La vida a 110 Km por hora

3

LA VIDA A 110 KM POR HORA

05-03-11

 

Una vez más, una nueva cortina de humo.

El cobarde, el incompetente, el nefasto, huye de la realidad que le asedia expulsando la tinta negra de su mediocre espíritu, como esos calamares con su tinta, que está tan ricos.

Las últimas ocurrencias de este gobierno que padecemos son varias y absurdas, pero vamos a centrarnos en la limitación de la velocidad en autovía a 110 Km por hora, en lugar de la histórica 120 Km por hora. Manda güevos, lo que hay que aguantar.

Hemos leído que Portugal, y por supuesto USA, tienen más del doble de reservas estratégicas de petróleo que España.

A raíz de los sucesos en Libia, ahora vienen las prisas. Y quién es el inepto que debe controlar y aprovisionar  las reservas de petróleo del Reino de España? A la puta calle, le mandaríamos nosotros.

La citada limitación no sólo no contribuirá al ahorro de energía, sino a producir más gastos, ergo más déficit, y hasta causar más accidentes, por cuanto al final uno va a estar más pendiente del velocímetro que de lo que tiene delante, en la carretera.

Además de ser una medida aviesamente recaudadora. En un lapsus, la DGT reconoció que su primer objetivo no es la tan cacareada (y falsa) seguridad vial.

Y así, en una rueda de prensa, su Director General, Pere no sé qué leches, y a la pregunta de por qué no ponían radares en carreteras secundarias con una alto índice de siniestralidad, contestó el tal pollo tan contento: Porque esos radares no son rentables. (No lo inventamos: está en las hemerotecas)

Manda narices, napias y hasta pies, orejas o lo que sea.

O sea: que es más importante la rentabilidad de un costoso radar que la seguridad vial de los españoles. En qué quedamos Pere no sé qué leches? Qué es más importante: la vida de un ciudadano o lo que recauda un radar?

Una prueba más de que este gobierno no gobierna en busca del bienestar y seguridad del ciudadano, sino que gobierna con dos fines: saquearle  una vez más , que sin mala intención se despista conduciendo, y así paliar a base de multas el gigantesco déficit que su mala administración ha generado; y crear polémicas estériles entre la opinión pública para que olvidemos los cinco millones de parados y la miseria que muchos españoles ahora padecen. Una maniobra de diversión/distracción más.

Además, ese límite de velocidad de 110 Km por hora, contiene un efecto todavía más perverso: su incumplimiento no conlleva pérdida de puntos, sólo sanción económica.

Por tanto, los muy ricos, con sus coches de gasolina V8, V10, V12, se les va a pelar si les ponen multas. Las pagan y ya está. Esto es lo que se llama equidad social y cumplir con el principio de la progresividad fiscal en tributos, tasas y sanciones como las multas.

Miguel Sebastián fue el genio que se propuso que todos los españoles deberíamos utilizar bombillas de bajo consumo, cuando la mayoría de los españoles ya las utilizamos hace mucho años. Ni Dios fue a recoger su bombilla a Correos, que era el encargado de distribuirlas.

Se imaginan ustedes los costes logísticos que supuso esa idea?

Además de que se duda de su identidad sexual (el hombre no lo tiene claro, y parece que le gusta la carne y el pescado. Que conste que nosotros comemos de todo: carne, pescado, verduras, legumbres y frutas. No queremos insinuar nada), Sebastián vulneró, durante la campaña electoral de la elecciones municipales del 2007 y en un debate televisado con Gallardón el Faraón, todas las leyes del código no escrito que rige, a la francesa, nuestra democracia: nunca se ha de utilizar la vida privada de un político en su contra, al contrario que los anglosajones (USA y GB).

Y así, en pleno debate, el tal Sebastián, el de las bombillas y ahora los neumáticos de bajo consumo, enseñó a Gallardón una foto de una supuesta amante. Nunca antes en democracia había ocurrido esto, y hasta toda la prensa, da igual su signo, tiene suscrito un acuerdo no escrito por el que jamás revelarán aspectos de la vida privada de un político, tal y como hace el modelo francés.

Pero qué cruz!. Qué hemos hecho para merecer esto?

Cuál será la próxima: los polvos semanales a los que cada ciudadano tiene derecho y así ahorrar energía? Seguramente. 

  1. #3
    07/03/11 01:27

    El cotxe...
    El sábado fuimos mi hijo y yo a València de compras. Años...
    De cuando en cuando leías arriba de la carretera, lo de 110. Lo de colaborar.
    Voy siempre a 110-120. Por eso no me compro un coche de carreras... ja ja Es todo tan contradictorio...
    Soy un buen ciudadano. Le decía que no me gusta correr, es cierto, pero por seguridad y mas con mi hijo...
    Cuando en un despiste, que iba a la meteórica velocidad de 120... Me adelantaban que no veas. Mi coche va sobrado.
    ¿ Están pirados? pensé en un momento de lúcidez. Cómo osan los muy bellacos. Si frenan o mueven un poco el volante se salen de la carretera con esos cochecillos...Es que tengo un deportivo,ja ja claro, hay clase y clases...
    No se. Creía ser surrealista, pero algunos conductores me pueden...
    Radares, no sigas, que me parto...
    Algunos despistados van tan rápido que cuando van a frenar, se pasan cuatro pueblos...
    A 160 seguro... ¿ Pero quienes se creen?...Pagan...
    No se. Pero me sorprende que me pasen algunos cagando leches...Yo creo que deberían llamar a la policia montada de no se donde. Lo preguntaré en la cafetería de la esquina.
    Qué descanseu. bona nit

  2. en respuesta a germinio
    -
    #2
    07/03/11 00:08

    Ja, ja. Eres incorregible, querido Germinio.

    Molan mis columnas. Ja, ja.

  3. #1
    06/03/11 21:50

    Estos radares son una mierda y, ademas, pocos.... como la comida de la carcel.....
    Y si, esto tiene su dosis de cortina de humo, sobre todo, gracias al eco de columnas como esta....

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar