Estrategia BBVA

BBVA, como tantos otros bancos españoles, ha sufrido una temporada compleja para el sector en la que la necesidad de obtener rentabilidad ha chocado con la dificultad técnica para encontrarla en un entorno macro como el que estamos viviendo en este momento. Muestra de ello es el claro canal bajista en el que ha cotizado desde principios de 2015 hasta finales del pasado verano, momento en el que empezamos a ver los primeros amagos de una rotura que terminó de confirmarse en octubre, tras un throwback de manual.

Desde entonces, el banco ha protagonizado uno de los impulsos del año, anotándose un nada despreciable 25 % en apenas un mes. Aunque la corrección posterior ha cancelado parte de ese optimismo, el panorama general, con la clara divergencia que se ha gestado durante buena parte del año, es favorable a la apreciación de la acción.  

De hecho, la corrección es una excusa más para entrar a buen precio. Hay varios soportes de precio y de niveles de Fibonacci en el entorno actual que podrían actuar como un suelo para el final de la corrección, pero no tiene mucho sentido tratar de adivinar este suelo. Más bien buscaremos confirmación de que la tendencia alcista se ha reanudado, tanto vía precio como controlando la transición del RSI hacia los rangos típicos de fase alcista.

 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar