¿Pagar más y recibir menos?

La deuda soberana es la principal inquietud presente y futura de analistas e inversores. Desde hace tiempo venimos haciendo alusión a las enormes cargas de deuda que soportan los países desarrollados, los desajustes presupuestarios y déficit varios que junto con las necesidades de financiación crean un entorno de competencia, por captar en los mercados internacionales, sin precedente.

 
En ausencia de una recuperación económica sólida y sostenible, la deuda de los gobiernos continuará subiendo y deteriorando las principales magnitudes crediticias, además restarán fondos que podrían ser productivos y serán utilizados sólo para atender el servicio de esa creciente deuda.
 
Ante semejante situación, el mercado requerirá unos tipos de interés mayores para compensar el inherente aumento del riesgo. Eventualmente, las agencias de rating se verán obligadas a rebajar las calificaciones de deuda, encareciendo así adicionalmente el coste de la deuda. El caso de Grecia sólo ha sido un ejemplo en miniatura de la realidad de la deuda soberana occidental.
 
Hace unos días, la agencia Fitch lanzó un aviso a navegantes, esta vez japoneses, anunciando una posible reducción en sus calificaciones en caso de que Japón prosiga con la brutal expansión del crédito. Recordemos que el porcentaje de deuda sobre PIB de Japón ronda el 200% mientras el de Grecia es del 120%.  
 
Cierto que la disciplina griega y la japonesa no son comparables pero sin embargo, el problema demográfico japonés está dañando y mordisqueando las cuentas públicas como una alimaña y dificultando un regreso a la normalidad y reducción del crédito. La competencia China también es un factor negativo destacable.
 
En Estados Unidos, el Señor Bernanke ha ido un poco más allá esta semana pasada al afirmar ante la Comisión Nacional de Reforma y Responsabilidad Fiscal que "No credible forecast suggests that future rates of growth of the U.S. economy will be sufficient to close these deficits without significant changes to our fiscal policies.". 
 
Para verdaderamente reconducir la desbocada situación crediticia, pronto se hará obligado tomar decisiones “más por menos”. Decisiones duras en materia de política fiscal, más impuestos, y además restrictivas en gasto, menos servicios.  Justo el eslogan inverso al que proponen los principios básicos del marketing, pagar más para recibir menos. Como la política es marketing en estado puro, será interesante observar cómo venden la propuesta.
 
Son medidas de imperiosa necesidad, pero impopulares y debido a las exigencias del calendario electoral, presumiblemente no verán la luz, al menos, hasta pasadas las elecciones del próximo mes de noviembre. 
 
No son las únicas medidas que el mercado de acciones espera con el ceño fruncido, las autoridades tienen que continuar con la retirada de estímulos, subsidios y política monetaria extraordinariamente expansiva, para lo que Obama está colaborando a tal fin con la reciente configuración del consejo de la FED, de forma que sea mayoritariamente ocupada por “palomas”. Además, falta por considerar la reforma financiera,  por cierto, ayer el partido republicano desbloqueó la propuesta y previsiblemente verá la luz próximamente.
 
Mientras los países PIGS sobrellevan a duras penas los envites recientes del mercado, USA se ha estado beneficiando del vuelo a la calidad de los inversores globales que han vendido activos en estos países y aparcado los fondos en deuda americana a corto plazo. La rentabilidad de las notas a dos años ha caído del 1.05 hasta el 0.95% en un sólo día, la mayor caída en 10 meses. 
 
La FED concluyó su programa de expansión cuantitativa el 30 de marzo y desde entonces los tipos hipotecarios han subido y alcanzado máximos de ocho meses, tal como esperaba el mercado y hemos explicado en varias ocasiones. 
 
Las revisiones de hipotecas previstas para este año y el próximo son de enorme cuantía. El sector comercial sigue sufriendo y sin capacidad de pagar sus deudas ni siquiera a tipos bajos. El balance de impagos en CMBS (Commercial Mortgage-backed securities) ascendió otro 6.8% en marzo, hasta alcanzar la mareante cifra de $51.05 billion, según RealPoint LLC.  El balance ha crecido 268% desde hace un año y se ha multiplicado por 23 veces desde los $2.21 billion de marzo de 2.007. 
 
Monthly delinquencies
 
LAS BOLSAS americanas han capeado la segunda mitad de abril con admirable robustez mientras las europeas, ex-Alemania, han temblado acosadas por el miedo deuda. Por tanto, la sobrecompra continúa en los índices USA, la cautela ha aumentado levemente por el asunto europeo pero los ratios PUT / CALL continúan en zona que denota cierta complacencia. 
 
Un par de semanas atrás aludía al inapropiado binomio rentabilidad / riesgo para invertir en el mercado, asignando posibilidad de recuperación limitada, quizá un 3%. Todavía estamos en igual situación y con posibilidad de ascender en ese porcentaje. El movimiento lateral dibujado desde entonces por los índices no ha aportado grandes dosis de información técnica relevante y tampoco ha obligado a modificar el escenario. 
 
Los soportes fuertes del SP500, en la zona 1.180/90 y del Nasdaq 100 en la zona 2.000 han contenido las ligeras ventas de las pasadas sesiones. Son niveles importantes para estar alerta y los siguientes niveles de soporte, en 1.140 y 1.950 respectivamente,  peligrosos.
 
NASDAQ 100. Intradía 60 minutos. Semilog.
 
Nasdaq 100
 

Atentamente,

Sugerencias en [email protected]

Antonio Iruzubieta
CEFA

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar