Este contenido tiene casi 12 años
La acción de ING puede resultar más interesante como posible referencia a tener en cuenta que por la ampliación de capital reciente, el valor que puede ofrecer la propia acción, o el sector o la bolsa a la que pertenece, dado que presenta una formación que se puede encontrar en algunos índices, aunque no tan bien dibujada como en ING, y que muestra un desarrollo que podría servir de orientación para un ulterior análisis de esos mismos índices.

En el gráfico semanal se puede apreciar una figura de hombro-cabeza-hombro invertida que al igual que en los índices no ha alcanzado su objetivo. De igual modo, se puede observar cómo el ADX ha descendido y ha despreciado como tendencial todo el movimiento al alza acaecido desde marzo, movimiento que además ha cursado con un volumen que se podría considerar bajo y en todo caso inferior al de la caída de septiembre-octubre de 2008.
Asimismo se puede contrastar cómo en el actual tramo bajista el volumen ha aumentado y el Adx ha vuelto a adquirir pendiente positiva y se ha cruzado al alza con el Adxr. El Macd y las medias móviles de corto plazo, por su parte, se han cruzado a la baja.
Como factor positivo cabe señalar la vela martillo que se ha dejado sobre el filtro de lo que se podrían considerar anteriores retrocesos. Ese martillo delimita, en todo caso, una zona de mínimos que debería ser convenientemente respetada.

En el gráfico diario, se puede distinguir con mayor nitidez lo ya mencionado. Una vez que se pierde la línea de tendencia alcista que dirigía el movimiento alcista emprendido en marzo, se efectúa un retroceso a la misma dentro de una pequeña formación expansiva. El megáfono es roto, así como la zona de soporte, con fuerte incremento del volumen y con el acompañamiento de los indicadores de tendencia, tal y como reflejan los cruces de las medias móviles de corto y medio plazo, del Macd y del Adx.
El precio cae hasta la clavicular de la figura y el entorno de la media de 200 sesiones, y desde ahí rebota hasta la zona de soporte perdida con un volumen mínimo que confirma que se trata de un mero retroceso. A continuación el precio vuelve a caer con aumento del volumen y nuevos cruces en los indicadores, y pierde los mínimos anteriores y la media de 200.
El factor positivo se podría consignar, en esta escala, en lo que parece ser un doble suelo en el Macd. En tanto este indicador se cruce al alza, el precio supere los máximos del martillo semanal y se mantenga por encima de la clavicular, aún se podría ser positivo respecto al valor. Si, por el contrario, pierde los mínimos del martillo, lo más probable sería que se dirigiera a la zona de 4,80; y de no aguantar ésta, a cerrar el hueco alcista abierto en la zona de 4 euros.
En resumen, ING no ha alcanzado sus objetivos alcistas, ha perdido su primera zona de soporte y se ha dirigido con el acompañamiento de los indicadores de tendencia a su zona de soporte mayor y a la media de 200. A partir de ahí, habrá que ver si consigue volver a cotizar por encima de los mismos. Igualmente será interesante contemplar si los futuros sobre índices tienen un comportamiento semejante llegado el momento.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar