3
Hay varios tipos de stops, como los stops de apertura, los stops dinámicos, los stops de beneficios, los stop de equilibrio, los stops temporales, los stops psicológicos, etc, pero ninguno es tan importante como el stop de pérdidas o stop loss.
A mi entender tiene varias funciones y todas primordiales:
  • Define y limita el riesgo consustancial a toda operación.

Dada la improbabilidad de ganar en todas las operaciones o de evitar perder dinero en un determinado porcentaje de las mismas, el operador ha de ser capaz de gestionar las pérdidas y de mantenerlas en niveles mínimos.

El control del riesgo es uno de los pilares básicos de la especulación y definir la pérdida a priori, así como establecerle un límite, es una de las claves del éxito en los mercados. En ningún caso se deben ignorar los riesgos intrínsecos a la actividad financiera y centrarse únicamente en las posibles ganancias.

Tampoco se puede obviar la posibilidad de cambios, noticias, incidentes o acontecimientos extraordinarios. Frente a los mismos el stop ha de servir como elemento de previsión y seguro de accidentes.

Es fundamental, por tanto, ser consciente del riesgo que se enfrenta en todas y cada una de las operaciones, al mismo tiempo que definirlo y establecer la pérdida máxima que se está dispuesto a asumir. Si esa cantidad excede el nivel de riesgo que permite la propia cartera, el operador tendría que desestimar la operación.

  • Establece el potencial de la operación.

Al mismo tiempo que el operador marca un límite a las posibles pérdidas, establece una referencia frente a la que medir las posibles ganancias. Aunque la ecuación de recompensa puede variar según la fiabilidad del sistema, se pretende escoger operaciones con un buen ratio de riesgo – beneficio, es decir, operaciones que dispongan un buen potencial de beneficios frente a un riesgo asumido relativamente pequeño.

  • Ayuda a desarrollar el plan de trading.

El stop contribuye a señalar un criterio de salida claro y favorece la gestión del riesgo y de la posición, elementos que se han de considerar claves en la planificación de toda estrategia.

Por una parte, el stop debe determinar de manera precisa el punto a partir del cual el mercado no refrendará el análisis realizado, la visión adoptada o los criterios que han llevado a la apertura de una posición. Por otra parte, en función del riesgo asumido y de las probabilidades de éxito, se puede determinar el tamaño de las posiciones.

  • Controla la evolución de la operación, pudiendo devenir en stop de equilibrio y stop de beneficios.

Se cumple así no sólo con el aspecto previo y fundamental de cortar de manera rápida, certera y aséptica las pérdidas, sino también con el aserto de dejar correr los beneficios. Del mismo modo que se pretende controlar el riesgo y liquidar presta y diligentemente la posición desfavorable, se puede buscar mantener y maximizar la posición favorable. Si la primera pérdida es siempre la mejor, el beneficio que corre, se expande y se incrementa también es el mejor.

  • Sirve como indicador adicional.

Un stop es una herramienta extremadamente útil, así como un seguro contra sustos y desastres, siempre y cuando esté bien situado. Y está bien situado cuando no es alcanzado por el precio. Si el precio lo alcanza, se han de sacar las conclusiones pertinentes tanto sobre la acertada o equivocada colocación del mismo como sobre el mensaje de fortaleza o debilidad que transmite el mercado.

Si el stop estaba bien colocado, debería actúar como un indicador de que el análisis realizado era erróneo, o de que las circunstancias del mercado han cambiado, o de la vigencia de otro movimiento distinto al previsto, o de que se está originando un cambio de tendencia, etc.

  • Debe permitir el giro de la posición.

Si la operación iniciada era incorrecta o el sentimiento del mercado ha experimentado variaciones, el stop ha de reflejarlo y permitir adoptar la posición contraria del modo más rápido posible. Aunque los stops deben ser rígidos y moverse únicamente en el sentido de la operación planteada, el operador ha de ser flexible y ser capaz de reconocer sus errores o adaptarse a los entornos cambiantes del mercado.

En cuanto al lugar de colocación del stop, si bien hay operadores que prefieren fijar la pérdida en una cantidad preestablecida en puntos o en dinero, o aplicar un determinado porcentaje o precisarlo en función de parámetros de volatilidad, considero, sin desmerecer esos argumentos y sin dejar de valorarlos, que el stop debe situarse en función de los argumentos técnicos que el mismo mercado ofrece.

Estos argumentos pueden ser tanto zonas de soporte y resistencia, bien estáticas o bien dinámicas, como máximos y mínimos previos, así como indicadores y otras señales, y han de tomar en cuenta los niveles de ruido y volatilidad existentes... pero eso será objeto de otros artículos a la luz de los gráficos.

De momento, les dejo con la frase de Jesse Livermore: “Cuando no tengo razón, sólo una cosa me convence de ello: perder dinero. Eso es especular.”

  1. #3
    01/10/09 18:14

    Cuanto más alto sea el ratio de riesgo-recompensa, obviamente, mejor, y además incluso permite aumentar el tamaño de la posición. En principio, depende del tipo de inversión y de la fiabilidad del sistema. El inversor de medio-largo plazo buscará 3 ó 5-1, el intradiario 1-1 y el scalper incluso ratios negativos, dado que acierta mucho.

    Puedes leer algo más, a la espera de completarlo próximamente, en esta etiqueta: https://www.rankia.com/blog/gallardo/labels/tipos%20de%20inversor.html

    Un saludo y gracias a ambos.

  2. #2
    Anonimo
    01/10/09 13:50

    Estupendo artículo si señor.
    ¿Cual es el riesgo recomensa que crees mas adecuado? 1 a 1,1 a 2, 1 a 3 etc. Me refiero por ejemplo uno de risgo frente a 1 de beneficio, o depende mercado y entrada.
    Gracias.

  3. #1
    Anonimo
    01/10/09 12:09

    Hola,totalmente de acuerdo
    saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar