La excelencia y la excedencia de los torpes

143
Este contenido tiene más de 10 años

LA EXCELENCIA Y LA EXCEDENCIA DE LOS TORPES

07-04-11

Hay políticos torpes e incompetentes, como ZP. Hay políticos malos y malvados, como Rubalcaba. Hay políticas horteras y zafias (debe ser la vulgar genética. En la genética, menos mal, todavía hay clases), como Leire Pajín, la de Horcher. Hay políticas pardillas, charnegas (uy, perdón) y arribistas, como Carme Chacón.

Y hay políticas estiradas y estreñidas, como Cospedal. Y hay políticos falsos y en exceso ambiciosos, como Gallardón. Y hay políticos cobardes, acaso el peor pecado de todos, como Rajoy.

Menos mal que nos queda la Espe, la lideresa, y a pesar de sus errores, como su odiosa y mandona intervención en el nombramiento del presidente de Caja Madrid.

Espe: la cagaste, Burt Lancaster, con Caja Madrid.

Tampoco es que hoy queramos hacer una hagiografía de la llamada lideresa. No.

Sólo hacemos eso con nuestro no difunto padre (es polvo enamorado de estrellas. Simplemente, ha cambiado de estado y de aspecto físico. Ahora reside tan contento en una estrella. Encima no tiene que pagar el recibo de la comunidad. Lo malo es que no sabemos qué estrella, y dónde mirar).

Con sus errores, lo que nos gusta de la Espe (y eso que hace años era para nosotros una irresistible fobia. Cómo cambia uno. Nosotros es que somos dúctiles, adjetivo precioso), es su valentía, su apuesta por el riesgo, y aunque se equivoque.

El mundo es de los valientes, dijo alguien.

Bueno y a lo mejor, no lo dijo nadie, y nos lo acabamos de inventar. Pero queda como aparente.

Ahora la Espe propone que en la CA de Madrid, donde ya un tercio de los colegios públicos son 100% bilingües español/inglés (Hala, que las provincias tomen nota), se constituyan centros escolares especiales donde estudien el Bachillerato sólo aquellos estudiantes que tengan una media de 8.

El argumento es premiar la llamada excelencia, y procurar que los mejores estudiantes puedan desarrollar mejor todas sus capacidades.

Reconocemos que, como casi en la vida (menos cuando miramos las buenas tetas y el redondo culo de ciertas mujeres latinoamericanas), no tenemos todavía una opinión formada sobre tan importante y trascendente asunto.

Por un lado, la idea de la lideresa (y su preciosa Consejera de Educación, Lucía no sé qué), nos parece bien: meritocracia: aquél que trabaja/estudia más, obtiene una recompensa y un mejor medio para el desarrollo de sus capacidades.

Por otro lado, dudamos de la justicia y conveniencia de esta propuesta.

Tenemos un hijo de 16 años con el síndrome del TDAH (Trastorno del Déficit de Atención con o sin Hiperactividad).

Algunos rancios docentes no creen en el trastorno. Dicen que es una trola y una excusa. Claro, ellos saben más que neurólogos, psiquiatras y psicólogos. Por supuesto. No te jode.

Nuestro hijo está medicado todos los días con Concerta 54 mg. Una pasada, ya que y por lo visto, tiene algo de anfetaminas (qué miedo, leches). Vale una pasta la medicina (EUR 100, treinta pastillas. Es la única vez que vamos a la Seguridad Social. Por la receta, claro)

El TDAH es un síndrome hace poco diagnosticado y asociado al fracaso escolar, y aceptado finalmente por profesores y demás cuerpo docente (o adocenado, depende), que eran muy escépticos.

El TDAH no supone ninguna minusvalía intelectual. En un 80% se debe a la herencia genética. Y al contrario y como nuestro muy querido hijo, suelen ser niños (es más frecuente en varones, no se sabe por qué) muy inteligentes y que rozan la genialidad.

Lideresa, coño: está usted segura de esa propuesta?

No pueden esos niños o jóvenes aventajados influir muy positivamente en la media de la clase?

Espe: nuestro hijo roza la genialidad (de hecho es casi un genio con un CI intelectual pasmoso, y mira que nosotros no creemos mucho en éstas pruebas) y no ha repetido curso.

Debemos segregar a los mejores?

Sinceramente no lo sé.

Para mí todos son hermanos e hijos, más o menos dotados.

Uno quiere a su hijo (o un amigo) sin tener en cuenta sus posibles talentos.

El mejor y más brillante talento es ser buena persona.

Muchas personas ni saben  lo que es. 

  1. en respuesta a Elfester
    -
    #143
    01/05/11 02:05

    Evidentemente os deseo buenas noches.
    Que conste que ni soy tartaja, ni he comido allioli, ni bebido, pero de pronto veo doble.
    Que demà tingau un bon dia. Ja ja

  2. en respuesta a Manealonso
    -
    #142
    01/05/11 01:56

    Bona nit Mane.
    Lo describes perfectamente al decir de acertar en las decisiones. Es todo un tira y afloja, que no está en los libros, sino en nuestro interior. Algunas veces acertamos y otras no.
    Los chavales no son para nada tontos y nos superan con creces en determinadas cosas. Ellos notan quien se limita a enseñar, y quien a algo mas. Lo importante es intentarlo. Y lo agradecen, claro que sí.
    Quema mucho la enseñanza. La vida también nos la gasta...
    Vaya... Algunas letras de mi ordenador han cambiado de lugar, y otras ni aparecen.
    Estoy aquí sin salir, con fiebre. El pié hinchado. Me pasa cada año con el cambio de tiempo...Me había recuperado de la ciática hace pocos días. Y pensaba pasármelo pipa este domingo con una buena amiga.
    Enfín. Pensar en positivo, no hace falta hacer meditación trascendental, ni vestirme una túnica naranja, calvo ya estoy...Ni recitar mantras... Pero si que la salud nos da un toque de alerta, peor que un toque de trompeta en una diana...
    Qué tingau salut amics.
    Bona nit.
    Enric
    Bona nit.
    Enric

  3. en respuesta a germinio
    -
    #141
    23/04/11 14:47

    germinio, no es el sistema de la sanidad el que hace aguas solo, te puedo decir que en empleo se deben tres presupuestos, y no es que no sea sostenible porque sea mas o menos caro, es insostenible porque así se ha querido que sea... ( por unos y por otros)...Un saludo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar