3
Este contenido tiene más de 11 años
Al principio no había crisis. La economía española estaba saneada, las cuentas del Estado libres de polvo y paja, y el sistema financiero boyante y estabilizado. Luego llegó el aciago verano de 2008, y entonces sí que hubo crisis, aunque entonces eran responsables los bancos norteamericanos y los especuladores que se habían enriquecido con unas hipotecas exóticas. No se sabe bien por qué, aquella crisis contagió a la economía española. Pero no hay mal que por bien no venga y la crisis, al fin reconocida, vino a demostrar la maldad intrínseca del capitalismo. Así que nuestros socialistas aprovecharon la ocasión para celebrar el fin del liberalismo económico.

Durante un tiempo, Rodríguez Zapatero no debió de dar crédito a lo que estaba ocurriendo. Había planteado una revolución ideológica y de costumbres, exclusivamente postmoderna. Ahora se le presentaba la oportunidad de demostrar que el socialismo seguía vigente, que estaba ahí, al alcance de la mano. Incluso lo llamaban, en tono implorante, los agentes del capitalismo en trance de perecer, arrastrados por la desvergüenza y la codicia de que habían hecho gala en los últimos veinte años... El Estado triunfaba, podía hacer lo que quería, se mostraba capaz de arreglarlo todo.

Tal vez aquellos momentos de embriaguez, que de ser cierta esta hipótesis debieron de ser memorables, expliquen lo que ha sucedido después. Como era previsible, toda aquella ilusión se ha desvanecido al cabo de no mucho tiempo. Estamos justamente en la resaca de la borrachera provocada por la inyección de ideología dura que Rodríguez Zapatero, epítome moderno de los socialistas de todos los partidos, clases y nacionalidades, se permitió con la crisis financiera. Volvemos a comprobar que los gobiernos no se lo pueden permitir todo, ni son capaces de rescatarnos de todas las situaciones, y que la política no sirve a la hora de generar prosperidad, que hay que respetar las reglas y las leyes, que no se puede saquear sistemáticamente a los contribuyentes, e incluso (esto es lo peor) que es necesario trabajar, aunque sea de vez en cuando.

Los socialistas ya han elaborado una nueva explicación, la de los especuladores contra España, contra el euro, contra Europa. Habrá quien se la crea, claro está: es sencilla, fácil de entender y permite albergar la esperanza de que se va a seguir viviendo del cuento, quiero decir del socialismo. Aun así, las cuentas ya no salen.

Rodríguez Zapatero, por su parte, no aceptará la realidad porque no se puede asumir el final de un ideal tan bello como el que creyó protagonizar hace menos dos años. Y acabaremos abrasados en la pira funeraria de quien optó, heroicamente, por inmolarse en el altar de los sueños rotos. Socialismo o muerte, compañeros liberados.
  1. #1
    Anonimo
    14/05/10 20:06

    Hombre, una obrera... curiosa figura

    ¿Con el paro que hay en la construcción y cogen mujeres? Llámame machista, pero para levantar un bloque de hormigón no veo ideal a según quién.

    ¿O con "obrero" se referirá a 'proletario'?
    Esto es, trabajo sin cualificación que sabe hacer hasta un mono, y que ofrecen por tanto hacer a cambio de dinero, a quien desee simplemente no hacer esas tareas para dedicarse a otras más elevadas y profesionales. Eso es un proletario (también conocido por un "me la zúa tó" o "trabajo pa vivir, no vivo pa trabajar" -y al final ni lo uno ni lo otro-).

    Te recomiendo humildemente, amiga proletaria anónima, que avances en formación o entrega o esfuerzo, o que pruebes en otro trabajo, si lo que deseas es mejorar tu nivel de vida. Pero lo que no puedes hacer es intentar elegir para ti a un representante que en tu nombre y el de otros como tú robe de forma organizada a otros.

  2. #2
    Anonimo
    13/05/10 02:51

    No se por qué pero me da que eres una votante decepcionada de ZPedo. De ser así, enhorabuena por abrir los ojos. El PSOE no representa nada, tan solo los intereses de unos cuantos por tener el mando de la playstation con el que jugar a empobrecer a los borregos que en su día le votaron y que aún hoy le vanaglorian. Ese exceso de buenrollismo lo vamos a pagar caro, ya verás.

  3. #3
    Anonimo
    12/05/10 19:51

    Espero ansiosa tu post sobre el tijeretazo de ZP y su POLÍTICA SOCIAL"(pensionistas, funcionarios(mileuristas en su mayoría) y madres!!)Solo veo una parte positiva y es que este hijo de... su madre, al fin se ha quitado la careta! Como se puede tener la cara tan dura y donde dije blanco decir negro, con tanto descaro! La Coherencia desde luego no está de moda!! Si hay alguién del PSOE que hoy no se sienta insultado yo desde luego no lo entiendo!
    A la espera de ese duro post para todos los que se supone que somos obreros y el PSOE decía que nos representaba!!!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar