Las encuestas del fin de semana en Grecia han mostrado que los partidos pro-rescate están ganando terreno, con dos demostrando que podrían recibir la cantidad suficiente de votos para formar una coalición viable. Esto ha dado al euro un ascenso modesto en la sesión Asiática, lo que permite una ruptura por encima de 1,26, por encima del mínimo de un año 1,2496, de la semana pasada. Aún así, todavía quedan tres semanas hasta que tengamos los resultados de las elecciones, por lo que el camino por recorrer sigue siendo bastante desalentador para la moneda única. También tenemos el referéndum irlandés el jueves de esta semana sobre el Tratado Fiscal Europeo. Mientras tanto, a la vez que el gobierno español se mueve para inyectar capital fresco a Bankia, hay movimientos para mejorar en gran medida el esquema de protección de los depósitos ofrecido a los ahorradores en los bancos europeos. Estos desarrollos son modestamente alentadores, aunque tenemos que ser conscientes de que la semana pasada fue la peor del año para la moneda única,  así que, de momento, el sentimiento subyacente sigue siendo decididamente frágil.


Alemania se está calentando con los eurobonos

Para caracterizar la opinión de Alemania sobre los eurobonos es como una oposición abierta inexacta y exagerada. Desde hace mucho tiempo, la canciller Merkel y el ministro de Finanzas Schaeuble, han afirmado que cualquier discusión sobre los eurobonos era prematura sin la implementación de un pacto fiscal eurozona. Este último ha sido acordado por los líderes europeos y ahora está en proceso de ser votado por varias legislaturas y parlamentos nacionales. Por ejemplo, Angela Merkel, sostuvo en una reunión con la oposición de los Social demócratas ayer en Berlín para discutir el paso del pacto fiscal, que requiere una mayoría de dos tercios en ambas cámaras para pasar a través de el. Al mismo tiempo, Alemania está presentando una alternativa a la idea eurobonos. Hace seis meses, el Consejo Alemán de Asesores Económicos recomienda que el Pacto de Redención Europea (ERP) sea establecido, en virtud del cual un país participante podría refinanciarse a través del Fondo de Redención Europeo hasta el punto en que la deuda refinanciada (debajo de la FER) llegó a la diferencia actual entre la deuda pendiente y la deuda hipotética que equivaldría a l 60% del PIB. El FER tendría una duración limitada (por ejemplo, 25 años) y se exige a los participantes a inscribirse para frenar el avance de la deuda (en otras palabras, tendría que ser insertado en las constituciones nacionales). Además, cada participante garantizaría su propia deuda en el fondo mediante la presentación de un depósito del 20% en forma de reservas de divisas y / u oro. Esta propuesta tiene mucho mérito y está siendo perseguida por Berlín como un antídoto a las ideas que están siendo generadas por los miembros del bloque América. La idea es incentivar y fomentar la amortización de la deuda en lugar de la acumulación de deuda. Queda por ver si esta propuesta recibe la tracción entre los responsables políticos europeos.

 

Punto de Inflexión

Escribimos a principios de este mes sobre los puntos de inflexión, si el liderazgo europeo iba a controlar la crisis o si la moneda única fuera a perder en la mayoría de los cruces del euro, así como con el dólar. Como hemos comentado anteriormente, el FT destaca hoy la salida de los inversores de la moneda única en los últimos días y semanas. Después de tres semanas de depreciación del dólar australiano frente al euro, esta semana hemos visto un cambio, notable, teniendo en cuenta las amplias ganancias del dólar de alrededor del 1% (en el dollar index).

En otras palabras, el punto de inflexión del mercado ha sido alcanzado; no han ayudado los mensajes de la reunión de esta semana de los líderes de la UE, en la que nada substancial parece haberse alcanzado. Por otra parte, los líderes europeos no pueden achacar esto a los especuladores. Estamos hablando de fondos de pensiones y otros inversores a largo plazo cuyos clientes sin duda estarían bastante molestos si perdieran importantes sumas de dinero en una hipotética salida griega, un evento que ahora ven como una posibilidad real.

Mientras tanto, Grecia sigue queriendo lo mejor de ambos mundos; en otras palabras, permanecer en el euro, pero al mismo tiempo oponerse a las medidas de austeridad que se le impusieron. El partido de Syriza, anti rescate, ha avanzado en las encuestas de cara a las elecciones del 17 junio. Si formara  gobierno, entonces sería difícil imaginar cómo Grecia evitaría un default forzado y una probable salida del euro. La alternativa es el colapso de las instituciones internacionales, principalmente el BCE y el FMI, cuyas políticas de préstamo se sobrepasarían sin posibilidad de reparación creíble si más préstamos son adelantados a Grecia.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar