La insuficiencia del TLTRO choca con la inestabilidad política griega

La insuficiencia del TLTRO choca con la inestabilidad política griega

Tras la segunda subasta del programa TLTRO celebrada hoy, se puede concluir que la medida más ambiciosa lanzada hasta ahora por el BCE, ha fracasado.

El objetivo directo que persigue la Autoridad Monetaria es elevar de manera significativa su decreciente balance, hasta aproximarlo a los niveles que éste tenía en el año 2012 (aún se desconoce si es una meta o una expectativa). En cualquier caso, el BCE debe engrosar sus libros en una cantidad no inferior a los 700.000 millones de €. Lo que busca  esta operación financiera es que la economía europea reciba un estímulo en forma de liquidez adicional para que repunte la inflación y el crecimiento económico.

Hoy los bancos de la Eurozona han cumplido las previsiones, al demandar casi los 130.000 que el consenso del mercado esperaba. La reacción inicial del mercado ha sido moderadamente positiva, pero no demasiado intensa, al volver a poner de manifiesto la insuficiencia de las medidas emprendidas por el BCE.

Las dos subastas del programa TLTRO han desembocado en unas peticiones de 210.000 millones de €, cuando el objetivo máximo que se había marcado el BCE era el doble: 400.000 millones.

Los otros dos programas que hay en abiertos, las compras de ABS y de cédulas hipotecarias, tienen un potencial menor. Así pues, parece que el BCE necesitará de nuevos programas de compras para aumentar su balance en la magnitud que ambiciona.

El mercado estaba descontando el anuncio de nuevas compras  (bonos corporativos o bonos soberanos, o ambos) al cierre de la semana pasada.

En estos momentos, esa posibilidad no se ha desvanecido (el resultado de la TLTRO de hoy la refuerza ligeramente), pero el sesgo del mercado ha empeorado con claridad. Principalmente por la irrupción en escena, y por sorpresa, de la inestabilidad política griega.

La maniobra realizada por el Primer Ministro heleno le ha costado ya más de un 20% al principal índice de Atenas. Y a otros selectivos, como el Ibex, entre un 2 y un 3%. Pero sobre todo, ha reducido sensiblemente las posibilidades de que las subidas bursátiles continúen, en un contexto en el que todo parecía propicio para que se desarrollase el famoso rally de Navidad.

La tercera votación para elegir nuevo presidente en Grecia tendrá lugar el 29 de diciembre, y hasta entonces, la incertidumbre política supondrá un gran lastre para las Bolsas, teniendo en cuenta lo que está en juego: el que Grecia presente un default descontrolado y abandone la Eurozona.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar