El flemón

4

EL FLEMÓN

16-02-11

 

Pues no va y empezamos esta semana con un flemón. Manda güevos.

Hablamos de un flemón en una  muela, que no en nuestros genitales, que conste. Nuestros genitales, que sepamos, no se fleman ya,  ni se inflaman, si acaso son flemáticos como los ingleses, que sólo sirven para emborracharse y hacer excelentes y casi eternos zapatos cerrados y con cordones, a lo Church`s.

Ahí es nada: quinientas libras esterlíneas, que no vulgares y más pobres euros. Los euros son como más del Sur de Europa, y a pesar de los alemanes. Eso les pasa por ir tanto a Mallorca. Se les pega todo lo malo del Sur de Europa, pero desde luego son más infelices y más estreñidos, los alemanes, no los españoles.

Nosotros odiamos el dolor. Preferimos el placer.

Nuestro umbral del dolor debe ser de los más bajos del mundo, creemos.

Nosotros hemos sido sargentos de la noble Infantería (mucha leche  de los pijos de la Marina y de la Aviación, pero hasta que la Infantería no ocupa los territorios, las guerras no se  han terminado de ganar. Hay que  poner en el territorio enemigo una bandera propia, y si no se tiene a mano una bandera, al menos una bosta, una cagada, una caca. Cuando un soldado ya ha cagado en territorio enemigo, significa que lo ha conquistado. No te digo. La caca, en determinadas circunstancias, puede ser definitiva y hasta solemne: es conquistadora).

Y así, imaginamos de una forma muy calenturienta y absurda y en una batalla imaginada, que el enemigo nos hace prisioneros. Rayos, qué torpes somos, nos hemos dejado apresar.

Convención de Ginebra o como se llame: diríamos nuestro nombre y rango y nada más. Pero es verdad (y aquí nos lamentamos de nosotros mismos) que a la primera amenaza de torturas por parte de nuestros muy hijodeputas captores, confesaríamos toda la supuesta información que desearan. Vamos, como si es necesario convertirse en desertores y delatores. Total, qué más da, una bandera u otra, si todas nos dan igual.

Ya hace tiempo que decidimos que ser héroes, y sufrir por ello, suena como muy aburrido. Y encima debe doler.

Un dolor de muelas es de las peores cosas que le pueden ocurrir a un hombre. Decimos hombre, porque no sabemos si las mujeres tienen muelas o no. Nunca se las hemos visto. Menos mal. Nuestro muy poco romanticismo, se acabaría viendo las muelas de nuestras amadas. Preferimos verles otras cosas.

El lunes pasado, día no tan malo, porque el peor momento de la semana es el domingo por la tarde, lo pasamos normal, bien.

Pero en comiendo el lunes, empezamos a notar una muela. Malo cuando te duele algo, porque significa que algo no va bien.

Ay el martes por la mañana! Ni podíamos desayunar. Ni fuerza en las manos teníamos para hacernos el zumo de naranja.

De repente, nos sentimos los hombres más desgraciados del mundo. Cumplimos con nuestras obligaciones muy tempraneras de chófer profesional para la universidad y colegio de nuestra hija e hijo.

Pero luego decidimos que no podíamos trabajar. Cancelamos todo. Ni siquiera nos duchamos, para desconsuelo de nuestras muchas admiradoras (y adictas) de nuestro olor corporal, que en ese momento no estaban presentes. Ellas se lo perdieron.

Arrastrándonos, casi llorando por nuestra desgracia y dolor, fuimos dando tumbos hasta la consulta de un dentista cercano y amigo.

Manuel, por favor, danos algo. Nosotros pensábamos en morfina o algo así, como en las películas de guerra, pero nos recetó un antibiótico (Augmentine, qué pena que no se pueda mezclar con la ginebra. La ginebra como que alivia algo. Y Paracetamol 1 g e Ibuprofeno 600 mg).

La leche este coctel de medicinas. Mano de santo.

Hoy nos sentimos mucho mejor. Ya no nos duele la muela y podemos comer con normalidad. Hasta podemos beber con pluralidad, nuestros gin tonics de Seagram`s. Eso de que los antibióticos y el alcohol no se pueden tomar a la vez, es una gran trola de un médico abstemio y calvinista.

El flemón, o cuando un hombre se da cuenta que es un cobarde y que no sirve para casi nada. 

  1. en respuesta a Boswell
    #4
    18/02/11 00:14

    ¿Mano de santo? Jajajaja. Ya lo puedes decir. Antibiótico + analgésico + antiinflamatorio... Si es que los dentistas son la leche. A la hora de recetar no tienen freno. Apuesto que el Augmentine que te dio fue el de un gramo. Como si lo viera.

    Buenas noches. Jodido el flemón. No se lo deseo a mi peor enemigo. Espero que estés mejor. Y que salves la muela.

    Buena versión del 'Ouva de reinbou', la prefiero a las que hacen las tías. Suelen ser más empalagosas. Y bueno el James Brown de aquí el amigo que me precede. El que ha quedado un poco desfasado es el pobre de Chris y sus Christmas. Gran tipo. Pasó un cáncer que casi no lo cuenta. Seguro que recordáis su vídeo filmado 'On the beach' de Formentera: la imagen del faro de la Mola es inconfundible.

    Te dejo otro de Ray. De una buena peli de los sesenta.

    http://www.youtube.com/watch?v=y7FM6WY40CE

    Saludos.

  2. en respuesta a Boswell
    #3
    17/02/11 13:22

    Joder Boswell, buena la columna y buenísima versión del “Somewhere Over The Rainbow” que nos pones y no conocía. Me ha encantado hasta la fotografía del video. Gracias.

    Pues como bien dices, mejor que escribamos sobre otras cosas porque si escribimos sobre la corrupción, en el sentido generalizado de la palabra, me viene a la cabeza eso de: "los otros". Pero no la película no, me refiero a que siempre son "los otros" quienes cometen fraude, evaden impuestos, cobran un salario sin ir a trabajar, sacan tajada de tratos con los gobiernos y hasta con los mismos ciudadanos, etc. Y claro, personalmente llego a la conclusión que hoy la categoría del corrupto es el "nosotros", aunque nadie quiera admitirlo. Supongo que será porque estamos tan inmersos en esta nueva cultura del desinterés por la ética, donde el "todo vale" es la ley y la regla de vida.

    Seguramente porque todos estamos inmersos en una red, en una bola de nieve que nos envuelve que nos está corrompiendo cada vez más pienso que de nada sirve que unos cuantos pensemos que nuestro progreso pasa por dejar de considerar al dinero como la principal motivación, como tampoco servirán los esfuerzos, las modernas técnicas y las reivindicaciones en conciliar vida laboral y domestica, mientras la obligación de producir sea mayor que la necesidad de “crear”.
    Sé que hoy en día no está bien visto el hecho de querer retomar una moral "antigua", porque no olvidemos que hoy "lo viejo" (no nuestro amigo viejo que es muy grande) es inservible y peligroso, pero de todos modos voy a excavar con mi paleta en lo que llamo “mis retazos”.

    Y me pregunto por qué antes cuando uno era niño, los mayores dejaban abierta la puerta de su casa a todas horas, su vehículo con las llaves puestas, las ventanas no tenían rejas y uno jugaba con los niños y en la calle hasta altas horas de la noche. ¿Qué nos pasó? ¿Acaso a nadie le causa nostalgia aquellos viejos tiempos? ¿No era una mejor vida, más tranquila? Lo peor de todo, lo desesperante no es el recuerdo, sino que tal vivencia no va a poder ser vivida, nunca más. ¿Por qué?
    Pues porque la distancia que nos separa de aquellos tiempos no son los años, sino los valores que la sociedad portaba y defendía. La brecha entre aquél pasado y este presente viene dada por lo que Nietzsche llamaría: " una transvaloración de los valores". Hubo un giro, o varios, un cambio de tal envergadura que es prácticamente imposible retomar aquello que antes se consideraba "lo bueno".

    Bueno, pido perdón por el tostón y os dejo con el nº1: James Brown y su: “ I feel good”

    http://www.youtube.com/watch?v=XgDrJ5Z2rKw

    ¿Bailamos?

  3. #2
    16/02/11 23:34

    A propos del vídeo, Mathis es bueno, pero Ray le deja en "ropa interior".

    Uf, qué talento, que voz.

  4. #1
    16/02/11 23:30

    Ja,ja. El flemón. Ahora me descojono, pero ayer me sentía miserable. La pera esas medicinas. Un milagro.

    Escribamos pues sobre otras cosas. La política es muy aburrida y previsible.

    Se me da mejor lo costumbrista: la observación de lo diario, de lo cotidiano, de lo consuetudinario: lo que al final todos compartimos, seamos quines seamos, aunque hay bastante capullo ahí fuera. Ja, ja. Yo no tengo la culpa.

    Borodin:

    Me pusiste en su día una versión de "Somewhere over the rainbow" y no te di las gracias.

    Te contesto con otra de muy admirado Ray (rei) Charles:

    www.youtube.com/watch?v=GSXo-tmVpW8

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar