Entrevista en Invertia: Perspectivas 2008


Gonzalo Cantarela, director general de GC Gestión Privada

“El mercado está descontando una caída de los beneficios empresariales en 2008”


Fecha: 4/12/2007 Fuente : Invertia

EL NUEVO LUNES

Aunque muchos inversores piensen que la Bolsa está subiendo, en realidad sólo lo están haciendo unos pocos valores y de gran capitalización. Por tanto, no debemos fijarnos en el Ibex-35 sino en el resto del mercado, que arroja rentabilidades similares a las de años atrás. Esta es la recomendación de Gonzalo Cantarela, director general de GC Gestión Privada, que augura un 2008 complicado. En su opinión, el mercado está descontando una posible caída de beneficios empresariales ya que, si las materias primas siguen subiendo y el crecimiento económico se ralentiza, podríamos ver pérdidas de entre un 8% y un 12% en los mercados bursátiles a lo largo del próximo ejercicio.
Gonzalo Cantarela es licenciado en Económicas y Master en mercados financieros, gestión de tesorería y derivados. Ha desarrollado su carrera profesional en varias sociedades de valores, así como en un banco luxemburgués donde se encargaba de la gestión de grandes patrimonios. Posteriormente, se incorporó a Iberagentes, firma que fue adquirida por el Banco Popular. Tras independizarse, creó su propia sociedad, GC Gestión Privada, cuyo objetivo es llevar el “family office” a patrimonios medianos.


-¿Cuál es su balance del actual año bursátil?

– Está resultando un año realmente complejo para la renta variable y, sobre todo, para la renta fija, debido a la crisis crediticia iniciada este verano. Concretamente, en la bolsa española estamos asistiendo a una descorrelación entre el Ibex-35 y el mercado continuo, ya que el selectivo está en máximos históricos, mientras que en el continuo hay un gran número de cotizaciones que se encuentran a niveles de 2005 o incluso de años anteriores. Muchos inversores pueden tener la sensación de que la bolsa está subiendo cuando, en realidad, sólo están subiendo unos pocos valores. Esta situación, que no es nueva, viene motivada en gran medida por los movimientos corporativos llevados a cabo por empresas como Endesa, Santander y Telefónica. De hecho, si este año quitáramos de nuestro selectivo a Santander y Telefónica, que son más del 40% del índice, a Iberdrola y a Unión Fenosa, las rentabilidades serían negativas en torno a un 8%.
“Si este año quitáramos de nuestro selectivo a Santander y Telefónica, que son más del 40% del índice, a Iberdrola y a Unión Fenosa, las rentabilidades serían negativas en torno a un 8%.”


-¿Y qué peso tienen los beneficios empresariales en esta visión del mercado.

-Con este escenario, no debemos fijarnos en el Ibex-35, excesivamente ponderado por las principales compañías de nuestro mercado, sino en todo lo demás. De este modo podemos llegar a la conclusión de que el mercado está delicado. Por ejemplo, la mayoría de los fondos europeos están en pérdidas desde que iniciaron el año y esto se debe a que, si bien los beneficios en España están aguantando, el mercado tiene miedo de que éstos no vayan a mantenerse en 2008. Existe el temor de que se produzca el efecto que ya estamos viendo en Estados Unidos y Europa, donde se están anunciando revisiones a la baja para este último trimestre y para 2008. A pesar de que por valoraciones las compañías están baratas, se está descontando esa caída de beneficios, lo que hace que los múltiplos aumenten para el año que viene, y esto va a exigir unas valoraciones ligeramente inferiores a las actuales.


– Por tanto, espera un 2008 complicado para los mercados…

– Creo que viene una etapa complicada, sobre todo para la política monetaria. Nos estamos enfrentando a una situación muy compleja que podría derivar en “stagflación”, lo que significa un aumento de la inflación con un estancamiento de la economía. Las políticas monetarias no están preparadas para afrontar una situación en la que confluya una desaceleración de la economía, lo que llevaría a bajar los tipos de interés, y un crecimiento de la inflación, que impediría dicha bajada. Esta puede ser una situación muy complicada para los mercados, pero yo confío en que la desaceleración económica sea lo suficientemente pequeña como para que se pueda subsanar con ligeras bajadas de tipos, sin que eso nos lleve a un aumento descontrolado de la inflación.
-¿Cómo afectará el enarecimiento de las materias primas? -Las materias primas son una variable que está complicando bastante el escenario. Las economías en crecimiento, como Latinoamérica, Europa del Este y Asia, están haciendo que se consuma mucha materia prima y esta subida de las materias primas está haciendo que estos países exporten inflación a occidente. Afortunadamente, la mayoría de las materias primas se pagan en dólares y la fuerte depreciación del dólar frente al euro está corrigiendo parte de esa inflación. No obstante, también está provocando que las a economías que deben tirar de Europa, como son Alemania y Francia, les sea muy complicado exportar. España, gracias al posicionamiento de sus principales compañías en países emergentes se está salvando, puesto que gran parte de sus cuentas de resultados provienen de estas áreas geográficas en clara expansión económica. Con este escenario, todo va a depender de la evolución de los datos macroeconómicos. Si se produce una fuerte ralentización de las economías y las materias primas siguen subiendo nos vamos a enfrentar a un problema importante.
“Si se produce una fuerte ralentización de las economías y las materias primas siguen subiendo nos vamos a enfrentar a un problema importante.”


– ¿Seguirá la Fed bajando tipos?

– Espero que la economía norteamericana registre buenos datos de consumo después de Acción de Gracias, ya que creo que no está en una desaceleración fuerte, entre otras cosas porque el mercado inmobiliario ha corregido parte de sus excesos. No me gusta ver bajadas de tipos muy agresivas, ya que la teoría de que las bajadas de tipos producen aumento de la inversión no es buena para las bolsas. Al final, las bajadas de tipos son un indicador de que se necesita activar la economía y en el mercado de renta variable lo que se cotiza es el crecimiento económico. Estados Unidos siempre hace movimientos muy severos en política monetaria, ya que no le importa pasarse en la bajada de tipos con tal de incentivar la economía ni tampoco excederse en las subidas con tal de frenar cualquier riesgo de inflación. Por el contrario, el BCE es mucho más conservador y sus movimientos estás más medidos. Siempre tiene un margen de maniobra en el que puede bajar un poco los tipos sin que esto tenga que tener una repercusión negativa porque el crecimiento esté muy perjudicado, simplemente necesita ajustarlos. Por tanto, quizás sea más negativo ver que el BCE se ve obligado a bajar tipos que ver que la Fed todavía reduce algo más los tipos.


-¿Cuál sería un nivel preocupante en la bajada de tipos de la Fed?

-Por encima de una nueva bajada superior a 50 puntos básicos yo empezaría a preocuparme, porque sería un indicador claro de que la Fed está viendo que la economía necesita un revulsivo. Mi esperanza es que la Fed no necesite bajar más de 50 puntos básicos añadidos, como consecuencia de que el crecimiento se mantenga, la inflación no se desborde y las materias primas moderen su ritmo de subida. Si además, el dólar se fortalece un poco las economías europeas se verán más desahogadas para poder exportar y el BCE pueda mantener los tipos en estos niveles. Por otro lado, aunque esto se desarrolle así, las dudas persistirán el año que viene, por lo que la renta variable podría acabar ligeramente positiva, quizás con un crecimiento entre un 4% y un 10% y con mucha volatilidad.


– ¿Entonces qué alternativas de inversión habría que buscar?

– Si las materias primas siguen subiendo y el crecimiento económico se ralentiza, no me extrañaría que 2008 sea un año de pérdidas en el conjunto de los mercados bursátiles de la OCDE y que pudiéramos llegar a ver pérdidas entre un 8% y un 12% durante todo el ejercicio. Por tanto, en las regiones emergentes como Asia y Latinoamérica será donde tengamos que buscar oportunidades, aunque con bastante cautela. Por otra parte, tenemos que tener muy en cuenta que los sectores financiero, de consumo e industrial se van a ver especialmente afectados, pero hay un sector tradicionalmente defensivo y que ha tenido un comportamiento negativo por el que posiblemente deberíamos apostar, el farmacéutico. En un año complicado siempre hay un exceso de pánico, por lo que surgirán buenas oportunidades para invertir, cotizaciones a precios interesantes fuera de los grandes valores.


– ¿Qué cartera de fondos recomienda para un inversor medio?

– En este momento sería positivo posicionarse en un 20% en fondos de gestión alternativa para el próximo año. También hay un gran número de productos estructurados, que los veo mejor que los fondos garantizados (la mayoría van sobre rentabilidades medias), porque si todo va mal la máxima pérdida será de un 2%-5% y si todo va bien realmente existe un potencial de crecimiento importante. Aunque de momento no estamos a favor de entrar en el dólar, cuando se acerque a la zona de 1,55 sería el momento de coger un estructurado garantizado referenciado a la caída del euro-dólar. También hay muchos referenciados a la evolución de Ibex sobre rentabilidades absolutas que nos gustan, aunque no entraría todavía en fondos referenciados al Stoxx, pero sí en referenciados a acciones que no tienen capital garantizado pero que están ofreciendo cupones de hasta el 16%. Por tanto, en estructurados estaríamos en otro 20% de la cartera. Incluso se podría ampliar a un 30% incluyendo un producto referenciado a acciones (del sector financiero europeo, por ejemplo), que no dan cupones tan altos pero a cambio tienen el capital garantizado, con lo que tendríamos un coste de oportunidad en dos o tres años y vale la pena intentarlo. En renta fija, creo que la americana puede ponerse interesante por las posibles bajadas de tipos, pero el dólar podría seguir perdiendo posiciones. Por lo tanto, me movería en la curva de tipos de muy corto plazo, en fondos monetarios exclusivamente, y en un entorno del 25%. Después dejaría un 25% para dividirlo entre renta variable directa y fondos de inversión de bolsa. A largo plazo veo oportunidades en el sector inmobiliario inglés, ya que algunas compañías están tremendamente castigadas, y también en algún banco europeo como Fortis e, incluso, en BBVA, que se ha quedado un poco lastrado, y en Popular, que posiblemente no ha asumido ningún tipo de riesgo con las “subprime” y su corrección ha sido excesiva. El sector de telecomunicaciones también podría dar alguna alegría.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar