El bolivar venezolano y la política de Hugo Chavez

2

El gobierno venezolano anunció el pasado sábado la devaluación del bolívar venezolano, pero estableciendo dos tipos de cambio distintos. Por un lado, para las importaciones en general el bolívar venezolano queda fijado en los 4.3 VEB/US$, y para bienes de primera necesidad (alimentos, medicinas y maquinaria) queda fijado en 2.6 VEB/US$.

El tipo de cambio oficial hasta el pasado fin de semana era de 2.15 VEB/US$. Con esta medida se está normalizando las presiones observadas sobre la moneda venezolana, con una cotización en el mercado negro que superaba los 5.0 VEB/US$. La medida entró en vigor el lunes 11 de enero.
 


Una medida tán d´ratica siempre tiene dos caras. Si intentamos buscar el lado positivo, lo podemos encontrar en el apoyo que supone alas exportaciones, que serán más competitivas en el exterior y los mayores ingresos que supondrán las de petróleo. Recordemos que las exportaciones de crudo suponen el 84% del total, con un peso en el PIB del 13%.
 


En el lado negativo, sin embargo, la devaluación supondrá una presión alcista sobre la inflación. Las maltratadas clases medias, ven como sus ahorros en bolívares, pasan a valer la mitad y han salido a las calles a realizar acopio de alimentos y bienes de primera necesidad. Esto empujará aún más a los precios al alza.

El ministro de Economía venezolano calcula un aumento en torno al 3.0%/5.0% sobre la inflación. Las previsiones que el gobierno venezolano barajaba eran en torno al 20-22% de inflación (terminaron el año en e 26.9%). Estos niveles de precios fuera de control han retrasado la decisión de la devaluación que aunque inevitable pone aún más contra las cuerdas al presidente de Venezuela, H. Chávez, que se ha apresurado a anunciar un férreo control sobre los precios, actuando contra aquellos que eleven precios tras la devaluación.
 


Venezuela y Argentina nos han dado muestras en estos primeros compases de año, como son economías que a pesar de su enorme potencial productivo y su fuerza de trabajo añadida a las riquezas naturales, están dirigidas por personajes populistas, Incapaces de guiar a sus países por la senda del crecimiento económico.
 

Dña. Sara Pérez-Frutos
Directora General de DraconPartners
  1. #2
    Anonimo
    12/01/10 14:23

    Muchas gracias por la aclaración Anónimo.

  2. #1
    Anonimo
    11/01/10 23:22

    Hola, como vivo en Venezuela y he sido directamente afectado por está medida, me gustaría aclarar unos pequeños detalles:

    1.- En Venezuela no hay ni ha habido mercado negro de dólares, el mercado que ha movido nuestra economía los últimos 3 ó 4 años era el mercado permuta... Totalmente licito y transparente.

    Tan transparente que la misma PDVSA el año pasado se endeudó con Bonos para cubrir la demanda de dólares (bajando el tipo de cambio permuta hasta 5.15 desde un máximo de 7) y a la vez obtener Bolívares lo mas caro posible; ya que vender petróleo en dólares y luego vender estos dólares al Banco Central a 2.15 era un horrible negocio y tiene a la empresa muy comprometida financieramente.

    Así que lo que hizo el gobierno fue reconocer que la economía Venezolana no se mueve con dólares baratos, sino un dólar permuta que llego a tener un valor de mas de 3 veces el precio del dólar oficial.

    2.- Con respecto a las exportaciones, es cierto la devaluación contribuye a mejorarlas... Lamentablemente está medida llega muy tarde en el tiempo (además de capitalista brutal y salvaje por la magnitud de la devaluación, 100%); muchas empresas están severamente afectadas desde años atrás por las malas políticas económicas, poniendo prioridad a las exportaciones facilitadas por la cantidad de dólares que entraron por precio del petroleo (nuestro record fue de $130/barril si mal no recuerdo)

    3.- Nuestros ahorros ya valían la mitad de su valor; ya que nuestra economía, desde años atrás, y mas fuertemente el año pasado se movía con estos dólares permuta. Lo que los Venezolanos hicieron el fin de semana no fue acopio de alimentos y bienes de primera necesidad... Lo que se vendió este fin de semana como pan caliente fueron electrodomésticos y otros equipos electrónicos (Pantallas plana, equipos de sonido, etc), no sé quien les dijo a estas personas que eso era inteligente, porque como bien ya lo escribí arriba, nuestra economía se ha movido el último año con dólar permuta que costó por los menos 5 y la devaluación para la adquisición de equipos fue de solo 4.30 (que tontos... ese es el enorme costo del analfabetismos financiero)

    4.- Con respecto al control de precios, hace ya mucho tiempo que estamos viviendo esta política mas que todo en alimentos y medicinas, lo que ha traído graves problemas a los productores del campo (entre ellos mucho europeos), por la competencia desleal que hace el gobierno importando alimentos a 2.15 bolívares mientras los productores trabajan con materiales y productos importados a 5... todo esto sin contar la inflación (que en los últimos 3 ó 4 años no a bajado de 20%) y los aumentos del salario mínimo otorgados por el gobierno vía decreto.

    Ahora, todo esto ha golpeado fuertemente las finanzas de Telefónica que ahora tendrá que sacar sus ganancias de Venezuela a 4.30 y no a 2.15 como las tenían en sus estados financieros. Y mientras la política del resto del mundo sea hacer grades y jugosos negocios con Chavez sin importar lo que pasa aquí adentro, dudo mucho que las cosas cambien para mejor.

    Ah!!! y aún no se sabe si adquirir los dólares de 4.30 es fácil; ya que si es tan difícil como ha sido anteriormente, el dólar permuta seguirá moviendo nuestra economía.

    Saludos y disculpen lo largo de mi comentario.

    GC

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar