Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
2 recomendaciones

A menudo, en la vida y en el tráding, no nos atrevemos a acometer un proyecto soñado, a emprender un ansiado plan o a empezar algo que nos gustaría comenzar, porque presuponemos de antemano que es una tarea ingente, grandiosa, demasiado complicada, extensa o dificultosa para nuestras posibilidades y nuestros conocimientos y capacidades.

Cometemos el error de mirar las cosas solamente como un todo imposible de acometer por su volumen de una sola vez, como un camino demasiado largo para ser recorrido, en lugar de considerar que ese todo está formado por pequeñas partes, a las que sí somos capaces de enfrentrarnos, y que ese camino está formado por pequeñas baldosas, que podemos recorrer sin problemas.

¿Cómo cambiar la perspectiva?

Se trata de cambiar la perspectiva general que tenemos respecto a los retos a los que nos tenemos que enfrentar, no asustarnos de antemano ni rechazar el iniciarlos porque los miremos demasiado de cerca y su tamaño nos asuste, sino separarnos un poco, verlo todo desde otra perspectiva, desde la nuestra, y plantearnos y entender que si nos autoexigimos que hemos de ganar una guerra en un sólo día, en un sólo momento, caeremos derrotados de antemano. Se trata de luchar día a día, de ir venciendo cada batalla, cada combate por muy pequeño que nos parezca y cada mínima victoria, por insignificante que nos parezca, nos hará posible obtener así el merecido y esforzado triunfo final.

A mi humilde entender, y por propia experiencia, la única forma de escalar una montaña es comenzar desde la base, subiendo poco a poco y no volverse loco mirando hacia la cima una y otra vez, porque si no, en el alocado ascenso nos podremos caer para siempre. La única forma de leer un libro de 600 páginas, es comenzar por la primera, luego por la segunda y así hasta el final, centrándonos en la lectura y no en el número que aparece en la parte inferior del libro ni en cuantas hojas nos quedan. La única forma de terminar una carrera, universitaria o deportiva, es empezar por el primer curso, recorrer el primer metro, y luego continuar con los siguientes, sin perder el tiempo ni mirando atrás, ni frenando porque en el primer día de clase o en la posición de salida, se nos hace eterno y nos supone un mundo ver los años que nos quedan por delante y lo lejos que está la meta. La única forma de comerse un elefante es...trocito a trocito.

trading

Y la única forma de vivir del tráding, de ganar cantidades respetables, no es haciendo operaciones espectaculares, que nos doblen o tripliquen la cuenta, ni echando mano de las calculadoras de mentes ajenas que te asustan diciendo que tendrías que tener un capital con muchos ceros detrás, y que tendrías que obtener una rentabilidad también de muchos dígitos.

Si se opera con esa presión, pensando en ganar miles de euros en vez de ir sumando poco a poco decenas de ellos, igual acabamos perdiendo todo nuestro capital, nuestro ánimo y a nosotros mismos.

Si tenemos una cuenta con una unidad de Euro por ejemplo, y queremos y necesitamos sacar 3 unidades para vivir y triunfar, si nos asustamos de antemano pensando que eso supone triplicar nuestro capital, nos metemos suicidamente al mercado buscando rentabilidades imposibles, nos atenazamos con gente que no entiende en absoluto de ésto pero que con sus números en la mano intenta demostrarte que no es posible, y que debes tirar la toalla en base a sus estadísticas llenas de tantos por cientos, entonces tendrán ellos razón y nunca lo lograremos si no cambiamos la perspectiva y vemos también el tráding como ese enorme paquidermo que es muy difícil de digerir, pero posible si lo hacemos poquito a poco.

Pensemos en esforzarnos cada día, y en sacar a esa cuenta con 1 hipotético Euro unos pocos céntimos en cada operación (eso sí es posible si estamos formados, preparados con una mentalidad óptima, un sistema madurado y aprovechando las ventajas del apalacamiento que nos permite operar con ese único Euro como si tuviéramos 3 ó 4 veces más), en sumar el mayor número de operaciones positivas y en perder menos céntimos en las que tengamos que perder. Centrémonos sólo en la entrada que tenemos entre manos, en la labor de cada día, en hacerlo cada día un poco mejor que el anterior, en afrontar las partes y no el todo, en no querer ser alcistas ni bajistas sine die, sino en rascar unos puntos en cada operación sin importarnos que sea en rojo o en verde, y seguro, seguro, que al final de cada mes, si estamos las más de 20 sesiones al pie de las pantallas, podremos convertir los pequeños éxitos ganados en cada batalla librada frente a los mercados día a día, en una victoria definitiva de nuestra guerra semanal, mensual o anual, que nos permitirá ver cómo los en teoría insignificantes y para algunos despreciables céntimos, se han hecho mayores y se han unido dando brillante y volumen a nuestra cuenta...

Es también lo que trato de transmitir y enseñar a los alumnos y compañeros a los que doy formación: la consistencia se alcanza sumando poco a poco, operación a operación, sin tratar de obtener grandes "pelotazos", ni operaciones con infinidad de puntos...pero sobre todo, evitando tener cuantiosas y dolorosas pérdidas que nos limen la moral...y la cuenta. Cambiar la perspectiva: pensar como hormigas para lograr, con paciencia, sistema y disciplina, sumar más veces que restar, y cuando restemos, que no sea en una cuantía nunca superior a lo que ganemos...

No pensar al sentarnos a operar en si van a continuar o no las subidas o bajadas del día anterior, sino esperar a ver qué es lo que ocurre realmente, no qué es lo que queremos que ocurra... continuar, porción a porción, en largo o en corto, y sabiendo que en la operación siguiente tengo que volver de nuevo a por un poco más, al día siguiente a a por otro trozo más, y pensando sólo en lo que tengo que hacer cada jornada, no echándonos a la espalda lo que debemos de hacer todo el mes. Hay elefante y pastel suficiente para todos, pero nuestra perspectiva debe ser la de morderle sólo un poquito en cada operación...para que no acabemos atragantados o que nos coma el mercado a nosotros...

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar