Las curvas

27

LAS CURVAS

05-06-11

 

A nosotros nos gustan más las curvas que las rectas.

Por ejemplo, en conduciendo.

Cuando en el pasado hemos conducido por la carretera de Andalucía (ahora llamada asépticamente A4. Le han quitado toda poesía al nombre), camino de Ciudad Real  o camino de vacaciones a Andalucía, hay un trayecto, allá por el kilómetro 120 y antes de de llegar a Manzanares del Real, que se hace insoportablemente aburrido: rectas interminables rodeadas de viñedos.

Nos aburrimos tanto en esas rectas sin fin de Castilla la Vieja o como se llame, que paramos  en cada gasolinera que vemos, para estirar un poco las piernas, y para llenar un depósito de gasolina que sorprendentemente siempre está lleno. Esto es un pequeño truco que hoy desvelamos para hacer un viaje de 600 kilómetros sin gastar gasolina, puesto que siempre que llegamos a nuestro destino, el depósito está lleno. Nuestro coche, que es un mechero y no gasta nada.

De esta forma, preferiríamos conducir en una carretera de  montaña, así con muchas curvas. A nosotros que nos den curvas, que nos gustan.

Nuestro gran proyecto literario favorito (si es que alguna hemos tenido algún proyecto, y encima literario) no es escribir grandes novelas, magistrales cuentos, inigualable poesía, o divertido teatro y guiones de cine que encima se represente o se filmen y con ello que se pueda ganar una buena pasta, gansa o no.

Nuestro gran proyecto literario es escribir una serie de libros de viajes por eso que llaman ahora Comunidades Autónomas (qué tontería, cuando antes estaba todo dividido en provincias y era más fácil sabérselas). Unos quince días en cada de ellas, en otoño y en primavera.

Y así, en nuestras ensoñaciones, que además son gratis, nos imaginamos en un BMW 335 i descapotable (capota dura, por supuesto). Solos, porque esto viajes iniciáticos y para escribir libros, hay que hacerlos en soledad. Ya nos gustaría hacerlos en compañía, sobre todo femenina, pero entonces nos distraeríamos de nuestra importante tarea.

Ahora que lo pensamos, una vez escribimos que un signo inequívoco de la pitopausia es comprarse un coche deportivo descapotable. A lo mejor ya hemos entrado en la pitopausia, aunque observamos que nuestro pito está como siempre: bien duro cuando no se le necesita; y bien blando y perezoso cuando alguna mujer reclama su presencia. Nada, no hay remedio. Nuestro pito va a su bola.

Ya hemos hablado de las curvas de las carreteras, que nos gustan más que las rectas. Ahora hablemos de las curvas de las mujeres.

Las mujeres tienen dos complejos ridículos, quizás provocados por las tontas que son las editoras de revistas de moda, que son unas cursis y seguramente frígidas, que hay mucha frígida por ahí: a mayor fashion victim, mayor frigidez. Seguro.

A saber los complejos de las mujeres: que se hacen viejas y que están gordas.

Nosotros ya hemos hecho muchos elogios a la mujer madura, y con el mayor homenaje de todos: follándosnoslas. También hemos elogiado la mujer no delgada, incluso gorda, que además suelen ser muy simpáticas, de buen humor y muy agradecidas. Y suelen tener mejor conversación, más lecturas y cultura que las delgadas, que se creen equivocadamente que por estar delgadas todos los hombres vamos  detrás de ellas. Pues no. Todavía hay clases.

Ahora nos ha dado por las latinoamericanas, en especial las paraguayas, de las que Madrid está lleno. Joder con las paraguayas, lo buenas que están.

La mayoría de ellas están gordas, digamos para un estándar español. Pero misteriosamente, es una gordura sexy y muy atractiva, porque son una pura curva, pero una curva cincelada por un maestro escultor, y así mantienen todos su atributos femeninos clásicos (el pecho, esplendente y prometedor, más bien selvático en su exuberancia; las caderas grandes y rotundas, como esos iconos que de arte primitivo que eran homenajes a la fertilidad;  las cinturas marcadas y acompasadas y equilibradas con el resto de la figura; y las piernas, carnosas y lujuriosas). Por no hablar de ese maravilloso pelo que se gastan: negro imposible, largo, sano y muy brillante. Cuando uno ve el pelo largo de una paraguaya, entiende entonces por qué los curas mojigatos obligaban a las mujeres a taparse el cabello. Es algo muy lúbrico en sí mismo, sin necesidad de mirar más abajo.

Las carreteras y las paraguayas. Dos ejemplos de por qué la curva es muy superior a la recta.

Por eso nosotros no hemos sido nunca ni rectos ni rectilíneos.

Ay las curvas. 

  1. en respuesta a herrador
    -
    #27
    08/06/11 23:32

    Ja, ja. Herrador. Muy bueno.

    Menudo pájaro nuestro supuesto Fouché de pacotilla.

    "Antes muerta que sencilla", ya sabes.

    Hablando de Fouché, me voy a leer su biografía, a ver si la termino hoy. Es apasionante.

    Pero incluso Fouché cometía errores. Nadie es infalible, y menos Rubalcaba. Todavía no sabe la que le espera. Otro que va acabar en el sumidero de la Historia. Al tiempo, Rubalcaba, al tiempo. No hay nada peor que un hombre demasiado pagado de sí mismo. Pierde la perspectiva, y se abuduce así mismo.

    Es lo que suele ocurrir cuando uno tensa demasiado la cuerda....., que se rompe.

    Boas noites a todos.

  2. #26
    08/06/11 13:11
    Mira Boswell, una animación para ilustrar tu comentario anterior.
  3. #25
    08/06/11 07:07

    Y yo que sólo quería hablar de curvas, de paraguayas o no.

    A vueltas con Bildu.

    A ver qué os parece esta noticia:

    www.abc.es/20110608/espana/abcp-crece-temor-psoe-acepte-20110608.html

    Esto es lo que pasa por jugar con fuego. Esto es lo que pasa cuando los aficionados juegan al supuesto arte de la política, engreídos que se creen un Maquiavelo o un Fouché. Manda güevos.

    Que en Navarra pueda gobernar Bildu con el apoyo del PSOE es tal felonía, que puede llegar a acabar con el PSOE.

    Nicolás Redondo Terreros, hijo del sindicalista Nicolás Redondo, sindicalista verdadero a lo Marcelino Camacho y no los caraduras “liberados” (nadie sabe de su incréible número. Qué ejemplo de transparencia!) de ahora, ha dicho que esto es lo que ocurre por haber legalizado Bildu, a lo que él se opuso.

    Por otro lado, lado, el único concejal del PP en Elorrio, está siendo amenazado por Bildu con pasquines y de otras maneras terribles para que no apoye la candidatura del PNV, y así Bildu gobierne.

    Quién dijo que en Euskadi hay libertad?

    Quién dijo que hay democracia?

    Donde no hay libertad la democracia no es posible: es una pantomima, una estúpida representación teatral, que algunos bienintencionados, confundiendo la realidad con la ficción, se la terminan creyendo.

    No hay nada más ridículo que aquel que por supuestas razones ideológicas (o simples filias y fobias) se engaña así mismo: “Todo lo que dice mi partido, o la opción ideológica más cercana a mí, está bien, y aunque se equivoquen”.

    Lo que ocurre es que hay pecados veniales. Y otros mortales, de imprevisibles consecuencias, como legalizar apresuradamente Bildu y sin una mínima cuarentena (una legislatura) para comprobar de verdad que esta vez los terroristas abandonan el asesinato y el chantaje.

    Nicolás Redondo ha dicho: “Si no se hubiera legalizado Bildu, el fin de ETA estaría mucho más cerca. Al contrario, su legalización ha significado una salvador balón de oxígeno para ETA”.

    Coño: lo dice un vasco, un socialista, hijo de un socialista digno e histórico, no lo ha dicho un facha, ni el carca de Boswell ni el iluminado de Federico.

    Ahí tenéis lo que queríais. Enhorabuena. Navarra en manos de Bildu.

    Espero que alguien haga reflexionar al PSOE Navarra. Si no, ya sabemos de verdad de qué va Rubalcaba.

    De ZP ya ni hablo, porque ya ha pasado con todos los honores a las cloacas de la historia.

    Justicia poética. Al final casi nada queda impune.

  4. en respuesta a 7.......s
    -
    #24
    08/06/11 07:04

    Espero que una gran recta te traiga de nuevo a Madrid, y celebremos de nuevo todo, aunque tan solo sea el hecho de que estamos vivos.

    Te debo una visita en Sevilla, que hace mucho que no voy.

  5. en respuesta a Maois
    -
    #23
    07/06/11 22:49

    tienes razon, pero me temo que sera solo el cimiento del proximo rascacielos...abrazos.

  6. en respuesta a Boswell
    -
    #22
    07/06/11 22:24

    alla donde se mueren las curvas , donde los pinos se mueren, donde existe la frontera, donde la mar se duerme, alla donde mueren curvas y donde los pinos mueren, donde la tierra se lame, de las heridas de muerte...

    ya ves boswell, querido, el horizonte es lejano o no, depende de cual sea la linea que queramos usar como frontera, pero lo cierto es que las rectas son imaginarias, las curvas dejan marcas , las rectas trayectorias...a ver si viejo se anima, y hablamos en la malvarosa...me apunto a madrid un dia y a valencia al dia siguiente...abrazos.

  7. en respuesta a Maois
    -
    #21
    07/06/11 22:01

    Gracias, pero yo no tengo ni el carné de moto.

    Mi padre les tenía pánico, y me "comió el coco" (no le costó nada, puesto que estudió en los jesuitas. Ja, ja), y nunca tuve moto.

    Claro que me gustaría para sentir el viento y ver el paisaje en las carreteras secundarias. Pero...les tengo miedo.

    Me gustan las clásicas, tipo Harley, Triumph y Norton. Esas japonesas súper potentes y que vas acostado, no, para qué?

    Por mucho pitopausia que yo pueda tener, no tendré moto.

    Tengo un tío ya un poco mayor que un día le dió por comprarse una moto muy grande, creo que Harley.

    Como casi no sabía conducirla, estuvo practicando un poco en un parking grande. El primer día que se animó a sacarla a la calle, en la rampa se quedó atrapado contra la pared. No podía moverla de lo pesada que era y por la pendiente. Le tuvieron que ayudar.

    Ja, ja. Casi me parto de risa el día que me lo contó.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar