La no robada primavera

13

LA NO ROBADA PRIMAVERA

15-04-11

 

Otros años nos roban la primavera, nos la escamotean, nos la secuestran. Coño. Este año, no, menos mal.

La primavera es una señora joven que empieza a vivir su edad adulta, impaciente y juerguista: ajuergada  (y resacada) antes de empezar la juerga y tener resaca.

Es promesa de germinación, de ovulación: es pura vida milagrosa, después de los helores del invierno, del silencio del hielo, de la quietud de la lluvia, del misterio de la nieve.

Es señora, que no señorita, porque eso de señorita siempre nos ha parecido una cursilada franquista o así, o propio de curas con sotanas muy largas, caras de cera y miradas aviesas.

Algunos (oiga, no todos, una minoría) curas tienen el alma de cera de las velas que encienden. No son humanos. Deberían estar en el Museo de Cera de la Plaza de Colón de Madrid. Ni ahí, siquiera.

La primavera la sangre altera. Pues vale.

A nosotros lo único que nos altera la señora primavera es la polla, con unas terribles erecciones que rozan el priapismo, y encima no sabemos qué hacer con nuestra polla, de lo ociosa que suele estar.

Es lógico que una señora nos altere nuestro falo, siempre incontrolable: unas veces, y  cuando menos se le necesita, poderoso como un portaviones USA repleto de marines emborrachados de testosterona. Y otras, mucho menos bravo cuando se reclama su augusta presencia. Es cuando se pone morcillona, algo realmente molesto e inoportuno, la verdad. También influye el nivel de gin tonics en sangre. De su proporcionado nivel, dependen muchas cosas, hasta tener un hijo.

La polla es que es la polla. Imprevisible, hay mujeres que se creen enamoradas de un hombre, cuando en realidad se enamoran de su polla, de la que yo no pueden prescindir jamás.

Freud decía que la mujer tiene el complejo del falo ausente. Pues nosotros le contestamos que el hombre tiene el complejo de las tetas ausentes. O sea que empatados. Listo, que es usted un listo, Dr. Freud. Porque usted sea austríaco y tuviera barbas blancas, no nos va a impresionar más ni meter miedo.

Este año en Madrid la señora primavera merece su nombre, y no esa transición brutal y hasta animal del frío del invierno (cuando uno se arrebuja en la cama, y hasta se pone calcetines del frío que hace), a la tiranía e impiedad del calor del verano.

Las encinas aparecen florecidas un mes antes de lo normal, que su mes frívolo y festivo es Mayo. Esto nos mosquea un poco, la verdad, por el no cambio no climático o por lo que sea. Cada cosa a su tiempo.

La primavera es sugerencia de verano.

Empezamos a sacar tímidamente la ropa de verano, pensando que de repente volverán los fríos. Nos ponemos unas bermudas (esa prenda que ahora llevan todos los horteras, cuando su origen es pijo y náutico, como debe ser) y observamos con horror la blancura de nuestras piernas (como la cara de cera de algunos siniestros curas).

No es que nos pongamos histéricos como las mujeres, como cuando abandonan sus exquisitas y sensuales medias de invierno, para ponerse por primera vez una falda y se miran las piernas tan blancas. Hasta se dan cremas bronceantes las mujeres en las piernas. A nosotros, nos la sopla cómo tengamos de blancas las piernas. De hecho, esta temporada no nos pensamos poner bermudas. Ya está bien. A ver si nos confunden con un hortera. Vamos a probar a ponernos una minifalda, que debe ser algo bastante aireado y fresquito, y a lo mejor e incluso marcamos una nueva tendencia en la moda masculina, quién sabe.

Lo malo será aprender a sentarse sin que se nos vean las bragas, perdón, los calzones. Todo un arte eso: llevar minifalda sin que te vean las bragas.

Verás cómo liguemos más con minifalda. Será todo un descubrimiento que desde luego patentaríamos.

Qué más da, y tal y como dice nuestro filósofo de cabecera, Torrente, en Torrente II: Si ahora la ropa interior parece un bañador. Pues eso.

Nos gustan las estaciones, pero las cuatro, no sólo dos o tres.

La transición del invierno a la primavera debe ser no repentina y voluble, como el estado de ánimo de una mujer. Y así, las transiciones de la primavera al verano, y del verano al invierno: todo fluido, sin sobresaltos, sin sustos, sin enfados.

De la misma manera que adoramos las primaveras lluvias y brisas del otoño después de un agotador y lujurioso (o nada lujurioso, depende) verano, saludamos con una sonrisa las primeras heladas y nieves (ay, nuestra futura agua) del invierno.

Primero es una señora joven, la primavera. Luego, una señora adulta y casada, regañona, el verano. Más tarde, una señora madura, dulce y sabia en su experiencia, el otoño. Y acaba como una señora mayor, vieja, pero viva de recuerdos y vivencias, el invierno.

Que no nos roben más  la primavera, por favor. 

  1. en respuesta a Boswell
    #13
    23/04/11 02:05

    Nunca te he considerado vanidoso.
    No sirve de nada. Esa palabra la asócio directamente con Rembrandt. Lamentaba la vanidad de las personas.
    Te he visto siempre muy natural, abierto. Y cuando hablabas de las cajeras de Mercadona, ja ja ja
    Hará unos tres meses una amiga de internet me preguntaba partiéndose de risa sobre las cajeras. Ya ni me acordaba, se lo dije por agosto. Enseguida me acordé de tí. Ja ja
    Y es de lo que se trata de hacer sonreír y sonreír.
    Y sobre todo, de escribir libremente. Dejar fluir las palabras.
    Mi fuente de "inspiración" puede ser mas o menos mineralizante. O quizás tenga pocos minerales y sea simplemente diurética. Pero intento ayudar un poco en la micción al decir algo con sentido del humor, que no gracioso.
    Qué descanseu xicons i xicones.
    Enric

  2. en respuesta a Boswell
    #12
    20/04/11 12:40

    Una de las enseñanzas de esta crisis, es que nadie está a salvo.

    Conozco a tanta gente que hace tan sólo dos años vivía en la opulencia, y ahora está luchando tan sólo por sobrevivir.

    Esta crisis se está cargando a la mayoría de las PYMES y autónomos, y de paso, a toda la clase media de este país. Un desastre, pero una cura de humildad para todos.

    "La letra con sangre entra". Pues qué bien.

  3. en respuesta a Elfester
    #11
    20/04/11 12:33

    Me alegro Enric.

    De eso se trata. De intentar entreter y entretenerme.

    Mi columnas no tienen superiores objetivos.

    La época de la vanidad (que nunca ni tampoco tuve muy subida), ha dejado paso a la auténtica humildad.

    Es una de las ventajas de la edad madura. Alguna habría de tener, digo yo.

  4. en respuesta a Manealonso
    #10
    20/04/11 12:23

    Bueno, no te pases, querido amigo. Ja,ja. Tienes "amor de amigo"

    Viniendo de ti es un honor.

    Pongo las columnas, en primer lugar para compartirlas con vosotros.

    Y en segundo lugar, y como tu sabes mejor que nadie, escribir es un ejercicio solitario y sin referencias, más las que tiene uno mismo.

    Y entonces y a veces, uno pierde el sentido de lo que si hace tiene algo de valor, aunque sea mínimo, o es una completa basura. Por eso aprecio vuestros comentarios.

    Y si algo pretendo con mis columnas es soprender. Porque casi todas las que leo son previsibles, no fuerzan ni el idioma ni los temas. Echo de menos al mejor Umbral.

    Seguramente, a veces me paso y ofendo y provoco e irrito demasiado, sea porque escribo opiniones sin razonar (que da pereza), sea porque utilizo un lenguaje demasiado procaz (de ahí la columna sobre la procacidad y la escritura, para justificarla) y hasta escatológicas.

    Por cierto: has leído a Andrés Trapiello? Qué te parece? Y has leído sus "Las armas y las letras", libro por lo visto de culto?

    Una abrazo, querido amigo.

  5. #9
    20/04/11 03:04

    Es casi imposible decir mas sandeces...
    ¡ Qué dius!.
    Me haces partir de risa.
    Ya te escribiré porqué voy a cumplir con mi parienta la almohada. Es lo único femenino que tengo en mi cama. Bueno... Y las sábanas de seda...La colcha fina...Ya me estoy excitando. Esta noche tendré una orgía sin duda...

  6. #8
    20/04/11 02:42

    Sorprendente, Boswell. Y ya es difícil que un escrito me sorprenda.
    Eres un genio.

  7. en respuesta a Maroci
    #7
    19/04/11 02:56

    Hola Maroci:

    Gracias por el enlace. No conocía esta canción del gran Sabina, un verdadero poeta y juglar, además de un cachondo mental.

    Me encantaría correrme un juerga con él. Sólo una, porque he oído que es terrible, y seguir su ritmo, imposible.. Ja, ja.

  8. en respuesta a 5.....s
    #6
    19/04/11 02:54

    Gracias amigo.

    La música barroca es de mis favoritas, sobre todo Bach. Y Mozart, inclasificable. La música romántica me altera demasiado, salvo Chopin interpretado por el gran Maurizio Pollini, que tiene bonito hasta el nombre.

  9. en respuesta a Maois
    #5
    19/04/11 02:51

    Maoist:

    Ja, ja. Un día me van a pegar por la calle. Menos mal que esto es más o menos anónimo.

    Los que del blog me conocen personalmente, saben que en verdad no soy tan capullo.

    Barcelona, maravillosa ciudad. Hace demasiado tiempo que no voy.

  10. #4
    18/04/11 23:59
  11. #3
    18/04/11 23:24
  12. #2
    18/04/11 22:12

    Boswell eres un asqueroso machista y un sandozo, ja ja

    Cuando era joven y vivía en Barcelona el color de la "ciudad", sus tonos y sus curvas cambiaban definitivamente y destapaba sus encantos tras haber tomado el sol esta semana de vacaciones.

  13. #1
    18/04/11 16:36

    Es casi imposible decir más sandeces en una columna. Me encanta decir sandeces, seguramente porque en la vida real no puedo decirlas, y sí en la vida fingida y virtual.

    Cada día detesto más "lo políticamente correcto", concepto que no pertenece a nuestra cultura mediterránea, sino a la anglosajona/calvinista, mi única objeción a USA además de que permitan llevar armas a cualquiera.

    La escritura como liberación, como explosión, como un exorcismo pagano de los demonios interiores y exteriores.

    Quien no tiene demonios? Quien no convive con ellos?

    Si no tenéis demonios, pues no me resultáis interesantes, me aburíis (se escribe así?).

    Nada hay peor que el aburrimiento o el hombre aburrido. Desprecia e ignora el don de la vida que le ha sido regalado.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar