¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Todo sobre la economía y la fiscalidad de las apuestas

Casas de apuestas, economía y fiscalidad

La importancia de la gestión del bank y el stake

A medida que damos nuestros primeros pasos en las apuestas deportivas empezamos a familiarizarnos con un vocabulario técnico propio de este mundo. Entre los primeros conceptos que debemos manejar están los del “bank” y su gestión, y su relación con el “stake”. Son dos ideas muy sencillas pero claves para asentar unos sólidos cimientos en el desarrollo de un apostante.
 
 

El bank y su gestión

 
El “bank” es la cantidad de dinero total que se va a destinar a apostar. Son los fondos con los que cuenta cualquier apostante. Una correcta gestión del bank ayuda a evitar pérdidas y a la larga puede desembocar en beneficios si el talento para pronosticar acompaña.
 
La forma más común de gestionar un bank es dividiéndolo en unidades, normalmente 100 unidades. Una vez hecha la división, es conveniente marcarse topes de unidades apostadas por evento y por tiempo. Por ejemplo, un límite podría ser no apostar más de 3 unidades por evento y no apostar más de 6 unidades por día.
 
Unos límites conservadores serán de ayuda ante una mala racha, por lo que es muy importante respetarlos. Nos libraremos de ser víctimas de los errores psicológicos más frecuentes entre los apostantes, que suelen derivar en números rojos.
 

El stake y su relación con el bank

 
El “stake” es una forma de expresar numéricamente la confianza que se tiene en que salga un pronóstico. Se suele confundir con la cantidad de bank que hay que apostar, dado que es normal que exista cierta correlación entre la confianza que nos despierta una apuesta y la cantidad de dinero que le asignamos. Tampoco hay que confundir el stake con la probabilidad que expresa una cuota, ya que es un valor que decide el apostante, siendo completamente subjetivo.
 
En un stake decimal, de 1 a 10, los diferentes valores expresarían lo siguiente:
  • Stake 1-3: este valor correspondería a las apuestas en las que percibimos mas riesgo o a las que menos confianza nos despiertan, por lo que basándonos en el ejemplo de gestión del bank anteriormente descrito, les asignaríamos como máximo 1 unidad de de nuestro bank.
  • Stake 4-6: este valor equivaldría a un riesgo medio y probablemente sea el stake que en más ocasiones colocaremos a una apuesta. A este stake le correspondería en torno a 2 unidades de nuestro bank
  • Stake 7-9: Este valor se lo daríamos a las apuestas más atractivas, en las que percibimos claramente su viabilidad. En estas apuestas podríamos jugar hasta 3 unidades de nuestro bank.
  • Stake 10: Este valor representaría la apuesta asegura, un pronóstico que no se puede fallar. Por principio, esto es algo que todo apostante tiene que interiorizar que no existe, salvo que estemos ante un amaño.
La esencia que engloba a estos dos conceptos es la de encontrar una manera racional de enfocar el riesgo presente en las apuestas, para permitir una correcta gestión del dinero que ponemos en juego. Comprender el significado e implicaciones de los conceptos de “bank” y “stake” es un primer paso hacia el éxito en las apuestas.

Autor del blog

  • jmaren

    Invirtiendo en apuestas desde 2008.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar