Los estilos de inversión y algunas premisas

4
Este contenido tiene más de 12 años
Habréis leído cientos de veces que no se debe operar contra la tendencia principal, que no hay que buscar los giros de mercado, que no hay que promediar, que no hay que buscar los suelos ni los techos de mercado, que no se puede dejar de diversificar, pero lo cierto es que hay estilos de inversión que hacen uso de todo lo anterior y operan con éxito.

Los consejos anteriores se los deberían aplicar los seguidores de tendencia, pero otro tipo de inversores ni tienen por qué seguirlos ni en numerosas ocasiones deberían en modo alguno seguirlos. El trend following o seguimiento de tendencias es sólo un método de inversión más, si bien puede que sea uno de los más eficaces, el más conocido y para el que se han desarrollado más sistemas, pero hay muchos otros y pueden convenir más a determinadas psicologías.
  • En primer lugar, el especulador, o el inversor -como gustéis-, tendría que conocerse mínimamente a sí mismo, saber cuáles son sus puntos fuertes y cuáles son sus puntos débiles, dónde habitan sus fortalezas y dónde radican sus carencias, cuál es su temperamento y cuál es su cadencia, y a partir de ahí establecer su estilo de inversión y encontrar las herramientas más propicias al mismo. Decía George Goodman que si uno no sabe quién es, el mercado es un sitio muy caro para descubrirlo.
  • En segundo lugar, el especulador, o el inversor -si así lo prefieren y les suena mejor a sus señorías-, tendría que establecer sus objetivos. No se puede operar de la misma manera si se busca un 8% anual, si se busca duplicar el capital cada tres años, si se pretende obtener un salario del mercado, o si simplemente se trata de coger algún pellizco para aliviar la economía doméstica, darse algún capricho o irse de vacaciones. Plantearse unos objetivos implica, inevitablemente, plantearse un nivel de riesgo y asumir una cuantía de pérdidas.
  • En tercer lugar, el especulador, o el inversor -lo dejo a vuestro albedrío y no insisto más-, debería decidir cuánto tiempo le quiere o le puede dedicar al mercado, si le va a dedicar su jornada profesional, si lo va a consultar a la apertura y al cierre, si lo va a seguir una vez a la semana, si lo va a mirar cada cierto tiempo, o si se va a despreocupar del mismo y lo observará desde cierta distancia y con desdén.
  • En cuarto lugar, el especulador o inversor debería definir qué cantidad y qué tipo de capital va a destinar al mercado. Es diferente dedicarle 10.000 euros que 100.000 o 1.000.000, del mismo modo que es diferente pensar que ese dinero se dedica a la creación de un negocio, a un plan de pensiones o al aprovechamiento de oportunidades concretas.

La premisa principal debe consistir en encontrar un sistema que proteja al inversor de las pérdidas y produzca beneficios. La gestión del riesgo y de las posiciones tendría que constituirse en una de las principales preocupaciones de todo inversor. A partir de ahí, se puede desarrollar cualquier método; entendiendo por cualquiera, aquél con el que el inversor o especulador se encuentre cómodo, aquél que le permita cumplir sin dificultades los parámetros de gestión que haya establecido.

Es fundamental que el estilo de inversión se ajuste al estilo y temperamento del inversor, dado que los sistemas los aplican personas concretas con una forma de ser determinada; de manera que un sistema de inversión puede arrojar resultados muy positivos en el caso de un inversor y suponerle la ruina a otro. Tanto es así, que las mismas señales operativas pueden enriquecer a uno y empobrecer a otro en función de la personalidad de cada uno.

El mercado siempre va a ponernos a prueba y nos va a hacer dudar, y es en esos momentos cuando el inversor debe aferrarse a su sistema o a su plan de trading. Si el inversor o especulador se encuentra a gusto con el sistema elegido o desarrollado, es más probable que ejerza la disciplina obligatoria y la confianza necesaria que le va a demandar el mercado. El especulador debe tener bien presente que él mismo va a ser su peor enemigo dentro del mercado, y que las mayores pérdidas se las va a provocar su propia psicología.

Una vez que el inversor haya analizado y respondido las cuestiones anteriores, podrá decantarse por una metodología o por otra. En función de la misma establecerá un beneficio potencial u otro; determinará un ratio de recompensa-riesgo u otro; empleará unos modelos de análisis u otros; requerirá de unas técnicas u otras; necesitará un tipo de formación más exhaustiva o centrarse en estudios concretos. Si además le interesan el desarrollo de sistemas y la automatización puede que también precise de algunos conocimientos en programación e informática.

En otro artículo hablaré de diferentes tipos de inversor o especulador.

  1. #4
    Anonimo
    12/05/09 18:17

    Gallardo, interesantisimo tu post....
    yo personalmente creo que lo mejor es operar de acuerdo con la tendencia del medio plazo, salvo que se tenga la impresion de que se va aproducir una correccion... que es la impresion que tengo ahora...
    en wwww.idiotsingracia.com damos una vision un poco mas pesimista de la situacion...

  2. #3
    11/05/09 19:53

    Anónimo 1, Completamente de acuerdo. Yo empecé este blog con esa palabra, y desde aquí se hace y se propone especulación, pero es una palabra estigmatizada, maldita, viciada por un uso inexacto y malintencionado. Cuando decía especulador o inversor, si usted lo prefiere, es porque la mayoría preferiría definirse como inversor antes que como especulador. Y si no haz la prueba, y cuando te pregunten a qué te dedicas, di que eres especulador o que te dedicas a la especulación.

    Anónimo 2, lo importante es que el sistema te funcione y te sientas a gusto con él, si te da beneficios y mantiene el risgo controlado, estupendo. Da igual que opere a favor o en contra de la tendencia, incluso que compres cuando va bajando o vendas cuando va subiendo, mientras tengas un plan que defina la entrada, la salida y el riesgo. Si te va bien, repito, estupendo.

  3. #2
    Anonimo
    11/05/09 15:11

    Pues yo hago todo lo contrario, compro cuando las acciones del ibex35 bajan y voy comprando más promediando cada 4 meses y cuando empieza a subir voy vendiendo poco a poco y cuando llega arriba ya no me queda casi papel que vender. Entonces empiezo a comprar de nuevo. :D Eso , si esto esta estudiado. Las ganancias no son para hacerte rico pero es algo que funciona.

    Saludos,

  4. #1
    Anonimo
    10/05/09 12:42

    Esta bien el articulo aunque creo que no tiene que ver nada la palabra inversor con especulador.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar