Aprende a integrar dentro de tus propósitos navideños las finanzas

 
Con pocos días para terminar el año, la mayoría de los ciudadanos de España, pero en general de todo el mundo está deseando terminar el 2020 y empezar a pensar en 2021. Esta situación es constante y se repite todos los años, pero con el tema del Covid19 hace que las ganas sean aun mucho mas grandes.

Es momento por tanto de generar nuevos propósitos y ver el 2021 como la oportunidad real de dar un giro a nuestras vidas y ser aquello que nos ilusiona y luchar con todas nuestras ganas por ello. Le ponemos ilusión a muchas ideas, desde cuidar la dieta, hacer ejercicio, dejar de fumar, viajar, estudiar, dejar a la pareja o encontrar un nuevo amor, cambiar de trabajo o iniciar tu propio proyecto, etc.

Pero aquí es donde me gustaría animarte e ilusionarte con que des un paso mas profundo, mas grande del que nunca antes hayas intentado, y es que pienses en la finanzas personales, en tu patrimonio, en tu dinero, en la economía y abraces con ganas el aprender a gestionar tus ahorros, y del potencial que añadirías a tu vida para conseguir algunas de las metas que tanto deseas.

Dentro ese primer paso es quitarse de la cabeza la idea de que la planificación financiera es para las personas con mucho dinero, para los Amancio Ortega o demás CEO de empresa.

Dentro de cada persona soltera, con pareja, o familia, se puede ir construyendo una estructura que con el tiempo de sus frutos, desde el ahorro a la inversión, desde el poder adquisitivo que se pueda tener, siempre se puede construir.

Lo que determina que se logre en el tiempo los objetivos fijados no es el dinero, es la mentalidad fuerte y férrea de que el ahorro es la base, y que cuanto más se ahorre, más cerca estará la meta, no digo fácil, sino más cerca, porque es en el ahorro donde la gente falla, y da igual si tienes mucho o poco dinero.

Por eso, quitar de la mente que el planificar es para altos patrimonios, dos, que los objetivos sean asequibles, fáciles al principio, no poner cosas que son en este momento imposibles, ya que nos desmotivamos y perderemos el interés por lograrlo.

2021 se puede convertir por tanto, en el proyecto de conseguir la meta financiera más alta que puedas a largo plazo para que puedas tener una jubilación fantástica y sin depender de nadie.

Claras estas ideas y una vez en tu cabeza tienes claras las metas a corto, medio y largo plazo veamos qué herramientas te pueden servir.

El ahorro viene precedido del control del gasto, no de un mayor ingreso. Si ganas más pero también gastas más, el ahorro no se produce. En general es más fácil controlar los gastos que intentar ingresos nuevos. Así que lo primero, ver los gastos y empezar a entenderlos y controlarlos.

Realizaremos un presupuesto, y en él pondremos todos los gastos que tenemos. Y de ahí decidiremos cuales podemos suprimir durante un tiempo, cuáles reducir y aquellos que queremos erradicar para siempre porque no aportan nada.

Para esta labor, controlar la tarjeta de crédito es fundamental, muchas veces la mente no nos deja ver, y pagamos sin darnos cuenta. Ser consciente de ello puede ayudar en este proceso.

Porque hago un inciso, la mentalidad de cambio viene porque sabemos que el beneficio que obtendremos a largo plazo será una recompensa que lo que podemos lograr a corto plazo. Por eso ahorrar no es simplemente lo hago porque debo, tienes que tener claro el propósito que hay detrás para que te sea fácil lograrlo y estés a gusto con este nuevo camino.

Después de tener controlado el gasto, ya podremos saber mejor que ahorro tendremos, porque partiremos de una fuente de ingreso principal. Pero la labor ahora es buscar fuentes alternativas de ingresos, y aquí hay muchas formas, pero antes, hablemos del ingreso principal.

El ingreso principal será el que nos ayude al principio a salir de la situación en la que estamos, por tanto debemos mirar cómo mejorarlo, y puede ser con un cambio a otra empresa haciendo lo mismo, cambiando de puesto de trabajo, o bien ascendiendo donde estemos. 

Para ello puede que tengamos que invertir en educación, y eso es importante porque no es un coste. Pero debemos plantearlo.

Dicho esto, para mejorar los ingresos tenemos las siguientes fuentes:

Invertir en bolsa
invertir en inmuebles: comprar, reformar, alquilar,etc…
Crear o desarrollar un negocio

En la parte de los ingresos no voy a entrar en este momento porque el artículo quedaría muy largo y lo que busco es que reflexiones y te quedes con la idea principal de que en tus propósitos de 2021 puedas incluir las finanzas para crear una estructura de ahorro o inversión y que lo hagas por ti solo, contratando a un asesor financiero independiente o mixto.

Piensa como final, que esto lo haces para cumplir esas metas, en las que puede estar tu jubilación, comprar una casa, la independencia financiera, etc. Pero con etapas cortas, medias y largas.


 
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar