El hundimiento del milagro español



Aunque engañados como casi siempre, fue cojonudo mientras duró. Diez años de crecimiento vertiginoso, de locura colectiva, de café para todos y vámonos de putas. Éramos la envidia de Europa. Los españoles nos acercábamos peligrosamente a la cabeza de la carrera y continuábamos avanzando posiciones. En un sprint habíamos adelantado a Italia. Ya divisábamos, no muy lejos, a Francia. Y entonces... ¡a la mierda! Vino el desfondamiento, el querer y no poder. Ya no corríamos, andábamos y vimos alejarse a Francia. Italia nos adelantó nuevamente. Ya no pudimos marcar el paso. Nos paramos, quietos, como petrificados. ¿Cómo pudo sucedernos esto?

¿Falló la preparación? Todo falló, todo. Quisimos acercarnos a la meta por una calle que se iba estrechando cuánto más rápido corríamos hasta encontrarnos sin salida. Diez años hemos estado instalados en ese antimercado, en una burbuja que no ha resistido y ha terminado por explotar mandándolo todo a la mierda. 

El españolito medio, con su curro de 8 horas y su A3 en la puerta desconocía entonces el cómo y el por qué del milagro español. Estaba instalado en él y le iba bien. A quién no le gusta vivir por encima de sus posibilidades cuando te están diciendo constantemente que España va bien, que consumas, que te compres un pisito en la playa, un nuevo coche, que te vayas de vacaciones y que vivas la vida loca. Pocos nos atrevimos a sacar la cabeza de esta locura. Nos llamaron burbujistas, herejes de un sistema que era una puta locura.

Existían informes en contra de esta saturación de viviendas, de esta manera de hacer antimercado. No hubo reacción, los informes, los datos oficiales no les convenía que saliesen a la luz. Se quería seguir vendiendo el milagro español pero no querían reconocer que en términos económicos, financieros, de endeudamiento, era una descabellada locura. Se controlaba la información para que el pueblo no viera los resultados de esa actividad frenética que tuvo lugar durante diez años.

¿Culpables? Bancos y Cajas que actuaron durante esos años sin ningún tipo de regulación por parte de los Gobiernos de Aznar y Zapatero. En diez años de gobiernos de PP y PSOE se ha hecho tanta obra pública como en treinta en países con una economía superior a la española. Maldita locura. Ahora, la hucha de las pensiones vacía y mucha gente pasándolas canutas.

El milagro español, la envidia del resto de Europa. ¿Hasta cuándo estaremos pagando sus consecuencias?

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar