El papel de China en la crisis financiera

Este contenido tiene casi 13 años
La crisis que comenzó en verano de 2007 con la quiebra de dos fondos de inversión de Bear Stearns, se llamó crisis subprime. Sin embargo, aquello sólo fue el comienzo de algo mucho más grave. Hay quien considera que esto es comparable a otras crisis como la del ’29, la de ’73 o la del ’87. En mi opinión es más acertado compararla con el colapso de la Unión Soviética, el desmembramiento del Imperio Británico e incluso con la Caída del Imperio Romano, puesto que va a suponer el reordenamiento económico y político de las grandes potencias, y el surgimiento de una nueva era. Lo más probable es que China, con 1.300 millones de habitantes y actualmente la tercera economía mundial, exija el papel de protagonista.

En 1944, antes de acabar la Segunda Guerra mundial, 44 naciones se reunieron en Bretton Woods (en New Hamsphire), para establecer cuál sería el nuevo orden mundial. Para entonces Estados Unidos, ya tenía asegurada la victoria en la guerra, y era el único país desarrollado que no había sufrido las penurias de la guerra en suelo propio, y por tanto su masa productiva estaba intacta. Es cierto que había sufrido la depresión de los años '30, pero la II G.M. fue comparativamente mucho peor, y Estados Unidos era, sin duda, la potencia económica del momento. Así pues, el anfitrión planeó todo el sistema financiero en base a sus intereses, y consiguió que el resto de países aceptasen, dicho grosso modo, que el dólar fuese la moneda reserva, obligando a que la mayor parte de las transacciones transnacionales se realicen en dólares.

En los años '70, China, con Deng Xiaoping al frente, decidió flexibilizar el comercio internacional, y permitir la apertura comercial del país asiático. Desde entonces, China ha crecido a tasas espectaculares hasta convertirse en la tercera potencia económica. Tradicionalmente su economía se ha basado en la fabricación de productos industriales ligeros (juguetes, relojes, pequeños electrodomésticos, etc.), y su posterior exportación a países occidentales como la Unión Europea y Estados Unidos. Éstos han ido acumulando enormes déficits con China, que han tenido que ir financiando, pero ¿Quién era el principal financiador? China. O bien por presiones de EEUU y la UE o por intereses propios, China ha acumulado 3 trillones de dólares en reservas, lo que le ha permitido ejercer mucha presión a Estados Unidos en los últimos años; por ejemplo, el país asiático era el principal bonista de Freddie Mac y Fannie Mae, y por supuesto EEUU se vio obligado a rescatarlos.

Ante la inestabilidad financiera actual, la volatilidad de los mercados, de las divisas y de los bonos del Tesoro, China se está impacientando y quiere alterar el statu quo. En una información recogida en Reuters Reports, en la edición internacional del viernes, el periódico chino People's Daily, decía que "Europa y Asia deberían utilizar el euro, la libra, el yuan y el yen para las operaciones comerciales", todo una muestra de desconfianza hacia el dólar. También decía que "Estados Unidos se ha aprovechado de la hegemonía del dólar para saquear la riqueza mundial", y finalizaba diciendo "se debería crear un nuevo orden mundial".

El portal Oro y Finanzas, publicaba el pasado 20 de octubre un artículo, que citaba a Robert A. Mundell, premio Nobel de economía en 1999, y actualmente consejero del gobierno chino, decía que si en caso de que el FMI esté interesado en vender oro, China debería comprarlo y protegerse así del dólar.

En cualquier caso, el 15 de Noviembre se reunirá el G-20 para debatir sobre el futuro mundial, y ahí será cuando China muestre realmente cuales son sus cartas.

¿Se repetirá la frase que le dijo Winston Churchill a Franklin D. Roosvelt en Bretton Woods, pero esta vez de Bush a Hu Jintao?

"Sr. Presidente, creo que lo que usted quiere es desintegrar el Imperio Británico.. pero a pesar de ello, es usted nuestra única esperanza".
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar