Los perroflautas

2

LOS PERROFLAUTAS

25-06-11

 

Hace ya varias semanas que esta palabra, perroflauta, nos tiene fascinados.

Desconocíamos su existencia, y sólo por deducción según su contexto, hemos sabido de su significado.

Quisimos hacer un trabajo filológico de primera, y en primer lugar visitamos la Wikipedia y luego navegamos dos minutos por Google.

Nosotros tenemos un problema con eso de googlear: que a los dos minutos ya estamos mareados y aburridos, y enseguida desistimos. No tenemos paciencia.

Queríamos saber en primer lugar de su etimología. Mejor dicho: quien acuñó/creó en primer lugar esta sugerente e inquietante expresión.

Ni la Wikipedia; ni mucho menos el diccionario de la RAE (on line, así que más actualizado no puede estar); ni el María Moliner; ni el etimológico de Joan Coromines. Nada de nada.

La definición es sencilla, de nuestra propia cosecha del año 2011:

Son personas, normalmente urbanas, que remedan sin éxito a los hippies de los sesenta; llevan rastas o pelo largo; fuman porros; son anti sistemas por definición; nunca han trabajado ni estudiado de verdad; no suelen tener un duro y viven por la cara, como unos buscones pícaros del siglo XXI y, en general, se duchan una vez al año, y porque les obliga la autoridad, ya que han sido el foco de una masiva epidemia de pulgas, liendres, bacterias y demás bichos pequeños.

Vamos, unas joyas las criaturas. Justo lo que un padre normal desearía que fuera su  hijo de mayor.

Pero no hemos sido capaces de averiguar quién fue el primero en utilizar tan original expresión.

Cuando la oímos por primera vez, enseguida pensamos en El Flautista de Hamelín, no sabemos muy bien por qué: los perroflautas serían un grupo de personas, una masa aborregada, que sigue con devoción a un líder, a un flautista.

La cosa tiene cierto sentido: flauta/ perroflauta. Luego no hemos podido confirmar tan original descubrimiento filológico, y ya hemos desistido de buscar su etimología. Qué inventen/descubran ellos!

Esta expresión se ha puesto de  rabiosa actualidad (así escribiría un periodista mediocre o vago), a raíz del llamado movimiento 15 M de indignados, y al que en su día dedicamos una simpatizante columna, hasta que….empezaron a aparecer los perroflautas.

La Puerta del Sol, centro de España, kilómetro cero, donde casi toda España, a través de la tele, se toma las uvas de Nochevieja, para gran cabreo sordo  de los nacionalistas, okupada por un montón de perroflautas.

Menudo negocio. Como estamos viviendo una época de expansión económica sin precedentes, y nuestro PIB crece al doble de ritmo que el de China; como el turismo es un sector despreciable en la economía de Madrid; y como todos los pequeños comerciantes de la zona se van a jubilar el año que viene millonarios, debido al increíble aumento de sus ventas, pues no pasa nada.

Un plaza que es de todos los madrileños (y de todos los españoles de bien que quieran visitar Madrid), resulta que ahora es exclusiva propiedad de unos niñatos sucios y medio analfabetos que jamás han dado un palo al agua, y que seguro les sangran la pensión o la prestación por desempleo o los ahorros a sus desesperados abuelos y padres.

Todo, con tal de no trabajar ni estudiar, fumar porros y forrarse a litronas de cerveza. Si al menos fueran gin tonics…

Lo perrofláutico, el perroflautismo, es un signo más de nuestra decadencia. Ya no como país, que nosotros nunca hemos creído en ninguna nación, ni siquiera la española, sino como sociedad.

Que gente joven y con salud esté haciendo el ganso todo el día en la Puerta del Sol y otras plazas de España, nos indica a la degeneración a la que hemos llegado.

No verá nadie a ninguno de estos perroflautas ayudando como voluntario en un comedor social. O asistiendo a un viejo dependiente y enfermo, solo y abandonado por su egoísta familia. O en un país africano poniendo vacunas o así. O en las urgencias de un hospital trabajando 24 horas por un sueldo de mileurista.

No. Se los encontrarán en la Puerta del Sol, y dando por el culo a todo el mundo.

Cuidado con cuestionar los derechos de los perroflautas. Lo mínimo que te llamarán será fascista, y te apalearían, si pudieran.

Pues qué bien. Así nos va. 

  1. #2
    28/06/11 08:37

    muchos anyos de represion catolica fundamentalista seguidos de muchos anyos de socialismo libertino

    resultado: una generacion que solo contempla, como tu, la basura genetica del perroflautismo

  2. #1
    27/06/11 11:44

    Mientras la manera de defenderse de algunos consista en aplicar motes despectivos, en intentar ridiculizar un movimiento surgido de manera libre y espontánea en contra de las reformas, de las leyes injustas y de los recortes que siguen aplicándose y que sólo benefician a la Banca y a las grandes Empresas, tengo la impresión que nada a cambiado, que la falta de creatividad del poder comienza a ser preocupante y que la lucha va a continuar.

    Yo no me atrevo a decir como otros que esos “perroflautas” de hoy lo mismo son nuestros concejales de mañana, pero a mi también me viene a la cabeza la imagen del Flautista de Hamelín liberando con el sonido de su flauta a la población de una plaga de ratones.

    Es cuestión de interpretar la melodía.

    Y como uno tiene “oídos de madera”, lo que también escucha son personas que están trabajando para intentar llevar a la sociedad hacia un lugar mas justo donde todos, incluidos los depredadores, y como ocurrió con los “Dinosaurios”, ocupen el lugar que les corresponde.

    Bon día.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar