Este contenido tiene más de 11 años
A principios de diciembre, ante el movimiento bajista del par euro-dólar, planteé las siguientes alternativas: que las bolsas se encontraran sostenidas de cara al cierre anual y la estacionalidad positiva de la Navidad; que el dólar aumentara su revalorización cuando la renta variable cayera; o que el par estuviera realizando un movimiento engañoso. A finales de enero se podrían certificar las dos primeras opciones.
En el gráfico se puede apreciar bien lo comentado. El euro-dólar pierde la línea de aceleración y sufre un severo correctivo, a continuación dibuja un retroceso y profundiza en la caída en consonancia con su correlación positiva con la renta variable, hasta dirigirse al objetivo fijado en los 1,40.

El Vix, por el contrario, aunque mantiene una correlación negativa con la renta variable todavía no muestra una estructura alcista y sigue con su sucesión de máximos y mínimos decrecientes; es decir, con la misma estructura bajista que presenta el euro-dólar.
En ambos gráficos, sin embargo, destaca la pendiente de la media móvil de 200 sesiones; pero, mientras que en el índice de volatilidad la pendiente negativa ha supuesto un frenazo seco, en el par de divisas las severas caídas de la renta variable han ayudado a perforarla con fuerza.
Dada la correlación establecida, será interesante observar su evolución ante la pausa o el avance en el movimiento de los mercados de acciones y el modo en que pueden volver a enfrentarse a la mencionada media móvil.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar