Quiero hacerme rica

Este contenido tiene más de 11 años

Ayer estuve en Madrid, en la rueda de prensa de Cuatro para presentar la última temporada del programa Ajuste de Cuentas.

Va a estar en pantalla a las 21:30h del viernes día 4 de Diciembre.
Después de hablar con los periodistas me ofrecí para intercambiar ideas en “petit comité” con quién quisiera y estuve un rato analizando algunos temas…

Quiero hacerme rica” me decía una persona, “¿Qué tengo que hacer?“. Fácil, le contesté, traza un plan que te permita ser rica, y aplícalo.

¿Qué sencillo verdad? Si quieres algo y ese algo está a tu alcance,… da los pasos y será tuyo. Ah… pero claro, tienes que pagar el precio ¿cierto? Tienes que actuar. No basta con soñar, no es suficiente con desear algo… hay que recorrer el camino.

No se trata de ganar más dinero para ser rico, se trata de administrar bien el dinero que ya tienes. Cambiar su destinación, podríamos decir: de gastarlo en ropa a ponerlo a trabajar.

Si te gusta ir de compras,… ve de compras, pero a la Bolsa, no a un gran almacén. Ahí encontrarás las mismas oportunidades de temporada, solo que, si elijes bien, en vez de pasar de moda, lograrás que estén cada vez más de moda.

La gente dice querer algo, pero luego no quiere pagar el precio. A eso lo llamamos “Querer merienda gratis” en La Escuela de Inversión. Pertenece al grupo de ideas ingenuas de personas que siguen pensando que sus sueños se harán realidad con “la fuerza del pensamiento”. Desea algo con todo tu ser y el mundo de lo ofrecerá en bandeja… Yo prefiero el camino de: Desea algo con todo tu ser, diseña el plan que te llevará a tenerlo, aplícalo con determinación y probablemente será tuyo.

Quieres ser rica, pero no estás dispuesta a hacer nada. El conocimiento está a tu alcance. Solo tienes que actuar. ¿Qué te está frenando de esta manera? Probablemente un conjunto de ideas limitantes tales como: “No merezco lo que quiero”, “Eso no es para mi”, “Para acumular riqueza tienes que ser deshonesto”,… y una que también salió en la conversación “Invertir es arriesgado”.

Las ideas que tenemos sobre cómo funciona el mundo y sobre qué es posible para nosotros DETERMINAN lo que somos capaces de hacer. Nuestras creencias están por encima de nuestro potencial y permiten que lo expresemos o que lo silenciemos.

Si crees que no mereces más de lo que tienes, eso es cierto para ti y actuarás congruentemente con tus ideas. No conseguirás nada… No, a menos que cambies tu manera de pensar. ¿Pero cómo vas a cambiar tus ideas si no eres consciente de que están interfiriendo en tus resultados?

No puedes acabar con algo que ignoras que existe.

Decía otra persona: Claro es que, si lo que tengo que hacer es invertir en la Bolsa, eso es muy arriesgado“. Y tiene toda la razón del mundo. Es muy arriesgado para ella. Es menos arriesgado para alguien que sabe lo que hace… y la diferencia entre una y otra persona es, de nuevo, el conocimiento.

Por suerte TODAS las ideas que tenemos las hemos adquirido. No hay ninguna idea con la que hayamos nacido… las hemos “comprado” a medida que hemos ido interactuando con el mundo.

Con esto quiero decir que, si lo que necesitas es conocimiento, deberías de alegrarte: el conocimiento está al alcance de quien lo quiera. Es la parte buena de la globalización.

Para ser rico, un tiene que saber qué entiende por riqueza. Para mi, y ya lo he compartido en alguna otra ocasión, se trata de poder disponer de tu tiempo, el activo más valioso, conforme quieras, mientras eres capaz de mantener el estilo de vida que eliges.

Eso significa que riqueza no es dinero sino tiempo.

Pero ¿de qué tiempo dispones si tienes que dedicar las mejores horas del día a conseguir dinero? de las migajas. Cambiar eso es riqueza: disponer de tiempo por no tener que dedicarlo a conseguir dinero. Solucionar la ecuación y ganar el juego del dinero, que para mi significa conseguir ingresos pasivos para mantener mi estilo de vida. Ingreso que no dependan de tu tiempo.

Una forma de conseguirlo es la Bolsa, pero hay otras muchas y ninguna es la mejor en sí misma.

“Quiero hacerme rica” es un comienzo… “¿qué tengo que hacer?” es una buena continuación,… pero los resultados solamente llegan cuando actúas sobre lo que sabes, porqué lo que marca la diferencia es lo que haces y no tu conocimiento.

Os estoy contando lo que hay que hacer, les decía ayer a mis contertulianos,… pero dentro de un año ellos seguirán exactamente en el mismo lugar que están ahora, que es el mismo lugar en el que se han pasado los últimos años. No harán nada más allá de soñar con la merienda gratis.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar