Nuevos desplomes tras un rebote engañoso.

Nuevos desplomes tras un rebote engañoso.

Un día ha durado la alegría en las Bolsas, que hoy se vuelven a desplomar, más o menos en la misma magnitud en que subieron ayer.

Lo cual, sin ninguna duda, vuelve a evidenciar la extrema debilidad en la que estamos inmersos.

Los motivos principales que explican las caídas de hoy son tres:

1.       El cierre de Wall Street de ayer, muy alejado de los máximos de la sesión. La comparecencia de Yellen en el Congreso no fue en absoluto del gusto de los mercados, al repetir el mensaje ambiguo y confuso que se vio reflejado en el último comunicado de la FED. La presidenta de la Autoridad Monetaria reconoció los peligros económicos exteriores, y alertó también de los potenciales problemas que podría causar la tensión registrada en los mercados y la subida del Dólar. Pero se mantuvo en la idea de que los tipos “subirán gradualmente”, evitando mostrar la menor capacidad de adaptación al nuevo contexto. De esta forma, la Presidenta de la FED perdió la ocasión para contribuir a cimentar un suelo en el mercado.

2.       Tampoco ha ayudado un nuevo desplome del crudo desde la tarde de ayer.

3.       El sector bancario europeo ha vuelto a tener un muy mal día, perforando el anterior mínimo del martes, y cotizando en los niveles más bajos desde 2012, año en el que los mercados llegaron a descontar que el Euro se fragmentaría.

El actual es el segundo mayor impulso bajista que han vivido las Bolsas europeas desde que hicieron mínimos en marzo de 2009, sólo superado por el que tuvo lugar entre mayo y septiembre del 2011. La actual caída supera a la que vimos este verano, entre los meses de agosto y septiembre. Pero cabe recordar, que siempre que ha habido una corrección superior al 15% en los últimos años, tras tocar suelo, se han producido rápidos rebotes superiores al 10%. Así ocurrió a mediados de septiembre de 2011, tras caer cerca de un 30% desde mayo. Un mes después, las Bolsas recuperaban un 17% de media en Europa. Desde mediados de marzo a principios de junio de 2012, también vivimos fuertes descensos, que se acercaron a un 18% en el Eurostoxx 50. Tras hacer suelo a principios del mes de junio, el rebote hasta septiembre superó el 20%. Más recientemente tenemos lo que sucedió este verano: tras perder más de un 15% entre agosto y septiembre, el mercado comenzó a subir en la última semana de septiembre, y recuperó cerca del 15% hasta finales de noviembre.

En esta ocasión, las caídas en gráficos semanales comenzaron a principios de diciembre, totalizándose una caída desde entonces del 20%.

Así pues, basándonos en el pasado, lo más probable sigue siendo que veamos un fuerte rebote en un momento dado. Pero las caídas de hoy vuelven a demostrar que el movimiento de ayer fue un mero rebote circunstancial, pero que nada ha cambiado en el fondo. La aversión al riesgo y el pánico siguen siendo máximos, y no se atisba ningún cambio inminente. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar