Reunión decisiva del BCE

Reunión decisiva del BCE

Mañana tendrá lugar la reunión mensual del BCE. Con elevada probabilidad, la Autoridad Monetaria no realizará ningún anuncio sobre nuevas políticas monetarias convencionales (tipos de interés y de depósitos), ni no convencionales (nuevas compras). Pese a ello, la reunión de mañana constituye una de las tres mayores palancas de movimiento con las que los mercados europeos van a contar hasta finales de año (otra sería la reunión del BCE de diciembre, y la otra, la segunda subasta TLTRO en ese mismo mes).

Existen cuatro focos principales de atención en la comparecencia de Mario Draghi de mañana.

El primero de ellos pasará por comprobar si esta vez, al contrario de lo que sucedió en la última reunión del BCE, Mario Draghi concreta el importe que pretende destinar a los programas ya anunciados de compras de ABS y de cédulas hipotecarisa. Lo más probable es que no lo especifique.

En segundo lugar, Draghi tendrá la oportunidad de valorar la filtración realizada por Reuters hace dos semanas, en la que se apuntaba a que el BCE lanzaría un nuevo programa de compras de bonos corporativos, que le ayude a incrementar su balance hasta los niveles del año 2012.

En tercer lugar, Draghi podrá pronunciarse sobre los resultados de los test de estrés, y concretamente, sobre las palabras del presidente de la EBA aparecidas la semana pasada, en las que sugería que los bancos que había pasado las pruebas no deberían considerarse seguros.

Al presidente del BCE se le preguntará también por la segunda subasta del programa TLTRO de diciembre, y sobre algún posible cambio en las condiciones de la misma.

Todo lo anterior tendrá lugar en un contexto muy enrarecido, marcado por otra filtración de Reuters que apunta a que varios miembros del BCE, capitaneados por el Gobernador del Bundesbank, podrían enfrentarse a Draghi, al estar descontentos con la explicitación del nivel al que el BCE quiere llevar su balance.

Draghi es un activo para el mercado: es una figura que gusta a los inversores. Si éstos perciben una mayor dificultad o limitación del peso de Draghi en las decisiones del BCE, reaccionarán negativamente.

En definitiva, las sensaciones que se desprendan de la reunión de mañana del BCE serán fundamentales para definir las expectativas del mercado en torno a la posibilidad de que la Autoridad Monetaria dé más pasos para combatir la desinflación y fomentar el crecimiento europeo. Los activos cotizados (bolsas, bonos y Euro), no han descontado nada sobre la reunión de mañana, y su comportamiento reciente no es demasiado optimista. El rebote desde los mínimos anuales alcanzados hace tres semanas no ha estado justificado con un incremento de las expectativas sobre las futuras acciones del BCE. Lo que trascienda mañana tras la reunión dibujará en buena medida el camino a seguir en el corto plazo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar