Lecciones aprendidas del caso Gowex: La nueva dimensión en valoración

1
Al inicio del verano nos enterábamos por la prensa de uno de los escándalos financieros más aparatosos de la Historia de España que ya se ha ganado a pulso un lugar en la lista, junto a la familia Larra, y otros casos de especial relevancia. El asunto no pasaría de ser una burda composición estructural tendente a falsear la realidad empresarial y vestirla de domingo para engañar a incautos inversores, si no fuera porque pone sobre la mesa cuestiones de mayor calado que trascienden la puramente procesal de gestión del pleito, que por lo visto va a tener poco recorrido porque el consejero delegado de la compañía se declaró culpable y asumió toda la responsabilidad sobre los hechos que se imputan.
 
Mucho se ha escrito sobre esta noticia, las más de las veces por gurús de las finanzas que pretenden haber acertado en un pronóstico hecho antes de que se revelara la realidad, y reivindican así sus cualidades como analistas, tan escasas a la vista de lo ocurrido.
Y es que el caso Gowex nos da muchas lecciones que exceden del análisis delictual de la trama, que como digo, no pasa de ser una burda composición de endogamia y refacturación falsa entre vinculados.
 
La primera lección es la fuerza de la convicción, cómo Jenaro fue capaz de trasladar su sueño y convencer al mundo de algo que era difícilmente explicable, en cuanto a concreción de la ventaja competitiva justificadora de la valoración en MAB, pero esta es más para analizarse en un blog de coaching.
 
La segunda es la decadencia de los métodos de valoración tradicionales, la mayoría menos el llamado fundamental que nunca sirve como base a modelos, sino como complemento al análisis económico-financiero, que es el tipo de modelo más utilizado. Y esta sí es indicada para tratarse en este foro.
 

El informe que hundió un sueño

 
Como todos los lectores recordarán, fue el estudio de Gotham, una consultora de dudosa reputación y peor si indagamos las personas que están detrás, el que cavó la tumba de la empresa provocando el desplome en la cotización de Gowex, y el de su principal directivo que confesó de un modo misterioso tras una semana de especulaciones, en la que se escribió de todo, desde que pensaban querellarse por uso de información privilegiada en EEUU, hasta que se pensaba rendir dadas las evidencias de los datos que contenía ese informe, que fue lo que a la postre pasó.
 
Hay quien dijo que, si bien los datos del informe eran reales, estos no hacían concluir la comisión de delitos económicos por parte de la compañía. Y por ello se aseguró que hubo insider trading por cuanto se tenían que saber más cosas de dentro de la compañía, aunque sobre esto yo tengo mis serias dudas.
 
Un vuestro humilde servidor se leyó enterito el informe que derrocó al por entonces rey Jenaro de la emprendiduría y de la magia de las tecnológicas, de cuya atenta lectura he de decir que se extraen muy interesantes conclusiones. La primera es que no lo aseguro en evitación de tener que revelar fuentes, pero no perdería una apuesta si dijese que el informe está hecho por dos becarios hindúes en un pequeño apartamento en el centro de Londres, con tan solo una conexión a internet, una sólida formación en OLAP (On-Line Analytical Processing), y mucho tiempo para indagar. 
 
Sorprende al hilo de la anterior pista, que un informe tan informal como este llevase al traste toda una estrategia de expansión internacional que había engañado a todo el mundo, a la cárcel con los huesos del pobre auditor, y al límite de la credibilidad en el MAB español, de modo que hubieron de salir voces autorizadas que calmasen el panorama para que la delgada y nerviosa línea de la confianza en los mercados no se rompiese.
 
El informe en cuestión dista mucho de lo que puede ser un informe de auditoría, utiliza información inconexa, muchas veces por contrastar, huye de los datos económicos para centrarse en los puramente cualitativos, etc, etc. No os suena esta cantinela? 
 
El informe de Gotham no hace más que consagrar la tumba de la información financiera como el lenguaje para interpretar la melodía de la imagen fiel de la empresa. Pone en evidencia, a modo de señal inequívoca del cambio de paradigma en los sistemas de información empresarial.
Esto no es novedoso, ya se viene tratando desde hace mucho tiempo, pero solo recientemente se han depurado métodos de obtención de información para la toma de decisiones, que no olvidemos es/era la verdadera esencia quimérica de la contabilidad, aunque esta en realidad se use para rellenar impresos fiscales.
 

Información y análisis

 
Términos como Big data, Integrated Reporting, ó XBRL son términos que apuntan a la dirección hacia la que van las exigencias de información bursátil y empresarial para reflejar la imagen real de la empresa en la era de la información. Ya en mi Blog Derecho Penal Económico&Compliance publiqué un post el pasado julio en el que me refería a las aplicaciones de Big Data en Compliance que tuvo bastante éxito, y  apuntaba estas cuestiones.
Todo esto no es más que el reconocimiento de que es el análisis cualitativo, frente al tradicional cuantitativo, el que aporta mayor detalle de exactitud sobre el devenir real de una compañía; y sobre todo la interrelación de datos. El cruce de datos, la realidad que subyace en algún lugar de la maraña de datos que manejamos habitualmente; es el que puede proporcionar patrones de comportamiento en los humanos y de sesgos en el cumplimiento de los modelos de compliance.
 
Aunque dedicaremos capítulos individuales a cada una de estas categorías de conocimiento, en los que el formato de post a buen seguro no bastará para agotar cada uno de los temas; emplazamos a la inmediata sobre el lenguaje XBRL como método de reporte de información empresarial, por lo que tiene de futurible.
 
La cuestión que subyace a la discusión sobre la información financiera, que sirve de base a la gran mayoría de métodos de valoración no es baladí. Ya presenta insondables problemas el principio contable de Valor de mercado (mark to market value) que es pilar del sistema en torno al que se fundamenta toda la teoría de valoración de activos empresariales (incluidos activos financieros). Y como el VM es obviamente una entelequia, una quimera conceptual, pues arreglan el problema incorporando el célebre principio de substance over form.
 
El reconocimiento de la Psicología del consumidor (en este caso del inversor) como un valor indiscutible en la formación de precios en los mercados, vino con el reciente Premio Nobel otorgado a tres profesores estadounidenses por el análisis empírico de la valoración de activos; Eugene F. Fama (U. Chicago), Lars Peter Hansen (U. Chicago) and Robert J. Shiller (Yale) que entre otras afirmaciones concluyentes, dice;
“markets are moved by a mix of rational calculus and human behavior”
lo cual no deja lugar a dudas de la principal novedad que aporta el estudio, luego de confirmar la mayor predictibilidad del comportamiento de activos en el largo plazo.
 
El de mayor solera de los tres autores es Shiller quien ya en 2000 publicó un ensayo titulado Irrational Exuberance en el que alertaba que los valores en un mercado alcista (bull market) se fijaban más por la psicología humana que por sus verdaderos valores reales. No vamos a entrar en disquisiciones sobre complejas teorías acerca del homo economicus y el homo sociologicus, sobre las que ya hay abundante literatura mucho más autorizada que la de un humilde servidor en la materia. Siempre que hablo de este tema, como en el post de mi Blog personal Sanción a Bank of America; me remito al video de los actores británicos John&John por la simpleza con que definen el “complejo” proceder para la toma de decisiones en las altas instancias de los mercados financieros. No tiene desperdicio.
 

Análisis cualitativo

 
El análisis cualitativo se define básicamente como la metodología basada en principios teóricos como la fenomenología, la hermenéutica o la interacción social empleando métodos de recolección de datos que son no cuantitativos, con el propósito de explorar las relaciones sociales y describir la realidad tal como la experimentan sus correspondientes protagonistas.
 
Si ya lo decía Schumpeter; el valor es subjetivo, es una percepción ,,,
 

Valoración de empresas tecnológicas

 
La tercera lección que nos da este caso es que no es oro todo lo que reluce; las empresas tecnológicas, o llamadas tech start-ups, son cuanto menos de difícil valoración, más que nada porque no hay ni histórico del que tirar para proyectar flujos de efectivo futuros, como porque no suele haber antecedente del modelo de negocio, por lo que no se puede comparar el modelo de negocio con ningún ejemplo de referencia.
Hay que fiarse a ciencia ciega de la rentabilidad de la idea de negocio, basándose en un modelo de negocio que está por probarse, por lo que lo único que nos queda es la palabra del emprendedor; y su habilidad para convencernos de la buena idea.
 
Por cierto; hay alguien a quien se le haya dado una explicación lógica de la brillantez empresarial del wifi de Gowex? Invito a que nos la cuente a todos, porque será de los pocos.
 
En una anterior entrada en Rankia, ya lo dijo bien claro en otro post el analista Daniel López Vega en su post Aprendiendo de los errores del pasado 22 de julio al que me remito en lo que complemente al presente;
“no conviene invertir en negocios cuyo funcionamiento no sea claro y comprensible para el inversor”
 
Pero de esta lección, que merece un trato aparte, nos ocuparemos en la segunda entrega, la cual se merece con creces.
 
  1. #1
    29/09/14 17:47

    ME ha gustado la reflexión que dice que los mercados se mueven en con un componente de cálculo y otro comportamental. Es un gran paso para seguir investigando sobre los mercados y saber la importancia que tienen las finanzas conductuales sobre el mercado financiero...

    Es interesante el artículo, en el caso de que la información fuera transparente todo sería distinto, pero ante la posibilidad de casos como el de Gowex, es evidente que hay varios fallos en la transmisión de información. Saludos y gracias,.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar