Duele Más Perder 2 Euros En Una Alcantarilla Que 200 Euros En Bolsa.

2

Hace un par de Lunes me tocaba trabajar de tarde, y aproveché por la mañana para ir a comprar a Mercadona.

Al salir, y mientras guardaba el dinero en la cartera, se me cayó una moneda de 2 euros, la cual comenzó a rodar por el suelo ante mi atenta mirada, para acabar tras un par de segundos eternos en el fondo de una alcantarilla. Os tengo que decir, ¡que me dolió!......
"¡Vaya forma de comenzar la semana, perdiendo dos euros de esta manera!", pensé.

Había que asumir la pérdida, pero camino hacia el coche se me vino a la mente un curioso pensamiento:  "joe, hace justo una semana, el Lunes pasado, había comenzado la semana aún peor, perdí 200 euros con Endesa, ¡y me han dolido más estos 2 euros!, ¿cómo puede ser?".

Es curioso, pero así es, la semana anterior tuve que cerrar una posición con Endesa, y perdí 100 veces el importe perdido en la alcantarilla, y ni me inmuté, asumí la pérdida y puse el pensamiento en la siguiente operación y en mi quehacer diario, ese día para mí transcurrió con normalidad, no me afectó en absoluto. Sin embargo estos 2 euros....

Los mercados te hacen perder la noción del dinero, éste pierde valor. Hablamos de especular con miles de euros como tal cosa, pagamos otros tantos en comisiones y nos quedamos tan panchos.

En principio parece una virtud, parecemos fuertes ante el mercado "buah,no me intimida perder ese dinero en 2 o 3 días", sin embargo, perder la perspectiva de esa manera, olvidar el verdadero valor del dinero nos hace más débiles de lo que pensamos.
Es otro de los errores típicos, y al perder esos dos euros en la dichosa alcantarilla, me di cuenta que soy uno más con ese defecto. No hay que olvidar que estamos jugando con dinero, dinero que cuesta ganar para la gente normal.
Tampoco hay que darle demasiada importancia, sino actuaríamos condicionados, pero hay que darle el lugar que se merece.

Los que especulamos en bolsa pensamos que cada día nos enfrentamos a los mercados, a 3 o 4 tíos que intentan arruinarnos, que cuando ganamos somos unos cracks, y si perdemos decimos eso de "es que son unos manipuladores, han barrido los stops y me han echado del mercado, para continuar sin nosotros". Como si el mercado fuera una conspiración contra nosotros, humildes inversores.
Cuando lo que debemos tener claro, es que el enemigo somos nosotros mismos, los que hayáis hecho alguna que otra operación os habréis dado cuenta de esto, es muy difícil luchar contra uno mismo.

El análisis técnico es importante, pero aún lo es más tener una personalidad fuerte, disciplinada, paciente, fría. Ya iremos viendo ejemplos en los que la psicología es la base para ser un ganador en los mercados.

¿Qué importa lo que diga Merkel? ¿Acaso le importa al mercado que se dé luz verde al segundo rescate de Grecia,aunque los telediarios se empeñen en lo contrario?
Si ese día sube la bolsa..."Las bolsas acogen con entusiasmo el esperado rescate a Grecia", y si baja "Las bolsas ya han descontado el tan esperado rescate a los Griegos".

Lo que importa es que cuando vayamos perdiendo nos salgamos cuanto antes, asumiendo las pérdidas rápidamente, y cuando estemos ganando mantengamos la posición para optimizar los beneficios.
Cuando realmente hacemos lo contrario; cuando vamos perdiendo mantenemos la posición mucho más tiempo de lo que debiéramos "no, no la vendo, si es que tiene que subir, mañana subirá". Perdiendo aún más de esta manera, dejando la operación a la esperanza y al azar.
Y cuando vamos ganando nos salimos corriendo, ante el miedo a perder lo poco ganado, cuando lo correcto sería mantener más la posición, y ganar mucho más.

La psicología lo es todo en los mercados.

No hay que olvidar lo que ponemos en juego, y con quién nos enfrentamos realmente.

¡Suerte en los mercados!

  1. #2
    22/02/12 22:04

    ¡Muchas gracias por el comentario!

    Saludos.

  2. #1
    Anonimo
    22/02/12 18:35

    Más razon que un santo, yo ha veces peco de lo mismo. Enhorabuena por tu blog¡¡

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar