El arte de la corrupción

6


Me hace gracia ver como enfocan los telediarios la onda de corrupción que atraviesa el país de punta a punta. Y más gracia aún me hace comprobar como la gente se sorprende y pone el grito en el cielo ante esta situación. Vamos a ver, señores, la corrupción es parte de la cultura política española. El arte de me arrimo, trinco y unto existe en este país desde los orígenes de la democracia. Matas, el Bigotes y Julián Muñoz solo son los pringados de turno que no han sabido untar bien a su entorno y son pillados por su manifiesta torpeza. Chivos expiatorios que la maquinaria propagandística socialista (la mejor del mundo) utiliza para generar una cortina de humo con la que desviar la atención. ¿Acaso nadie se ha percatado de que cada vez que se cuece algo gordo en Moncloa surge una noticia morbosa con la que dar de comer a los borregos?

A mí estos choricillos, la verdad, no me preocupan. Son corruptos de un nivel inferior que llegaron a donde llegaron por su exquisita verborrea y que se han aprovechado astutamente de la decadencia del régimen. Los que me dan verdadero miedo son los que nunca salieron saldrán en las noticias porque juegan en el más allá. Los analizamos tras el salto:

Ejemplos de corrupción de primer nivel existen a montones pero son invisibles a los ojos de la ley. Imagínate a un político cuya campaña sea financiada por un par de bancos o cajas de ahorro. El tío gana las elecciones y llega al poder. Si por circunstancias económicas la crisis azota al sector financiero, ¿qué crees que pasará? El banco condonará deudas por un lado a cambio de gigantes inyecciones de dinero público con cargo al PIB por el otro. Un rescate encubierto que esconde un trapicheo que ha venido gestándose desde hace años. Esta corrupción de alto standing es invisible para la justicia y ha movido decenas de miles de millones de euros. Estamos hablando de crear leyes para poder dar lugar a situaciones de corrupción extrema. Esto es muy grave. Si encima te da por pensar que un presidente es  un producto creado por lobbies y configurado de fábrica para llegar a ese cargo, apaga y vámonos.

Imagínate ahora a otro político que comenta a un amigacho de toda la vida la recalificación de un terreno de rústico a urbano. El amigacho compra las tierras a precio de saldo y cinco años después construye una urbanización de chalets adosados de dos pares de cojones a poco más de mil metros de la playa y que posteriormente vende a 300.000 euros cada uno. Dos semanas después el político abre la puerta de su casa, se encuentra una bolsa del Mercadona con un fajo de billetes de quinientos y aquí nadie sabe nada. 

Si un día abres el periódico y te enteras de que se está proyectando un macroproyecto de 18.000 viviendas en régimen de alquiler en un país donde en 2009 se construyeron 200.000 y que aún tiene un stock de 1.000.000 sin vender, no pienses en la insensatez del constructor o del político que lo ha permitido sino en el negocio en B que allí hay montado. ¿Como si no se iba a generar trinque?

Cada vez que hay una crisis (pasó también en el 93) el pastel se reduce y las porciones son más pequeñas. Cuando los comensales se ponen nerviosos porque no pillan cacho a uno se le va la lengua y al otro le aparece el teléfono pinchado. Luego nos lo venderán como una depuración del sistema y los necios dormirán tranquilos sabiendo que la justicia funciona. Esto sí que es un circo y no el de la Fórmula 1.
  1. #1
    Anonimo
    13/04/10 17:34

    Esteu tots lokos y sou uns frikis jajajaja

  2. #2
    Anonimo
    13/04/10 01:44

    Puedes votar la noticia [...] El arte de la corrupción de la política española (www.economiafreak.com) [...] en meneame.net

  3. #3
    Anonimo
    11/04/10 19:05

    Puedes votar la noticia [...] El arte de la corrupción de la política española (www.economiafreak.com) [...] en fresqui.com

  4. #4
    Anonimo
    10/04/10 14:50

    Puedes votar la notica [...] El arte de la corrupción (www.economiafreak.com) [...] en apezz.com

  5. #5
    Anonimo
    10/04/10 14:17

    Lo de la bolsa del mercadona me ha llegado. Muy ilustrativo...

  6. #6
    Anonimo
    10/04/10 13:15

    Pues es así como dices totalmente.
    Los políticos no son inversores, ni financieros, ni expertos bursátiles, ni constructores, ni médicos, ni banqueros. Son oradores y líderes de masas, nada más.

    La única forma de acabar con la corrupción de los gobiernos es muy simple: que los gobiernos se normalicen y vuelvan a sus funciones normales, que son simplemente la gestión del monopolio legitimado de la violencia. Pero que dejen de jugar a inversor y empresario, y a buen samaritano con el dinero ajeno expropiado a la fuerza.

    Corrupción cuando el gobierno maneja dinero es automático, porque:
    1) Los políticos no son profesionales inversores ni del resto de ramas de la economía, como ya hemos dicho. Y aunque lo fueran algunos, desde luego no son los mejores de la población. Los financieros son privados, los médicos y cirujanos también, los empresarios y constructores también, y los bancos también.
    2) El dinero que manejan no es suyo. Es muy diferente del empresario o banco que se están jugando su propio dinero. El resultado es radicalmente diferente.
    3) El beneficio o utilidad que obtengan con ese dinero no es para ellos, es para otros. Eso cambia mucho el panorama y la forma de usar el dinero, muy diferente de la eficacia, precisión y esfuerzo con que lo emplea el propio inversor o profesional en la búsqueda de un rendimiento que tiene que ser su retorno para sí mismo.
    4) Utilizar el dinero de otros sin el consentimiento de éstos (impuestos coercitivos por la fuerza), por más que muchos por inercia se hayan habituado, es un estado de aberración moral. En este caldo de cultivo de moral difusa y de "todo vale según con qué palabras lo plantees", la corrupción es una reacción obvia que tarde o temprano aparecerá siempre.

    La trampa del socialismo y del totalitarismo es pensar que todo se arregla con más leyes, más norma coercitiva, más cárcel y más sanción. Y así sólo consigues tener la mayor proporción de población penitenciaria del mundo (como los socialismos), pero jamás que las cosas funcionen "bien". El mundo funciona bien cuando es LIBRE y JUSTO.

    Por más que os acostumbréis, quitar a la fuerza a una población el 40% ó 50% del fruto de su trabajo por el gestor del monopolio de la violencia es una aberración moral. Y así van Europa y peor aún Argentina. Eso, jamás funcionará. Búscale las vueltas que quieras.

    Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar