir.

  14. #2
    06/07/11 16:07

    Mi mujer es muy condescendiente, demasiado, hay que tener cuidado, nunca me dice nada al respecto.

  15. #1
    05/07/11 21:02

    No se, me cuesta mucho creer que el gilipollas de Sostres haya podido encontrar una mujer que conviva con él.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar