La divisa de EE.UU. está sólo un 0,5% por debajo del nivel de apertura del año, mirando el índice del dólar DXY y ha estado en una tendencia al alza durante la mayor parte de la semana. Si bien existe la preocupación con el cambio en los mercados de bonos periféricos y el rendimiento más suave de las acciones de esta semana, los mercados de divisas han estado en "riesgo-off ' y el estado de ánimo durante la mayor parte del mes hasta la fecha, con el real brasileño cediendo un 5% y el Aussie casi un 3%. Igualmente clave han sido las valoraciones percibidas de algunas de las monedas de mayor rendimiento, siendo Brasil el más activo y activa en su lucha contra un real más fuerte . Los movimientos de esta semana sugieren que los mercados de bonos y acciones apenas están llegando a la forma de pensar del mercado de divisas.
Hemos de analizar la publicación de oficiales de la Fed comentando que es probable una subida de tipos para antes de 2014 en vista a los mejores datos que hemos visto publicados recientemente


Tiempos difíciles para el australiano

No puede haber duda de que el ciclo se ha girado para el australiano.

En 2009 y 2010, parecía que la moneda australiana no podía equivocarse. El año pasado, el AUD siendo atraído por un gran interés de compra de múltiples fuentes, especialmente aquellos que estaban preocupados por la degradación deliberada de las principales monedas de sus respectivos bancos centrales. Cerca del final del mes de julio, el dólar australiano alcanzó un récord post-float de poco menos de 1.11. A partir de entonces, por un período de seis meses hasta finales de enero, la cotización del AUD ha pasado por un período de volatilidad increíble que es bastante típico en función de ciertos puntos de inflexión, como el de los alcistas peleando con los bajistas.

Durante el mes en curso, sin embargo, el tono hacia el dólar australiano se ha convertido rápidamente en negativo, de una manera no muy diferente al anterior, las purgas de noviembre y agosto. Uno de los principales causantes de este cambio del estado de ánimo es el temor creciente de que la economía china se está desacelerando más rápidamente de lo que es consistente con un aterrizaje suave. Las noticias de la noche anterior que el sector manufacturero se puede haber contraído por quinto mes consecutivo en marzo, es en desacuerdo con la afirmación de los responsables políticos de que la economía es de alguna manera sigue creciendo a un alto ritmo. Las débiles cifras del PMI de hoy fuera de Europa han ampliado esta ansiedad, con los inversores y traders ya no están seguros si el continente evitará la recesión.

Con las expectativas de crecimiento en China y Europa bajo el escrutinio, el metal base y los precios de metales preciosos siguen en cabeza de la bajada, lo que representa un viento de cola adicional para el AUD. En el plano interno, la economía no minera se encuentra en recesión y los precios de las propiedades está bajando, el mercado de trabajo está de capa caída y hay muchas posibilidades de que el RBA volverá a bajar los tipos antes de mediados de año. Los alcistas del  Aussie se sacudieron también por un informe del WSJ citando a un alto gerente de cartera de PIMCO alegando que el AUD podría sumirse a 0,90 este año. También pesa sobre la moneda australiana la fortaleza del dólar, que en estos días está siendo impulsado por la percepción de que la economía de EE.UU. está en una posición más firme que otras economías importantes.

Los operadores permanecen largos por ahora en el dólar australiano. El peligro para ellos en el corto plazo es una rápida disminución hacia la paridad.


Slippage en Irlanda

Irlanda ha entrado oficialmente de nuevo en recesión, el PIB se ha contraído un 0,2% en el Q4 del año pasado aunque el Q3 se ha revisado al alza desde -1,9% a -1,1%, por lo que a pesar de este detalle técnico, hoy, no todo son malas noticias. Sin embargo, sí que ha habido un cambio definitivo esta semana al centrarse de nuevo las miradas en los riesgos económicos que actualmente prevalecen en la zona del euro. Irlanda ha hecho mejor los deberes que la mayoría en relación a los ajustes económicos necesarios para recuperar la competitividad, con los salarios nominales más bajos con respecto a principios de 2009, en contraste con los aumentos observados en el resto de la periferia. Sin embargo, el impacto económico ha sido bastante severo. La economía es cerca de un 12% menor frente a máximos de principios de 2008 y el impacto de la gran cantidad de deudas incobrables se dejará sentir todavía durante muchos años. Muchos trabajadores están abandonando Irlanda para encontrar trabajo en el extranjero, ya sea temporal o permanentemente, con 40.000 en los últimos 12 meses hasta abril del año pasado. El Reino Unido, por ejemplo, se beneficia de su proximidad y del uso de una lengua común. Irlandasirve como modelo de referencia sobre la manera de realizar los ajustes a la vez que demuestra lo largo que será el proceso.


Perspectivas del mercado laboral en EEUU

Sin lugar a dudas, el flujo constante de noticias favorables que emana del mercado de trabajo ha sido lo que más ha contribuido a la recuperación de una  percepción positiva sobre el estado de la economía de EE.UU en el último par de trimestres.

El desempleo ha venido cayendo progresivamente desde finales del verano pasado, las solicitudes de desempleo descendieron en 5 k en esta última semana hasta 348K. Hace tres años, el desempleo alcanzó un máximo de 659K peticiones. Del mismo modo las solicitudes continuas, ahora en 3.35MM, se encuentran en aproximadamente la mitad del pico de 6,6 MM alcanzado en junio de 2009. El crecimiento del empleo también se ha acelerado, según la encuesta de hogares 2,7 millones de personas más han encontrado trabajo desde mediados del año pasado, o alrededor de un 1,7% de la fuerza laboral. La tasa de desempleo, que tocó el 10% a finales de 2009, ha caído más rápido de lo esperado y ahora está en el 8,3%.

Como suele ser el caso, siempre hay dos caras en cualquier buena noticia. Una de las principales consecuencias del prolongado período de bajo crecimiento del empleo, desde 2008 hasta 2011, ha sido el descenso masivo de la población activa. Por ejemplo, ha habido un aumento de 2 millones en los últimos cuatro años en el número de personas que no están dentro de la población activa, pero que le gustaría trabajar. Desde octubre de 2008, el número de personas en edad de trabajar que no forman parte de la población activa se ha incrementado de 78.6m de 85.1m. Como resultado, la relación/ ratio empleo-población ha caído desde el 62,7% a finales de 2007 hasta un 58,6%.

Lo más preocupante ha sido la disminución en la participación de las personas en edad de trabajar de entre 25 a 54 años. Para este segmento, la tasa de participación se ha reducido en dos puntos porcentuales en los últimos cinco años hasta el 81,6% el mes pasado. La tasa de underemployment  de EE.UU, que hace referencia a los que trabajan a tiempo parcial pero preferirían trabajar a tiempo completo, se sitúa en el 14,9%, frente a un 8% a mediados de la década pasada, aunque a finales de 2009 estaba por encima de 17%

Hay que reconocer que parte de la explicación para la menor participación de la población activa se debe al envejecimiento de la población. En otras palabras, una mayor proporción se concentra cerca de la edad de jubilación y, a medida que pierden sus puestos de trabajo, son más propensos a "retirarse".

Hay una asunción subyacente de que, una vez que la economía alcance una altitud de crucero y la confianza sea boyante, entonces habrá una avalancha de trabajadores desalentados que se reincorporarán  al mercado laboral. La mayoría de los funcionarios de la Fed asumen que este es el caso. Si se equivocan, y el crecimiento del empleo sigue sólido como lo ha hecho en los últimos seis meses, entonces la tasa de desempleo podría bajar más rápidamente de lo que muchos esperan.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar