Algo de psicología inversora

7
El otro día el mercado estaba un poco aburrido y me entretuve poniendo viñetas a un gráfico. No pensaba publicarlo, pero hoy, leyendo uno de los hilos del foro de bolsa, he pensado que quizá no estaría de más publicar la imagen y un post al respecto.
Todo viene de un comentario que solicitaba cierta ayuda tras haber comprado acciones por recomendación del director de una oficina bancaria. En cierto modo, me ha hecho recordar un tiempo no muy lejano en que los bancos mandaban cartas ofreciendo a sus clientes comprar sus propias acciones, tomar parte en sus ampliaciones de capital o participar en salidas a bolsa de determinadas empresas. En las cartas se ponderaba la situación económica, se relataba la magnífica situación del banco o de la empresa en cuestión y se describía el gran potencial de revalorización existente. La oportunidad era tan fabulosa, y el banco tan generoso, que hasta ofrecían créditos con interés preferencial y descuento. Lo cierto es que aquellas cartas constituían un estupendo termómetro de la temperatura del mercado y tenían la virtud de activar los radares de posibles distribuciones.
La situación actual del mercado es, desde luego, nuevamente propicia para recomendaciones. Ha repuntado la confianza, se habla con tranquilidad de que lo peor ya ha quedado atrás, se puede escuchar que el selectivo español hace nuevos máximos anuales y se espera un nuevo tramo de subidas. El optimismo es siempre un buen caldo de cultivo, y el inversor se deja seducir gustoso por él. Hasta que cae en el pesimismo, en el derrotismo o en la desesperación más absoluta, para pasar posteriormente de nuevo al optimismo y a la euforia. De ahí que se diga que el mercado es irracional, que sea necesario considerar la importancia de los factores psicológicos, y que lo anterior sea un proceso ampliamente conocido y cumplidamente descrito.
En realidad, siempre llega un momento en que el talento del inversor se altera, se invierte y se trastoca e, irremediablemente, compra cuando debería vender y vende cuando debería comprar. En realidad, es habitual y consabida la habilidad del inversor para actuar en muchas ocasiones justo al contrario de como debería hacerlo. En realidad, no es infrecuente que el inversor se anticipe al movimiento del mercado o que lo persiga una vez que ya ha quedado definido. Por si fuera poco, semejantes talentos y habilidades suelen brillar y encontrar su máxima expresión en los extremos de mercado, en las situaciones dominadas por el pánico y la euforia, o lo que es lo mismo, por el miedo y la avaricia.

En el gráfico se busca reflejar parte de esa psicología inversora a partir de un movimiento previo a la baja y uno posterior al alza. Durante la caída el inversor se anticipa, se lanza a comprar y vive en la esperanza, cree firmemente que las cotizaciones no pueden caer más, que se está cerca de un suelo, que los precios son un chollo y que va a hacer la operación de su vida. El mercado, mientras tanto, se hunde lenta e inexorablemente hasta que los inversores no pueden aguantar más las pérdidas ni la desesperación, momento en el que venden y el mercado se da la vuelta.
Durante la subida se produce el fenómeno inverso, el inversor cree que las cotizaciones han subido excesivamente, contempla el movimiento con escepticismo o con desidia y no participa de las alzas o sólo percibe oportunidades de venta. El mercado, mientas tanto, no deja de subir hasta que los pequeños inversores deciden sumarse, no seguir perdiéndose las enormes ganancias y participar de la fiesta, momento en el que compran y se produce un nuevo giro en la dirección contraria.
La manera más simple de escapar de ese proceso y de esa irracionalidad es establecer una estrategia operativa o un plan de trading en el que se definan los motivos y niveles tanto de apertura como de cierre de posiciones como el riesgo asumido. Ese pequeño planteamiento ayuda a gestionar las probabilidades y a tratar de usarlas en favor propio, así como a combatir las dudas que se suceden sobre si el valor ha subido mucho o ha bajado mucho o si debería seguir subiendo o bajando.
El gráfico mostrado diferencia, así mismo, dos contextos: una caída que implica una quiebra sistémica y una subida que conlleva aparcar ese riesgo y otear indicios de una posible recuperación. El pequeño inversor actúa lógicamente a contrapié. En el primer contexto, se fija en que los activos valen 5 veces menos; mientras que en el segundo, por el contrario, presta atención a los malos datos económicos y a la gravedad de la situación.
Finalmente, me gustaría decir que la última frase del gráfico tan sólo pretende ser provocadora y hacer reflexionar al lector sobre el proceso y el tramo en que se encuentra el activo, así como invitarle a la prudencia. Obviamente el valor es alcista, se ha roto una importante resistencia y la teoría reza que cuando se rompe una resistencia se ha de comprar. No obstante, también se podría contemplar que habrá una soberbia ocasión de venta tras el movimiento. Tal vez en el próximo artículo le ofrezca algún argumento técnico que pudiera avalar esa posibilidad.
  1. #7
    27/07/09 15:29

    Saludín de vuelta, Neosolon, a ver si retomas tu blog, pintaba interesante.

  2. #6
    25/07/09 10:57

    A mi también me encanta el gráfico, me recuerda lo que yo mismo he hecho muy a menudo en este mundillo.
    Voy a quitar el salvapantallas de la Pamela y voy a poner tu gráfico.
    Gracias por tu Blog y tus aportaciones.
    Un saludín.

  3. #5
    24/07/09 19:47

    La ruptura del SP 500 ni siquiera se puede considerar ruptura. En cambio la del Dax y Estoxx fue clara y se debía haber vendido. El Ibex no ha ido por libre, sino que ha sido el fiel abanderado de la subida y ha roto con fuerza su resistencia. Ha marcado el camino, como digo en otro artículo.

    Creo que eres gallego, lo digo por lo de Xacobe. A mí me encanta Galicia y he pasado unos días estupendos por allí, aunque he llegado a pasar frío.

    Violeta, desparpajo el tuyo. Los demás lectores siempre han sido mucho más sosos. Muchas gracias por los besos. Me alegro de que te haya gustado el post.

    Siull, estás hecho un especulador. El objetivo del maíz debería ser la zona de 450-470, pero se podría liquidar con total tranquilidad a 375.

    Anónimo, me alegran las risas. Un amigo que ha leído el blog alguna vez remota, dice que el tono es demasiado serio. La próxima vez, si lo tienes a bien, deja el nombre; así podré reconocerte.

    Saludos y gracias a todos.

  4. #4
    Anonimo
    24/07/09 11:59

    Si señor, te vengo siguiendo hace bastante tiempo, muy bueno el gráfico.

    Me ha hecho reir un buen rato...

    Saludos, muy buen post...

  5. #3
    Anonimo
    23/07/09 22:16

    Hola Gallardo,

    El escenario real que se está viendo en los índices es el último que yo hubiera apostado que se iba a producir, sin embargo creo que hay una divergencia importante con la economía real y que tarde o temprano deberán convergir. Sólo el tiempo me dará o quitará la razón, pero lo que está pasando ahora lo veo, pero no me lo creo.

    En otro orden de cosas, el maiz vencimiento diciembre (ZCZ9) en gráfico diario hoy ha acabado de dibujar una pauta de Lucero del Alba, si esto se confirmara podría tener como primer objetivo cerrar el hueco dejado en los alrededores de 400. ¿Cómo la ves ?

    Un saludo y gracias por tu blog!
    Lluís

  6. #2
    Anonimo
    23/07/09 22:13

    Que desparpajo !! Hacía tiempo que no me reía tanto con tu gráfico.

    Felicidades por el artículo.

    Bsos

  7. #1
    Anonimo
    23/07/09 12:50

    El gráfico que pones no tiene desperdicio. Un claro ejemplo de hacer lo que no se debe ha sido vender en la falsa rotura del HCH del S&P al que le dieron mucho bombo, incluso en la CNN.
    Sin embargo ayer en RadioIntereconomía escuché un anuncio de recomendaciones de compra y comentarios del tipo: "el ibex ha hecho los deberes" ¿querrá decir esto algo? ya se verá.
    Mientras, el Ibex a su bola, haciendo máximos. Aunque parece que va a tocar su directriz bajista y que andan en el máximo de un canal alcista y que va a tocar con el 1er fibo de toda la caída.....lo dicho, la solución en próximos capítulos
    ¿Qué tal las vacaciones? Espero que hayas disfrutado y descansado.
    Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar