La asamblea de las estrellas

16

La Asamblea de las estrellas

 

Madre de Vida, la primera estrella entre todas, aquella nacida primera en una inconcebible fracción de tiempo después de la gran explosión, origen de nuestro Universo, todavía viva con su combustible nuclear intacto, casi virgen aún, la más anciana de todas, pero también la más joven, dirigió su sabia mirada desde su espacio ilimitado al planeta tierra, al observar con asombro el nacimiento de Clara.

Como descendidos de ellas, los seres humanos, puro polvo de madres estrellas, enamorado o no, ya olvidados e ingratos, nos olvidamos de ellas.

Así, Madre de Vida, sabia, infinita, poderosa y dulce, matriarca y origen de todo, alumbró ella misma con su luz tan distante la frente, rosa y mortal, de Clara. Sí, tan distante, tan poderosa, todo el Universo descendida de ella, pero lloró lágrimas de sol, cuando Clara,  recibió por primera vez la caricia cálida de su luz. Hasta la luz, su obediente mensajera, se salpicó, nerviosa e incrédula, agobiada por el contacto de tanta dulzura y amor.

Madre de vida congregó a todas las estrellas, en su primera Asamblea de todos los tiempos. Y les habló:

- Hermanas, hijas estrellas. Os he llamado para daros una noticia única: desde que yo nací, durante toda la historia infinita de lo que vemos, nunca había asistido al nacimiento de un espíritu más luminoso que todos los nuestros juntos. Clara, Clara se llama. Hija nuestra, ha nacido en el planeta Tierra, y ya su luz recorre todo el Universo, asombrándole y enmudeciéndole. La mejor de todas nosotras, bella a pesar de las tinieblas, clara a pesar de nosotras, todas estrellas, Clara ha venido a iluminarnos, nosotras, que todo lo iluminamos. Hija nuestra, será nuestra hermana. Enviémosle nuestra mejor luz. Cuidémosla, para que viva feliz y sana, e ilumine todos los rincones del Universo a los que nosotras no llegamos. Ella sola, tan pequeña y tan humana y tan hermana, alumbrará con una nueva luz todos los mundos tenebrosos y vacíos de vida de nuestro Universo. Es la más pequeña y la más joven, pero nuestra hermana y nuestra hija más querida. Clara, vive, que nuestra luz te guie y te inspire, hasta que de nuevo vuelvas a nuestro lado, ya entonces para siempre.

Todas las estrellas escucharon, y con una única mirada y una única luz, se orientaron hacia la Tierra, para así celebrar y saludar a Clara. Ya nunca Clara estaría sola. Nunca. 

  1. en respuesta a desvelada
    -
    #16
    09/10/10 22:57

    Hola querida Desvelada.

    Espero que tu herida vaya mejor. Las mujeres sois fuertes. No como los hombres, que somos débiles y miedosos. Yo veo sangre, incluso la mía, y me mareo.

    Gracias por tus palabras. Cada día escribes mejor. Siempre escribiste bien, pero la práctica mejora. Esto es como los abdominales, al menos en lo hombres.

    Clara no tiene "extraños priveligios" (qué bien escrito, Desvelada).

    Clara es todos nosotros. Aquí no hago distinciones de género: si es hombre o mujer. No.

    Clara no existe. Y contestando a mi muy querido Germinio no es el nombre de mi hija. Jamás lo pondría en internet, que en el fondo es un patio de cotillas/cotillos.

    Arrapiezo, al que debo una respuesta, me dejó "inquietado" con esos de recuparar columnas mías de más de hace un año.

    Clara es un ideal, que representa lo mejor del espíritu humano. Por eso las estrellas se asombran con su nacimiento.

    La tengo que "matar" para que su hermano pequeño, Javier, sufra y se sobreponga. Clara es fuerte y Javier débil.

    Con la muerte de Clara, no me inspiré en la muerte del hijo de Paco Umbral. Eso debe ser insoportable. Hace bien Nuriawoman en no querer tener hijos. Así no está expuesta al azar (y horror) de perder un hijo.

    El personaje de Clara me lo inspiró un novelista peruano, quizás no tan conocido como Vargas Llosa, pero que también merece el Nobel. "Un mundo para Julius", de Alfredo Bryce Echenique, que un día te recomendé.

    Si lo leíste, entonces ya sabes mucho de Clara. Y también sabrías mucho de mí.

    Besos y bona nit, querida amiga. Cuídate la herida. La cuidaría por ti.

  2. #15
    09/10/10 03:20

    Boswell, siento contestarte tan tarde. Después de unos cuantos días acomodada en la trinchera, me preguntas algo y no he podido hacerlo hasta ahora. Tenemos bastante más trabajo, hoy una avería eléctrica, y encima voy al médico esta tarde para que me revisara una herida, y he salido 2 horas después con una escabechina, antibiótico, antitetánica, curas diarias y el puente sin poderme mojar (el agua del mar ya no cura, infecta). Por suerte no se me han querido quedar.

    A lo que iba: ya debes ser consciente de que mi opinión no es imparcial. Me gusta mucho cómo escribes y no es ningún secreto. Pero al empezar a leer el fragmento, no sabía de qué se trataba, si un pequeño cuento, un poema en prosa o, como has escrito después tú, un capítulo de tu novela. He empezado la primera línea a mi velocidad habitual, y he tenido que volver a leerlo más despacio para disfrutarlo. Me ha gustado, pero me ha pesado el quedarme intrigada sobre quién era Clara y por qué esos extraños privilegios.

    Después, como ha comentado Núria, el otro fragmento que bien podría ser real, me ha situado en el momento y me he sumergido sin preguntas ni resistencias: como fuera una observadora que hubiera asistido a ese parto en el hospital y quisiera seguir con la historia posterior.

    De verdad que me da un corte tremendo contestarte a esto, pues no soy ni muy leída, ni buena lectora. Espero no haber dicho muchas barbaridades. Al menos me ha servido para desincrustar el teclado.

    Saludos y besos a todos.

  3. en respuesta a 3...s
    -
    #14
    07/10/10 23:47

    Ja, ja, querido amigo.

    Como se me crucen los cables, a lo mejor te voy a ver a Aracena.

  4. en respuesta a germinio
    -
    #13
    07/10/10 23:46

    Gracias amigo.

    No, no me inspiré en mi hija. Pero sí cuando relato el nacimiento de Clara.

    Ahora voy a poner otro cachito de mi novela, cuando Clara nace.

    También voy a reponer un columna de Paco Umbral, que ya habéis leído. Esta columna resume mis ideales estéticos. Uno se cansa de ser siempre un cínico: un Todolosabe, un Todoloví.

    El nombre de Clara proviene de un soneto de Góngora:

    "Aún a pesar de las tinieblas, bella
    Aún a pesar de las estrellas, clara"

    Daría mi polla por ser capaz de escribir así.

    No es casualidad que haya pedido la opinión de Desvelada y de Nuria. Cuando escribo, y aunque sólo sea una simple columna, tengo la sensación de que sólo escribo para todas mujeres del mundo. La mujer, cualquiera, es la mejor lectora psoible.

    Y la opinión del noble navarro Arrapiezo me interesa porque sé que también le gusta escribir.

  5. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #12
    07/10/10 23:27

    Clara no es perfecta. Hago algo mucho peor: "la mato" de leucemia con nueve años, justo antes de su primera comunión.

    El verdadero protagonista de la novela es su hermano dos años más pequeño, Javier (nombre de pila en honor a mi tío, al que quise como a un segundo padre).

    A los seis meses de morir Clara, muere Idoya, la madre mil veces vasca (como mi tío) de ambos. Muere de pena y de inanición.

    Y las dos mujeres dejan sólo en la vida a Javier. Por qué estas truculencias?

    Porque Javier tiene que sufrir, y aún así ser el más bello espíritu humano que he conocido.

    La vida maltrata a Javier (que por supuesto es muy guapo y rico de familia. Pero el dinero no lo es todo).

    Y Javier bien trata a la vida. Es un adorable ser humano, a pesar de dolor de haber perdido a su hermana y a su madre, por las que llora todas las noches al mirar las estrellas.

    Polvo, más siempre polvo enamorado. Clara e Idoya habitan en las estrellas, y Javier lo sabe.

    P.D. Es una putada "matar" a Clara. Lo sé. Pero es que si no, no tengo novela.

  6. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #11
    07/10/10 23:12

    Pues me encanta dejarte sin palabras, querida Nuria.

    La buena literatura trata de eso: dejar sin palabras al lector/lectora.

    La perfección estética, el estilo, es un legítimo objetivo para todo aquel que quiere escribir. Pero la estética sin emoción, no es nada. Es como un hombre muy guapo (o mujer) pero que no te emociona.

    Te pongo dos ejemplos: Faulkner y Juan Benet, dos escritores que admiro mucho, pero que no me emocionan. En una sola columna de Paco Umbral (de las “líricas”), hay más emoción que en toda la maravillosa, perfecta e imposible sintaxis de Juan Benet.

    P.D. Querida: jamás la cagarás, al menos conmigo. Aéreos besos a una que tiene que soportar todos los días a los calvinistas del Mayflower.

  7. en respuesta a herrador
    -
    #10
    07/10/10 23:02

    Coño qué alegría. No lo sabía. Es de mi favoritos, al mismo nivel que tu admirado García Márquez.

    Además de novelista, Vargas Llosa es uno de los mejores críticos literarios que he leído. Antológicos sus ensayos sobre Víctor Hugo y Gabriel García Márquez.

    Fueron íntimos amigos, y luego se pelearon. Dice la leyenda que fue porque García Márquez se acostó con la primera mujer de Mario Vargas llosa. No me extraña. Siempre me he imaginado a Márquez como un colombiano de sangre caliente.

    Por eso va tanto Cuba. Márquéz no es comunista. Su ideología es una simple excusa para follarse un montón de cubanas. No las conozco.

    Habrá que conocer una dulce cubana antes de morir. Si hace falta, me hago comunista.

  8. en respuesta a herrador
    -
    #9
    07/10/10 22:51

    Por cierto: mola tu nueva foto, tu nuevo avatar o como se diga.

    No sabía lo que era un avatar. Se lo tuve que preguntar a mi hijo, que lo sabe casi todo.

  9. en respuesta a herrador
    -
    #8
    07/10/10 22:50

    Ja,ja, querido Herrador.

  10. #7
    07/10/10 21:09

    boswelll querido no escuches a estos envidiosillos...je je mi pecado es la soberbia ...hoy tengo un puto dia soberbio ... después de escuchar ayer al suavon esquilmador de hombres y esquilador de borregos ....en fin a lo que voy que estos dos no te han escuchado.... o leído....

    besitos a todos y a todas...

    y por supuesto creo en clara ....solo me queda creer en algo al menos en el
    estos dias...

  11. #6
    07/10/10 20:57

    Vale, Boswell,
    Nos pides sin pedir que te demos nuestras opiniones.
    Pues te daré la mía, sin dártela de verdad...

    No sé si es un homenaje a tu hija (no tengo ni idea siquiera de si se llama Clara o si utilizas, también, un pseudónimo para ella)...
    No se ve el contexto de la novela. Si va de Ciencia Ficción y Astronomía, o esto es una descripción de uno de los personajes.

    Pero no hagas perfecta a Clara. No es posible que lo sea. Coincido con Núria.

    A ver Bel la si sale de su escondite...

  12. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #5
    07/10/10 20:26

    No hagas a Clara perfecta por favor...

  13. #4
    07/10/10 20:23

    Me has dejado un poco sin palabras, y no sé bien qué decir para no cagarla.

    Me ha encantado. Es dulce y blanca (no sé si tiene esto mucho sentido pero cuando iba leyendo me venian a la mente imágenes de paisajes muy muy blancos, casi deslumbrantes).

    Joder, yo creí que aquí todos erais economistas, abogados y cosas aburridas por el estilo... resulta que sois escritores también... manda huevos...

    Besitos estelares (los mejores) a todos

    Núria

  14. #3
    07/10/10 17:25

    Como nos informan los trinos del twitter que Argentum nos ha puesto aquí mismo, un español americano acaba de ganar el Nobel de Literatura.

    Por una vez estoy de acuerdo con la Academia Sueca en la elección del premiado o, más bien, conozco y he disfrutado como un loco con la obra del ganador. Porque ha habido años que al elegido no lo conocían ni en el bar de su pueblo ni en la linde de la selva de donde era natural.

    Cualquiera que disfrute con la novela y aún no haya leído Conversación en la catedral debería ir a comprarla esta misma tarde. Porque el mes que viene tendrá otra obra maestra a su disposición, la que nos hablará de un tema que me apasiona y que acaba de recibir la mejor publicidad posible para su lanzamiento: el Esatdo Libre del Congo

  15. en respuesta a Boswell
    -
    #2
    07/10/10 15:38

    Pués te jodes tú, que el primero en opinar voy a ser yo, Hala.

    Había acabado yo de maquetar un pasaje de una novela, una obra maestra, no como lo que escribimos nosotros, je, je, y estaba a punto de ponerlo cuando he visto tu columna de hoy. Así que lo dejaré para otro día.

    Era a proposito de un comentario que puso Feinmann en lo de los residuos, pero 1665 palabras son muchas para un comentario, así que lo iba a poner como post.

    El capítulo de tu novela va del nacimiento, lo que yo he copiado va de la muerte y del saldo de la vida. Ya lo pondré.

    Mientras tanto, que te vayan poniendo sus críticas aquellos a los que se las has pedido.

  16. #1
    07/10/10 15:25

    Esto no es una columna. Tan sólo son 409 palabras. Un corto capítulo de una novela que tengo escrita.

    Para no hablar ni de política ni de sexo, mis temas favoritos cuando he bebido (Ja, ja), someto al escrutinio general esta parte de esa novela por entregas que siempre estoy ecribiendo.

    Es la gran ventaja de las novelas por entregas decimonónicas (antes se publicabann así las novelas de por ejemplo Walter Scott, Balzac o Víctor Hugo: por entregas y bajo suscrpción. Más tarde se publicaban en forma de libro).

    Lo bueno de una novela por entregas (aunque sólo sean entregas para uno mismo) es que uno la puede escribir cuando le salga de las bolas. O sea: que no hay obligación.

    Todas vuestra opiniones me intersan. Pero esta vez, me interesan en especial la opinión de tres personas: Desvelada, Nuriawoman y Arrapiezo.

    El resto os jodéis.

    Ja, ja

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar