España en la Comunidad Económica Europea, riesgos, estrategias y futuro

1

Daniel de Busturia publicó en el número 9 de la revista Futuro de enero de 1987 un artículo titulado 1987: año de ajuste estratégico de España en la Comunidad en el que analizaba los cambios que debería tomar España para "actuar" en la Comunidad y no sólo "estar en ella". Se trata de un texto escrito un año después de que España se adhiriese a la Comunidad Económica Europea (CEE).

En 1986, España se incorporó de pleno derecho a un importante proyecto político y debía, asimismo, iniciar un proceso de inserción de su espacio comercial y económico dentro del espacio comunitario. Un proceso que, "como era de prever", no fue "incruento ni un camino de rosas", asegura el escritor Daniel de Busturia. Porque, para de Busturia, esa situación "exige que se tomen medidas urgentes de fomento de la exportación, de reducción de costos empresariales, de flexibilización del sistema económico y laboral español, de mejora de la productividad". Sin ello, dice el escritor, los productos españoles "perderán, irremediablemente, competitividad externa".

En efecto, más allá de los innegables objetivos políticos que la Comunidad persigue y que España ahora comparte e impulsa al sumarse al proyecto de integración europea, "se encuentra la Europa de las realidades", dice Daniel de Busturia. "Aquella que ha hecho de la economía un instrumento de integración. Que ha hecho de la creación de "mercado común" una estrategia para el establecimiento de nexos económicos irreversibles entre los Estados miembros, a partir del os cuales, de forma progresiva y necesariamente lenta, fuera posible poner los cimientos de una construcción política".

A esta situación se llega desde marzo de 1986, cuando se modificaron sustancialmente, flexibilizándolos, los mecanismos de importación en España, desapareciendo contingentes y licencias. España se abre, paulatinamente, a productos comunitarios y de fuera de la CEE y, además, el 1 de enero de 1987 se introdujo un nuevo desarme arancelario con la CEE a 10, con la EFTA, con los mediterráneos, con casi todos los países del mundo.

  1. #1
    06/10/13 18:58

    Con el paso del tiempo y la manifiesta comodidad que supone hablar a toro pasado,hoy
    se puede decir que España no fué,comparativamente,de los paises más ''favorecidos,''
    con su integración como miembro de pleno derecho en la CEE.A nadie se le escapa que
    España tuvo que desmontar la mayor parte de su industria pesada,de Automoción y la
    agricola.
    Se recibieron ingentes ayudas en forma de;Fondos para la reconversión industrial,la
    convergencia,reinserción laboral,etc,que aparentemente han servido para poco,como no
    sea para incrementar el número de parados de baja cualificación técnica y profesional.
    ¿Como puede ''competir'' España?,no queda otra que ''vender'' salarios iguales ó más
    bajos que los de nuestros competidores de la parte contraria del planeta,pero esto
    a largo plazo,tampoco funcionaria,debido a la caida exponencial del consumo interno.
    La competitividad debe basarse en el conocimiento,investigación,la formación y la
    colaboración entre Universidad la empresa y el sector público,hasta que la inversión
    privada atraida por los beneficios,se dicida a invertir en los sectores estratégicos,
    útiles y productivos de la economia del pais,en vez de comprar deuda de los periféricos..

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar