¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Ciclos y mercados
Aplicación del análisis cíclico a las acciones

S&P 500: el poder predictivo de la geometría

En esta entrada quiero exponer siquiera con brevedad algunos conceptos que ayuden a comprender de qué manera puede ayudarnos la geometría a encontrar zonas de precio y de tiempo donde se producen los giros del mercado.

Ninguna explicación tendría sentido sin bucear primero en los conocimientos esenciales. De modo que, antes de involucrarnos en figuras más complejas, debemos prestar atención al concepto de movimiento medido o vector, que no es sino una línea medida a través de la pendiente creada por el precio en su movimiento, línea que muestra la distancia media cubierta por el precio de cualquier activo en la dirección marcada por ese mismo vector. Veamos un ejemplo que explique a qué me refiero.

Si tomamos como movimiento medido el vector creado por la subida experimentada por el S&P 500 desde marzo hasta julio de 2009 y lo proyectamos después desde cada mínimo relevante (los suelos de los ciclos de 40 semanas), puede observarse cómo el precio recorre aproximadamente la misma distancia en cada nuevo impulso alcista. La clave para entender este comportamiento predictivo del vector creado en el primer impulso alcista desde marzo de 2009 (suelo del actual ciclo de 4 años) es precisamente que ese mínimo de marzo fue el extremo del descomunal movimiento bajista del precio desde los máximos de 2007. Los grandes suelos y techos son a un tiempo movimientos extremos en términos de precio y tiempo. Esto implica que el primer impulso alcista generado desde un mínimo tan relevante como el de marzo de 2009 encierra un valor cíclico en sí mismo.

¿Adónde quiero llegar con todo esto? Sencillamente, a que el precio marcado cada día por cualquier activo financiero es un compuesto de espacio y tiempo. La posibilidad de establecer movimientos medidos que nacen de los vectores creados por el precio implica que cada activo puede desplegar un movimiento espacial máximo antes de girarse en la dirección contraria. Al final de esos vectores, tiempo y espacio alcanzan el equilibrio, momento en el que un cambio de dirección está indicado.

Radio, diámetro y circunferencia
Procedamos ahora a internarnos en vericuetos más complejos, pero asimismo fáciles de comprender. La forma más natural de avanzar a partir de una línea es rotar esa línea a través de 360º para crear una circunferencia. El vector se convierte así en un radio, que es igual en cada punto de la circunferencia. También podemos extender el radio y disponer así de un diámetro. Sea de una forma o de otra, logramos disponer de figuras con enorme capacidad predictiva en términos de tiempo y espacio.

En el gráfico se observa que he usado el vector creado por el impulso alcista entre marzo y julio de 2009 a modo de radio para trazar el arco superior de una circunferencia. Después he realizado la misma operación con el vector creado por el impulso alcista entre junio de 2010 y mayo de 2011. En ambos casos resulta notorio que cuando el arco se pone vertical (repárese en las líneas verticales) acontecen un techo y un suelo de relevancia.

Llevando esta técnica un poco más allá, he usado el máximo de 2009 como centro de una circunferencia, de manera que lo que antes era un radio se convierte en un diámetro al extenderlo en la misma dirección que el radio y con su misma longitud. La diferencia visible es que en este caso sí aparece dibujada en su totalidad la circunferencia. Luego he dibujado una segunda circunferencia usando como diámetro el movimiento alcista hasta abril de 2010. Igualmente certeras que los arcos, las dos circunferencias completas pronostican punto temporales de giro cuando alcanzan la verticalidad.

Esto hace referencia al factor tiempo. Pero, ¿qué pasa con el factor espacio? Basta con mirar las líneas horizontales que nacen de la parte alta de algunos arcos y circunferencias para comprobar que también cumplen una función a ese respecto.

Otro enfoque
La otra forma de abordar el análisis de los gráficos con estas herramientas también participa de la clave de bóveda de la teoría cíclica de Gann: la idea de que tiempo y espacio son intercambiables. Siguiendo como campo de ensayo con el gráfico semanal del S&P 500, he tomado como punto de partida los máximos relevantes en el gráfico desde el máximo de 2007 (incluido éste), pero colocando el centro de dos arcos de circunferencia y el de una circunferencia completa en el punto donde cortan la línea horizontal proyectada desde esos máximos y la línea vertical que nace del mínimo de 2009. Con esos mimbres, repito, he trazado el arco inferior de dos circunferencias y una circunferencia entera. Después he realizado la misma operación en otras zonas del gráfico al punto de acabar dibujando tres circunferencias enteras adicionales.

De este modo conseguimos también transformar el TIEMPO que duran las caídas en ESPACIO proyectado hacia el futuro. Allí donde las circunferencias, tanto las parciales como las completas, se vuelven verticales se produce un casamiento de tiempo y espacio, un equilibrio entre ambos factores capaz de forzar un giro del precio. En el siguiente gráfico, he destacado este aspecto.

De las circunferencias, insisto una vez más, no sólo podemos destacar sus virtudes predictivas en términos de tiempo, sino que también son capaces de marcar zonas de espacio donde puede frenarse el precio para emprender la dirección contraria.

 

Técnica complementaria

Por último, quiero mostrar una sencilla técnica que no tiene que ver con las figuras geométricas, pero que también resulta muy útil para encontrar futuras resistencias y soportes. En este caso la he empleado para determinar resistencias. Sólo con trazar ángulos de 45º desde anteriores techos del precio y ver dónde se cortan con la línea vertical que nace del mínimo de 2009, se encuentran zonas de potencial resistencia. Ahora mismo, el S&P 500 ha alcanzado una.

 Permanezcan atentos.

www.bolsayciclos.com
  1. #1

    arckan69

    Me gusta, y mucho. Buen trabajo Hurst. Bravo.

    Como contrapunto, si cabe, decir que la impresora anula un poco cualquier análisis técnico.

    Saludos

  2. #2

    Hurst

    en respuesta a arckan69
    Ver mensaje de arckan69

    Tienes toda la razón. Sin embargo, incluso contando con eso, el techo de los distintos ciclos siempre acabará dándose en zonas que pueden anticiparse con este tipo de herramientas.

    Un saludo y gracias por tus palabras de ánimo.

  3. #3

    anfer50

    Muy buen trabajo y análisis . Me gusta mucho

    Animo y a continuar Hurst

    Saludos

  4. #5

    Hurst

    en respuesta a luface2000
    Ver mensaje de luface2000

    Tiene muy buena pinta. Yo tengo intención de publicar más adelante un análisis con cuadrados. Lo importante es que la geometría nos ofrece muchas posibilidades para predecir el comportamiento del mercado.

    Un saludo.

  5. #6

    luface2000

    en respuesta a Hurst
    Ver mensaje de Hurst

    Hola Hurst,

    gracias por la respuesta. Cuando lo dibujé y observé las coincidencias, me dije:

    1.- Esto viene -me imagino- del papel milimetrado que usaban antes de la era de la informática
    2.- Ahora veo claro las figuras y objetivos del Análisis Técnico vs Ondas de Elliott. Simplemente dibujando la figura en las líneas punteadas se tiene el movimiento.

    También tienen más poder las medias, pero cuando no hay media en las cercanías del precio, estas líneas son usadas como soportes o resistencias.

    Un saludo.

  6. #7

    Siames

    Con la escala adecuada toda grafica se convierte en un punto o una linea plana lo que a uno mas le guste.

  7. #8

    Hurst

    en respuesta a anfer50
    Ver mensaje de anfer50

    Gracias por tus amables palabras.

    Un saludo.

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar