3

Cada día que pasa crece el número de personas que se dan cuenta de que la UE no es mas que un concepto teórico. Atrás quedaron aquellos años en los que creíamos que sustituiríamos a Estados Unidos como potencia hegemónica. No era mas que un bulo. La idea de unir naciones con culturas, idiomas y gentes totalmente diferente no podía salir bien. He aquí algunas reflexiones que explican el por qué del rotundo fracaso:

1. La libre circulación de personas está fuera de control. Antes enseñábamos un pasaporte en la aduana y a nadie se le caía la mano. Los países sabían quién entraba, quién salía y la inmigración estaba controlada. Hoy tenemos España llena de rumanos, que no vienen a trabajar precisamente ni tampoco de vacaciones. La gente entra, sale y por el camino hace lo que le sale de los cojones.

2. La unión monetaria nos ha vuelto mas pobres. Nos quitaron la peseta y nos implantaron un euro que no estábamos preparados para soportar. Tragamos unos tipos de interés por debajo de la inflación y nos han estallado en la cara con la crisis. Antes un café costaba veinte duros y ahora cuesta 1 €. Y los sueldos no suben. Un alemán cobra el doble que un español y paga casi lo mismo por el café.

3. La unión política es el coño de la Bernarda. Todo dios barre para su casa y le importa una mierda el vecino de al lado. Para colmo tenemos tropecientos eurodiputados que ni siquiera acuden al Parlamento el día que se nombra nuevo presidente; y por si fuera poco miles de funcionarios "europeístas" que no sirven para nada. Sueldos, sueldos y mas sueldos tirados a la basura. ¿Quién ha respondido a la catástrofe de Haití? ¿La UE? Ni de coña. Han sido sus países individualmente. Somos incapaces de actuar conjuntamente y con una única voz. Ni para la constitución europea nos pusimos de acuerdo.

4. No se puede ser una potencia mundial sin tener un puto ejército. Da igual que lo uses o no, pero hay que tenerlo para acojonar. Para compensar este déficit tenemos la Europol, que es algo así como la versión light de Coca Coca, pero no sirve para casi nada.

5. No nos entendemos hablando porque no tenemos una lengua común. En teoría es el inglés pero no lo hablan ni los políticos. Las reuniones son un show. Todos con pinganillo y ruedas de prensa en las que todos sonríen pero nadie sabe qué dice el de al lado. Es vergonzoso. Si ya de por sí es complicado ponerse de acuerdo con alguien que habla como tu, no quiero ni pensar como será con una decena de idiomas distintos.

6. Sistemas educativos que son la noche y el día. De los colegios suecos salen calculadoras humanas y de los españoles carne de aparcacoches. Si queremos formar una unidad hay que educar desde pequeño con los mismos valores y las mismas premisas. Se trata de adiestrar mentes para conseguir un ideal común y alcanzar el todo gracias al avance generacional. Encima nos toman el pelo con el dichoso Plan Bolonia que parece ideado por el mismísimo ZPedo.

Y todo esto sin contar que vestimos diferente, comemos diferente e incluso follamos diferente. Así es imposible. La idea era buena y, siendo sinceros, el simple hecho de ver sentados en la misma mesa a presidentes de países que hacen medio siglo se mataban entre sí ya es positivo, pero no suficiente. Los que diseñaron el método se equivocaron en las formas y los plazos. Cada día que pasa la desilusión es mayor y se acerca la fecha en que cada país vuelva a hacer lo que le de la gana sin pedir explicaciones a nadie.
  1. #1
    Anonimo
    24/01/10 18:08

    Je je je mi abuelo decía que no hay mas ciego que el que no quiere ver....

  2. #2
    Anonimo
    24/01/10 01:05

    Pues que se preparen las ópticas porque se aproxima una nueva burbuja :)

  3. #3
    Anonimo
    23/01/10 21:44

    Ya nadie duda que nos tomaron el pelo con la ue. No funciona y el que no lo vea es que necesita gafas.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar