Cuatro claves para entender el colapso bursátil en China

Las bolsas chinas han cedido, solamente en los últimos siete días, un 25%. A nivel mundial, los índices de todo el mundo han visto evaporarse cinco billones, con b, de dólares. Y nadie sabe, sinceramente, donde está el suelo. El dinero está refugiándose en activos seguros como los bonos japoneses o alemanes.
 
Y esto tiene un efecto negativo, en primer lugar, sobre la inversión privada. Si sale dinero de las bolsas se reduce la inversión empresarial. Aquí en China, insistimos, están suspendidas las salidas a bolsa desde el crash del verano que parece estar alargándose hasta hoy. Y, en segundo lugar, la caída de las bolsas también afecta al consumo. Los inversores en bolsa son consumidores y muchos ya están plegando velas, ahorrando más por lo que pueda pasar, ante la caída de sus acciones. Ahora bien ¿Qué está ocurriendo en las bolsas chinas? Esto nos contaba ayer mismo por la noche, desde Shanghai, Eva Ma (Economista Jefe del Grupo Caijing).

 

 
Todos estamos asumiendo que el detonante principal de esta última corrección a nivel mundial tiene su origen en China. En cierta medida, podría ser así si obviamos que llevan saliendo capitales asiáticos desde bastante antes de comenzar este pánico hacia Estados Unidos. El petróleo está en mínimos de los últimos seis años y medio por una menor demanda china, prevista tras estas caídas bursátiles, aunque las bolsas nunca hayan atendido a fundamentales.
 
El índice MSCI, de los emergentes, ha perdido todo lo ganado este 2015. Y monedas, como el ringgit malayo, están en mínimos nunca vistos desde la crisis asiática de 1998. Una depreciación brusca de las monedas del sudeste asiático, si bien impulsarían sus exportaciones, podría provocar también una inflación elevada allí que pondría en cuestión unos fundamentos económicos que ahora son buenos. Aunque dichos fundamentos ya se están viendo amenazados por la salida de capitales, primero, hacia Estados Unidos. Y estos últimos días, vista la depreciación notable del dólar, hacia cualquier otro tipo de activo seguro. Como por ejemplo el oro que, en tan sólo diez días, lleva ganado un nada despreciable 7%. Otro día, en cualquier caso, analizaremos cómo está realmente la economía china (y si hay motivos reales para tanta alarma -un estado más que recurrente cada verano). 
 
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar