Biografía de Victoria Woodhull: la primera mujer broker de la historia

Biografía de Victoria Woodhull: la primera mujer broker de la historia

¿Sabías que hasta marzo de 1973, es decir, hasta hace menos de 50 años, no se permitió a las mujeres operar en el parqué de la Bolsa de Valores de Londres? ¿O que fue hace apenas 3 años, en 2018, cuando una mujer fue la primera en dirigir la bolsa de Wall Street, tras más de dos siglos de historia?

Hoy os traemos la historia de la mujer que desafió las convecciones sociales de la época y sentó las bases para que nosotras pudiéramos comenzar a abrirnos un hueco en este mundo: Victoria Woodhull.

Si prefieres escuchar su historia en video, te dejamos nuestro resumen en el canal de Youtube:


¿Quién fue Victoria Woodhull? 


Activa sufragista que amparaba el derecho al voto femenino y al amor libre, considerada la primera mujer bróker de la historia, y la primera mujer candidata a la presidencia de Estados Unidos. 
 
Victoria California Claflin nació el 23 de septiembre de 1838 en el pueblo rural de Homer, en Ohio, en el seno de una familia humilde, siendo la séptima de diez hijos. Su madre, un referente para ella, era una ferviente seguidora del nuevo movimiento espiritista, formado inicialmente por mujeres.


Primera etapa de su vida

Victoria tuvo una infancia turbulenta con experiencias dramáticas que, sin lugar a duda forjaron sus personalidad e ideales:  Violencia sexual doméstica, pobreza extrema, matrimonio infantil con una persona mayor y alcohólica, madre joven y soltera tras su divorcio... Victoria resistió y sobrellevó todas esas situaciones saliendo adelante, paso a paso. 
 
Después de convertirse en madre de dos niños, se divorció de su primer esposo, con el que se había casado en 1853, a los 15 años de edad (teniendo él 28) y emigró a Nueva York, junto a su hermana Tenesse. Lo único que decidió conservar de ese primer matrimonio fue el apellido: Woodhull.


Llegada a New York y relación con Vanderbilt


Recién llegadas a la Gran Manzana las hermanas Victoria y Tennie, participarían en el movimiento espiritualista por motivos económicos. Y desde su habitación alquilada en la zona baja de Manhattan comenzarían a realizar  sesiones de espiritismo, sí sí, como oyes, como mediums que se comunicaban con los muertos, cobrando $1 por sesión. No podían cobrar más que eso porque, según la ley, podían ser denunciadas por «brujería» e ir a la cárcel. 
Además, las sesiones espiritualistas, sólo estaban dirigidas a otras mujeres.
Las hermanas Claflin fueron acusadas por los rumores de ser prostitutas, ya que eran de las pocas que aceptaban hombres en sus sesiones.

A una de estas sesiones, asistiría Cornelius Vanderbilt, el gran magnate de los transportes en Nueva York, considerado la realeza de Wall Street, quien les pidió ayuda para contactar con su esposa fallecida. No sabemos si lo lograrían, pero lo que sí que sabemos es que a raíz de esa sesión,  nació una estrecha relación que sería el gran soporte para que Victoria pudiera hacer sus propuestas políticas y activistas. 

Se dice que Vanderblit vio en Victoria una gran inteligencia y dotes comerciales, por lo que la apoyó para que montase, junto a su inseparable hermana Tennie,  Woodhull, Claflin, & Co., la primera firma de corretaje de bolsa fundada por mujeres en los EE. UU.


Woodhull, Claflin & Co


El 5 de febrero de 1870, Victoria y Tennessee, que por aquel entonces entonces tenían 31 y 24 años, abrieron oficialmente las puertas de Woodhull, Claflin & Co. para los negocios. A pesar del letrero en la puerta que decía: "Los caballeros declararán sus asuntos y luego se retirarán de inmediato", la mayoría de los cuatro mil visitantes estimados en ese primer día fueron hombres, presumiblemente sorprendidos por las mujeres que ahora trabajan entre ellos.
 
La noticia de esta nueva firma bursátil dirigida por mujeres produjo una gran especulación y los diarios hicieron sonar la alarma del cambio que había llegado a Wall Street con titulares como: “Enaguas entre los toros y los osos”, “las reinas de las finanzas” o “las brokers hechiceras”.







Las hermanas ganaron $ 700,000 en las primeras seis semanas (lo que serían más de $ 13 millones en la actualidad). Con el dinero que hicieron en Wall Street, decidieron fundar el periódico Woodhull & Claflin’s Weekly, que utilizarían para difundir artículos sobre el movimiento feminista y diversos temas controvertidos para aquella época como: educación sexual, amor libre, voto femenino, espiritualismo, vegetarianismo, uso de faldas cortas, prostitución legal y métodos anticonceptivos. Además, fue el primer periódico de habla inglesa en publicar el Manifiesto comunista de Karl Marx.



Carrera a la presidencia de EEUU


Victoria, como defensora de los derechos de la mujer, empezó a tener visibilidad a través de sus apariciones públicas, mientras era la editora de su propio periódico. En 1871, Victoria se convirtió en la primera mujer en dirigirse a un comité de la Cámara del Congreso de los Estados Unidos (formado por cierto, exclusivamente por hombres). Allí argumentó que las mujeres debían tener derecho al voto sobre la base de las enmiendas 14 y 15, puesto que la Constitución garantizaba la protección de ese derecho para todos los ciudadanos. Como era de esperar, el Congreso no lo aceptó (no sería hasta la ratificación de la decimonovena enmienda en 1920 cuando las mujeres estadounidenses consiguieran su derecho al sufragio). 
 
Sin que lo anterior afectara a sus firmes convicciones, Victoria, dio su siguiente paso. Se unió al partido político Equal Rights Party y presentó su candidatura a presidenta de Estados Unidos en 1872. 
Aunque numerosos historiadores y escritores están de acuerdo en que Woodhull fue la primera mujer que presentó su candidatura para la presidencia de los Estados Unidos, algunos han cuestionado la legalidad de la presentación, ya que Woodhull no tenía la edad legal mínima que se exigía a los candidatos (35 años). Sin embargo, la cobertura mediática de las elecciones por parte de los periódicos contemporáneos no sugiere que la edad fuese un obstáculo de importancia. 
 
Una fuerte campaña en su contra, promovida por poderosos hombres ridiculizando su candidatura y sus ideas, y el hecho de que fuera arrestada, a muy poco tiempo de las elecciones, acusada de "publicar un periódico obsceno" por haber sacado a la luz un supuesto romance adúltero de un ministro protestante de Nueva York, lograron que su candidatura no fuera elegida.





Woodhull volvió a intentar postularse para la presidencia, sin éxito, en las elecciones de 1884 y 1892. Tras ello, emigró a Inglaterra, donde, hasta el fin de sus días, siguió participando activamente en el cambio y justicia social.
  
A pesar del escándalo que la rodea, y también a pesar de que es un personaje relativamente desconocido, no hay duda de que Victoria jugó un papel fundamental en la creación de un lugar para las mujeres en la inversión. Ella y su hermana dieron a las mujeres la oportunidad de tomar el control y administrar sus finanzas en una época en la que eso era en gran parte impensable, y mostró de primera mano el poder que viene con esa oportunidad financiera, incluso si era controvertida.
 
Aunque Victoria fue, como hemos visto, una de las pioneras, podemos encontrar más relatos interesantes de  mujeres que hicieron historia en Wall Street: Abigail Adams, Muriel Siebert, Catherine Wood o Stacey Cunnigham, son otros ejemplos de mujeres que Desafiaron las convenciones sociales, lucharon por su libertad financiera y se hicieron un hueco en el mundo de las finanzas.


Si quieres saber más sobre la historia de Victoria Woodhull puedes encontrar más sobre su historia en el libro VICTORIA WOODHULL: Visionaria, sufragista, y Primera mujer candidata a la Presidencia






Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar