El petróleo descuenta acuerdo de congelación y arrastra todo al alza.

El petróleo descuenta acuerdo de congelación y arrastra todo al alza.

Continúa la buena racha de las Bolsas europeas. 

Desde los mínimos del jueves pasado, el conjunto de índices europeos rebota más de un 6%.

El principal factor alcista sigue siendo el petróleo, que ha alcanzado precios máximos desde diciembre del año pasado. El cambio total de expectativas en torno a la reunión de productores de este domingo en Doha ha sido la clave: desde el jueves pasado, el oro negro sube un 14%, intercambiando una visión negativa sobre las posibilidades de que se acuerde una congelación extendida de la producción, por un descuento claro de que será así. Las informaciones de que Rusia y Arabia Saudí estarían de acuerdo en consentir que Irán no se comprometa a no incrementar su producción han sido claves en las últimas subidas.

Precisamente, este repunte del petróleo está haciendo también subir las expectativas sobre la inflación, especialmente, en EE. UU. Y el hecho de que ahora se atisbe una subida de la inflación más rápida está provocando una abrupta revalorización del Dólar, que purga sus excesos bajistas, perdiendo dos figuras en los últimos dos días, pasando de 1,1450 a 1,1260 en su cambio frente al Euro. Esta subida del Dólar permite la depreciación del Euro y del Yen, lo que favorece a las Bolsas de estos países.

El Nikkei japonés se anota un 7% en las tres últimas sesiones, favorecido por la depreciación de su divisa, cuestión que estaba lastrando mucho a la Bolsa tokiota en las últimas semanas.

Otro agente fundamental en las últimas subidas de las Bolsas lo encontramos en el sector bancario. El ser un sector extremadamente castigado le deja en buena posición para protagonizar rebotes verticales, como el actual, alimentado por la constitución del “banco malo” italiano. Pero además de esto, la subida del petróleo, con todas sus implicaciones directas e indirectas en la economía (inflación, política monetaria, países productores) también está favoreciendo al sectorial.

El caso es que, con todo lo anterior, tenemos al DAX alemán peleando de nuevo con el nivel de los 10.000 puntos, zona en la que se detuvieron los avances hace unas semanas y comenzó la última corrección. Si consigue superar con claridad esta cota, sería un factor adicionalmente alcista.

Pero posiblemente, haya que esperar hasta el lunes para incorporar el resultado de la reunión de Doha. Si no se alcanza un acuerdo, o se lanza un mensaje en esa línea, las últimas subidas de los selectivos serían revertidas en gran parte.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar