La propiedad privada

Este contenido tiene más de 11 años
Muy interesante la conversación que tuvo lugar en uno de los taxis más populares de España: ni libre ni ocupado. Os dejo la charla completa para que cada uno llegue a sus propias conclusiones:
El usuario tomó uno de mis periódicos (El País), lo abrió para leerlo y así se mantuvo durante el resto del trayecto. Llegamos a su destino, pagó el importe exacto de la carrera, plegó mi periódico bajo el brazo y abrió su puerta con la intención de llevárselo. Antes de apearse del taxi le tomé del brazo y le dije:
- ¡Disculpe! Ese periódico es mío.
- ¿Lo ha leído ya? – me preguntó.
- Sí – le dije.
- Pues yo, no.
- Pero es mío.
- Defina “mío”.
- Lo compré YO.
- Usted compró el periódico para leerlo, ¿no es cierto? Primero pagó por él y luego lo leyó. Podría decirse entonces que amortizó su valor. Por lo tanto, el valor de este mismo periódico, para usted y después de leerlo, es CERO. Si ahora mismo lo extraviara, no volvería a comprarlo de nuevo, ¿verdad?
- No.
- Pues considérelo extraviado.
- No puedo considerarlo extraviado ya que LO TIENE USTED BAJO EL BRAZO. Tampoco puede usted pedirme que lo considere extraviado y, por lo tanto, me mienta a mí mismo, sólo por satisfacer sus necesidades lectoras. Prefiero creer, si me remito a los hechos, que usted trata de robármelo por sus HUEVOS TOREROS. Con perdón.
- Falso, querido amigo. No podría considerarlo un robo teniendo en cuenta que, como ya le dije antes, el valor actual de este periódico, para usted, es CERO.
- ¿Y si le digo que necesito el periódico para limpiar los cristales del taxi?
- En tal caso convendría valorar el periódico no ya por su contenido, sino por su continente.
- ¿Se está quedando conmigo?
- En absoluto, caballero. Sólo pretendo razonarle a usted mi postura y, ya de paso, terminar de leer este periódico tranquilamente en casa.
- Le he dicho que quiero usarlo para limpiar los cristales.
- Está bien. Hagamos un trato. Yo le doy las páginas que ya he leído para que limpie usted sus cristales y, a cambio, me llevo el resto.
Por no seguir discutiendo, acepté el trato. El hombre me tendió un par de páginas sobre el asiento y se marchó. Eché un vistazo. Correspondían a la sección de Economía.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar