2
Antes de leer este artículo, recomendamos leer previamente “El impacto de los CDS (Parte 1)”.

Según las estadísticas del Banco de Pagos Internacionales (Bis por sus siglas en inglés), el mercado total de derivados ha pasado de un volumen de 297 trillones de dólares en diciembre de 2005 a $597 trillones en diciembre de 2007, es decir, se ha duplicado en tan sólo 2 años. Centrándonos en el mercado de CDS, observamos que el volumen ha pasado de $13,9 trillones en 2005 a $57,9 trillones en 2007, cuadriplicándose en 2 años. A continuación, se muestra un gráfico realizado por el New York Times comparando el valor del mercado de CDS, el mercado de valores, el mercado hipotecario y el mercado de bonos del Tesoro.



Como veíamos en la primera parte del artículo, el mercado de CDS no tiene ningún problema de funcionamiento en sí mismo hasta que el emisor de la deuda entra en default, o lo que es lo mismo no paga su deuda. Pues bien eso justamente lo que está pasando. El 15 de Septiembre quebró Lehman Brothers provocando un pánico absoluto en el mercado de CDS. Posteriormente se rescató a AIG con gran transcendencia en el mercado de CDS.

En el momento de la quiebra de Lehman había aproximadamente $400 billones en contratos de CDS cubriendo su deuda. Desde ese momento las aseguradoras, bancos de inversión o hedge funds que servían de contrapartida en los seguros de CDS (son un total de 350 entidades las afectadas), empezaron a vender activos para acumular liquidez y así poder hacer frente a los contratos de CDS. La reacción en cadena se sucedió, y el descenso del mercado de valores fue fulminante.

La razón por la cual se rescató AIG, fue evitar el hundimiento del mercado de CDS. AIG es la mayor aseguradora del mundo, y la líder en productos de derivados, especialmente en CDS. Así, AIG servía como contrapartida en contratos por valor de $440 billones, especialmente cubriendo deuda del mercado hipotecario. Fueron los CDS, lo hizo quebrar AIG, y también fueron los CDS, los que obligaron al Tesoro a rescatarle. La quiebra de la aseguradora, hubiese supuesto la eliminación de $440 billones del activo de los bancos.

. La quiebra de los tres mayores bancos islandeses (existían 376 contratos cubriendo su impago), la quiebra del Gobierno Islandés, la quiebra del National Australia Bank, del KBC belga, etc. han desatado el pánico, por la cantidad de CDS que existen cubriendo sus deudas.

La necesidad acumular liquidez también llevó la semana del 20 de octubre a un verdadero rally en el mercado de divisas. La apreciación del dólar y del yen respecto a la mayoría de divisas fue causada por la compra masiva de éstas para hacer frente a sus contratos de CDS.

Las últimas 2 semanas han sido relativamente tranquilas, en cuanto a sobresaltos negativos se refiere, debido a las elecciones norteamericanas y la incertidumbre que generaban. Sin embargo, pronto volverán los problemas. Según un estudio de Boston Consulting Group, después de los bancos y aseguradoras, serán los Hedge Funds los que presenten problemas, y cuentan sirven de contrapartida para un tercio del mercado de CDS. Ver gráfico adjunto publicado en The Economist:

Actualmente no existe ninguna deuda que esté completamente al margen de sufrir riesgo de impago: La deuda corporativa peligra por la recesión mundial que padecemos y que se agravará el próximo año, las deudas nacionales sufren el riesgo de hundimiento sistemático (Hungría, Argentina, Islandia, etc.), incluso cubrir la deuda americana cuesta 4 veces más que hace 1 año. Si los defaults se suceden, los CDS, solo agravarán el problema hasta límites insospechados.
  1. #2
    10/11/08 09:02

    En el primer post del blog explicamos el porqué de la Maldición de Casandra:

    https://www.rankia.com/blog/casandra/2008/10/por-qu-la-maldicin-de-casandra.html

    Un saludo.

  2. #1
    Anonimo
    10/11/08 01:21

    Porque le llaman la maldicion de Casandra? y donde podemos poner nuestro dinero para no perderlo? algun sitio ?? (no debajo del colchon, espero)

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar