Efectos de la expansión de los "carry trade"


Tal y como advertía a finales de 2006 Rolan de Courson, especialista en la economía japonesa, los carry trade son un fenómeno descontrolado que no podían tener buenas consecuencias en la economía, ya que el descontrol crea una burbuja gigante insostenible. Dicho de otra manera, los carry trade son pura especulación, que durante años han ido inflando una burbuja, que ha acabado explotando, con efectos catastróficos.

Así, el economista aseguraba que la debilidad del yen se debía a la existencia de una gigantesca burbuja especulativa, que en caso de desinflarse con demasiada rapidez, podía desestabilizar el sistema financiero mundial.

Origen y porqué:

La burbuja se crea por el gran diferencial entre los tipos de interés de un país y los tipos de interés del resto del mundo. En este caso, pondremos como ejemplo Japón, cuyos tipos de interés se sitúan en torno al 0,25%. Dicha diferencia del precio del dinero, es muy tentadora para los inversores, ya que ven la posibilidad de financiarse en yenes a precio bajo, para posteriormente invertir ese dinero en los países con tipos de interés más elevados, por ejemplo, Islandia (superior al 12%). A este fenómeno se le denomina carry trade.
Siguiendo con el ejemplo de Japón, podemos observar que el efecto del carry trade fomenta un sesgo depreciador del yen respecto al resto de divisas, ya que los inversores toman prestado en yenes, para luego cambiarlo por la moneda de los países en los que quieren invertir (Islandia, Brasil, Turquía…), debilitando fuertemente la moneda nipona, siendo el yen el mayor perjudicado, al tratarse de la divisa con tipos de interés más bajos del mundo. Pero no ha sido la única. Suiza también ha sufrido los daños de éste fenómeno, ya que su Banco Central mantuvo los tipos de interés por debajo del 1%, lo cual debilitó mucho al franco suizo frente a otras divisas.
Algunos economistas afirman que, “el carry trade se alimenta a sí mismo”, ya que cuanto más éxito tiene, más gente trata de obtener rentabilidades de esta forma, por lo que la moneda utilizada para financiarse continúa depreciándose. Por todo lo anteriormente mencionado, podríamos afirmar que es prácticamente imposible desinflar ésta burbuja de forma constante y ordenada, ya que hay mucho dinero en juego, y los que apuestan por un yen débil huirían en masa ante una señal de acción concertada, como puede ser una subida de los tipos de interés japoneses al mismo tiempo que una bajada de los TI por parte de la Reserva Federal y el BCE. Y eso es precisamente lo que ocurrió a mediados del 2007, momento en el que los inversores huyeron, apreciándose así la divisa nipona de forma muy severa. Fue entonces cuando parecía que la burbuja había estallado, y desde entonces se sucedieron las constantes apreciaciones del yen respecto al resto de divisas.

A continuación podemos ver una gráfica que relaciona yen y dólar. En ella podemos ver la previa depreciación del yen, hasta el momento en que pinchó la burbuja, y fue el dólar el que se depreció más de un 20% en apenas unos meses.



















A priori, parece un hecho aislado, pero mirando atrás, parece que esta burbuja podía haber sido evitada. En 1998 se vivió una situación similar, ya que cuando el yen, que entonces también estaba muy debilitado, comenzó a apreciarse con fuerza ante la huida en masa de los carry trade, debido en buena parte a las perspectivas de subidas de tipos de Japón, y la crisis financiera que atravesó Rusia.
Por lo tanto, parece mentira que apenas diez años después se haya repetido el mismo error, del que tanto costó recuperarse.

Consecuencias:

Países con TI bajos: Ej: Japón, Suiza.

Una apreciación tan brusca en el precio de la moneda no le beneficia a el país nipón, ya que tendría importantes repercusiones en las exportaciones de sus empresas (por ejemplo, Toyota) dificultando así la recuperación del país.
Suiza también ha sufrido una apreciación de su moneda, no tan brusca como la del yen, pero que supera el 10%. De esta forma, tendrán consecuencias similares a las de Japón, pero a menor escala.

Países con TI altos: Ej: Islandia, Brasil.

Islandia parece ser el país que ha salido peor parado por los carry trade, ya que sus tipos de interés rondaban el 15%, rentabilidad muy tentadora para los inversores de todo el mundo, pero que ha acabado pasando factura. Es por ello que ha tenido que ser “rescatado” por otros países, ya que de no recibir “inyecciones de capital” por valor de unos 5000 millones de euros, habría quebrado.

Hasta el momento es el único país que ha tenido que ser “rescatado”, pero ¿será el último, o se ha abierto la caja de Pandora? Países como Turquía, Brasil, Sudáfrica, Nueva Zelanda o Egipto mantienen los tipos de interés a niveles muy superiores a los del BCE, la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra, así que tiempo al tiempo.

Resto del mundo:

En el momento en que estalló la burbuja de los carry trade, comenzaron las fuertes apreciaciones y depreciaciones del valor de las divisas de los países “implicados”, lo cual condujo a la retirada masiva de liquidez mundial, tal y como adelantaba Shepperd, salpicando así a los mercados en Estados Unidos y Europa, que aunque parecía que estaban en un gran momento, se ha visto realmente que las apariencias engañan, registrando pérdidas de miles de millones de euros en apenas unos meses, y viendo como el sistema financiero internacional se debilita a pasos agigantados.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar