Es lunes y las arenas movedizas dentro deEuropa  se están moviendo (no por primera vez) en dirección a la emisión de bonos comunes como medio de superación de la crisis soberana. Este es uno de los cambios en el impulso que ha surgido de la reunión del fin de semana de los líderes del G8, junto con el  dar la EFSF la posibilidad de recapitalizar los bancos. Es una señal de que es más fuerte el deseo de ver una alternativa a la postura alemana de línea dura de austeridad. Por otra parte, la canciller alemana está más reacia al cambio, especialmente cuando se está respaldado a nivel internacional. La cuestión es que en ningún momento los lideres europeos realmente han tomado la iniciativa sobre la crisis, poniendo en peligro la economía al hacer todo lo  necesario para evitar que las cosas vayan cada vez a peor, en lugar de ir todos en la misma dirección para cambiar las cosas. Imagínese dónde estaríamos si Grecia hubiera reestructurado su deuda en mayo de 2010. Lo más probable es que estuviéramos  en un lugar mejor del que estamos ahora. La moneda única se recuperó algo el viernes, a pesar del tono más débil de las acciones. Esto es en parte una función de la extensión de la posición corta que se ha acumulado en la moneda única, que podría significar que un empujón a continuación por debajo de mínimos  en 1.2724 podría comportar más riesgos de los que pensamos.


Record de cortos en el euro

Los datos semanales de la CFTC sobre el posicionamiento de la moneda mostró cortos especulativos sobre el euro en niveles récord que, hasta cierto punto, explica la acción del precio vista el viernes, cuando una acción de mercado se por los inversores como refugio , los mercados de divisas parecen sugerir lo contrario. La medida de la posición corta no es una sorpresa, dado los titulares más recientes en torno a la crisis de la eurozona, pero lo hace de las condiciones comerciales más duras que tienen por delante como el posicionamiento se convierte en un factor cada vez más importante para explicar la acción del precio vigente.


Descenso pronunciado del Aussie

Después del impulso del mes pasado que colocó al AUD en casi 1,05, la divisa ha sufrido en las últimas tres semanas, cayendo hasta 0,98,  un mínimo de 5meses en la madrugada del viernes en Londres donde asistimos a una cierta consolidación y toma de ganancias de los bajistas antes del fin de semana. Numerosos factores contribuyeron a este último estallido de cortos. Es evidente que la continua incertidumbre sobre la situación de Grecia, la posibilidad de que deje el euro y el efecto contagio que ello tiene para países como España e Italia está pesando. Además, las noticias de la noche sobre China reafirmaron que la economía está viviendo un momento mucho más difícil de lo esperado. Los precios de la vivienda cayeron el mes pasado, en una comparación anual, en 45 de las 70 principales ciudades, y al parecer, los concesionarios de automóviles cuentan con un inventario del que no pueden desprenderse. Cada vez más analistas están bajando sus estimaciones de crecimiento para China, aunque, en el lado positivo, hay una creciente especulación de que los políticos de Pekín pronto aplicarán nuevas políticas de flexibilización monetaria debido a que la economía se ha deteriorado aún más claramente en el actual trimestre. Por otra parte, los bancos locales sufrieron después de las declaraciones hechas por el CEO de ANZ, que afirmaba que los mercados internacionales de financiación se habían secado, una vez más, como resultado de la debacle griega.
Otra cuestión que ha afectado al aussie es que las fábricas chinas pudieran posponer la entrega de mineral de hierro debido a una desaceleración de la demanda del mayor consumidor mundial de acero. En este momento, es difícil luchar contra la acción del precio, a pesar de que los bajistas deben tener en cuenta que el dólar australiano está muy sobrevendido.


Malabarismos en España

A pesar de unas circunstancias financieras muy complicadas, el gobierno de Rajoy merece el crédito por su determinación para tratar de estabilizar la nave española. El mes pasado, se cambió la ley en España para permitir que el gobierno central interviniera en los asuntos fiscales de los gobiernos regionales, antes autónomos. Cabe indicar que éstos no han podido acceder a la financiación en los mercados de capitales últimamente y se han visto, por tanto, obligados a aceptar las garantías y otros tipos de asistencia financiera por parte del gobierno central. El objetivo es reducir el déficit presupuestario global en España hasta el 5,3% del PIB este año, aunque dada la forma en que la economía está comportándose, es muy posible que el déficit fiscal está más cerca del 7%. A pesar de los esfuerzos, es evidente que la recesión en España está empeorando. Según el Banco de España, la morosidad se elevó a 8,37% del total de préstamos en marzo, al parecer, los préstamos incobrables aumentaron en un significativo 90% en el año que finalizó el 1T. Los préstamos dudosos  ascienden a 147bn. No es de extrañar que Moody 's decidiera rebajar a 16 bancos españoles la semana pasada.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar